La Despedida Misional

Misioneros Elder Smith and Lopez - Rosario ArgentinaCuando salí para mi misión a Rosario Argentina en 1995, el domingo antes de irme se llevó a cabo una reunión sacramental de despedida para mí. Mi abuela habló, mi padre o mi madre (o ambos) hablaron y yo hablé. Recuerdo a mi abuela y mi padre comentando mi buena sonrisa. Supongo que si no tuviera nada más a mi favor en términos de habilidades misioneras (habilidades en el idioma español, habilidades para enseñar el evangelio, etc.) al menos tendría una buena sonrisa 🙂

Si bien creo que mi reunión sacramental de despedida fue completamente apropiada, en este período, allá por la década de 1990, no todas las despedidas misionales fueron apropiadas. En algunos casos, toda la reunión sacramental se entregaba virtualmente a la familia para que hiciera lo que quisiera, incluso a veces, charlas largas y números musicales elaborados. Algunas familias enviarían invitaciones y realizarían líneas de recepción en la iglesia o harían otras cosas que restarían valor a la naturaleza sagrada de un llamamiento misional.

En octubre de 2002, el presidente Gordon B. Hinckley puso fin a la práctica de las despedidas misionales. Dijó el:

«Ahora bien, en la Iglesia tenemos una costumbre interesante. A los misioneros que salen se les brinda una despedida. En algunos barrios eso se ha convertido en un problema. Entre los misioneros que se van y los que regresan, la mayoría de las reuniones sacramentales están dedicadas a despedidas y bienvenidas.

Nadie más en la Iglesia tiene una despedida cuando comienza un servicio en particular. Nunca tenemos una reunión especial de despedida para un obispo recién llamado, ni para un presidente de estaca, ni para una presidenta de la Sociedad de Socorro, ni para una Autoridad General, ni para nadie que yo recuerde. ¿Por qué entonces tenemos despedidas para los misioneros?

La Primera Presidencia y los Doce, después de mucha oración y consideración minuciosa, han llegado a la decisión de que el programa actual de despedida misional debe modificarse.

Al misionero que sale debe dársele la oportunidad de hablar en la reunión sacramental durante 15 o 20 minutos. Pero los padres y hermanos no serán invitados a hacerlo. Podrá haber dos o más misioneros que hablen en el mismo servicio. La reunión estará totalmente a cargo del obispo y no habrá arreglos por parte de la familia. No habrá números musicales especiales ni nada por el estilo.

…Estamos convencidos de que cuando se hayan tenido en cuenta todos los aspectos de esa situación, se verá que ésta es una decisión prudente. Por favor, acéptenla mis queridos hermanos. Hago llegar este ruego también a las hermanas, en particular a las madres.

Esperamos que tampoco continúen las reuniones muy elaboradas en casa del misionero, después de la reunión sacramental en la que éste hable. La familia podría desear reunirse, y no ponemos objeción a eso; sin embargo, pedimos que no se lleve a cabo una recepción pública con gran cantidad de invitados.

El servicio misional es una experiencia tan maravillosa que trae consigo su propio galardón. Y cuando el misionero regrese a su casa y al barrio, se le puede dar nuevamente la oportunidad de hablar en una reunión sacramental.» (A los hombres del sacerdocio, Conferencia General, Octubre de 2002)

sacrament meeting speakerDesde entonces, los misioneros recién llamados han continuado siendo invitados, como debería ser, a hablar en la reunión sacramental una o dos semanas antes de partir. Y aunque el programa sacramental no es una reunión de despedida, sigue siendo el discurso de despedida del misionero y la mayoría de las personas todavía se refieren a él como la despedida del misionero.

Los líderes del sacerdocio y los misioneros deben recordar las siguientes pautas con respecto a las despedidas de los misioneros:

  • Es una reunión sacramental regular, no una reunión de despedida misional.
  • El obispado planificará y conducirá esta reunión, incluida la asignación de temas y números musicales, como lo hace normalmente, asegurándose de que sean de adoración, promuevan la fe y estén orientados al evangelio.
  • Los familiares y amigos del misionero no deben ser invitados a hablar para que la gente no tenga la impresión de que la reunión es una despedida misional.
  • Si hay otros misioneros que se van o que regresan aproximadamente a la misma hora, pueden y deben ser invitados a hablar en la misma reunión sacramental.
  • Los discursos misioneros no deben dominar el programa de la reunión sacramental con exclusión de otros temas y oradores valiosos.
  • No se debe extender el tiempo regular de la reunión sacramental.
  • Los miembros deben evitar celebrar jornadas de puertas abiertas para los misioneros (excepto en reuniones familiares).
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *