Preparación emocional para una misión

Misioneros en un bosque en veracruz mexicoAunque la mayoría de los misioneros dejarán el MTC confiado sobre su capacidad de enseñar el evangelio y de dar testimonio, muchos también tratan de preocupaciones como: finanzas, nostalgia, viviendo con otra persona, viviendo en una cultura diferente, ajustándose a reglas misioneras y aprendiendo un nuevo idioma. Estas preocupaciones son normales, casi todos los Élderes y hermanas experimentan una de ellas, y la mayoría las superan con éxito.

Algunos misioneros, sin embargo, tienen dificultades para hacer frente a este tipo de desafíos emocionales. El estrés puede contribuir a las quejas físicas más comunes de los misioneros, incluyendo dolores de cabeza, dolor de espalda, insomnio, fatiga y problemas estomacales. Debido a estos desafíos, es importante que los futuros misioneros hagan todo lo posible para prepararse emocionalmente para el servicio misional de tiempo completo.

Hablando con los futuros misioneros, el Élder L. Tom Perry explicó: “Deben comprender que el servicio misional es emocionalmente exigente. Al abandonar el hogar y salir al mundo, se hallarán alejados de aquellos que los apoyan. Muchas de las maneras en las que ahora liberan el estrés emocional —como pasar tiempo con amigos o estar a solas, jugar videojuegos o escuchar música— no están permitidas por las reglas de conducta misional. Habrá días de rechazo y desilusión; conozcan ahora sus límites emocionales y aprendan cómo controlar sus sentimientos bajo las circunstancias que enfrentarán como misioneros.” (Elevar el nivel por Élder L. Tom Perry)

Las siguientes son algunas recomendaciones de Robert K. Wagstaff, un ex presidente de la misión y presidente de la MTC de Filipinas, que dio en un artículo en la revista Ensign de marzo de 2011 llamado Preparándose Emocionalmente para el Servicio Misionero.

¿Cómo pueden los futuros misioneros prepararse emocionalmente?

Hombres jóvenes trabajando1. Trabajar a tiempo parcial o tiempo completo antes de la misión. Esta experiencia ayuda a los misioneros potenciales a aprender a manejar el dinero para estar preparados para vivir dentro de su presupuesto en el campo de la misión. También, según mi experiencia, los misioneros que pagan al menos parte del costo de su misión son a menudo más dedicados y tienen menos preocupaciones sobre el dinero mientras están en el campo misional.

2. Vivir fuera de casa por un período de tiempo antes de salir para el campo misional. Ya sea que los futuros misioneros se vayan a la universidad o para trabajar, vivir lejos de casa les ayuda a adaptarse a la necesaria independencia de ser un misionero. Esto también brinda oportunidades para que puedan lavar su propia ropa, limpiar sus propias áreas de vida, preparar comida y ser responsables de su propia seguridad y bienestar. Incluso si los futuros misioneros no pueden vivir lejos del hogar, pueden ser más independientes asumiendo estas responsabilidades.

3. Practicar reuniones y hablar con otros. El trabajo misionero implica la reunión y la interacción con la nueva gente diaria. Esto puede ser una fuente significativa de ansiedad para los misioneros que son naturalmente tímidos. Muchos jóvenes hoy en día están acostumbrados a interactuar a través de mensajes de texto o sitios de redes sociales en Internet en lugar de interacciones cara a cara. Los futuros misioneros pueden prepararse para golpear puertas y otras actividades misioneras desafiándose a sí mismos, de manera apropiada y segura, para hablar con gente que no conocen bien y esforzándose por ser amable, cortés y respetuoso con los demás.

4. Resolver problemas emocionales antes de enviar los papeles de la misión. Algunos jóvenes sufren de trastorno obsesivo-compulsivo, ansiedad, depresión o trastornos alimentarios antes de entrar en el campo misionero. La doctora Judi Moore (ex consejera médica en el área sur de América del Sur) recomienda que los padres tomen nota de los síntomas de angustia emocional y tomen acciones para ayudar. La mayoría de los jóvenes no superarán estos problemas en el campo de la misión. De hecho, estos problemas a menudo se exacerban bajo el estrés de una misión. El asesoramiento y el tratamiento médico pueden ser beneficiosos para estabilizar estas condiciones antes de aplicar para servir una misión. Los Servicios Familiares SUD y los médicos de familia son excelentes fuentes de ayuda, al igual que los líderes del sacerdocio local, particularmente su obispo.

5. Practique vivir una vida equilibrada. La vida misionera es estructurada e intensa. Aprender cómo vivir por un horario y mantener citas es fundamental para el éxito. Durante un período de tiempo antes de entrar en el MTC, un futuro misionero debe seguir el calendario misionero de ir a la cama a las 10:30 p.m. Y despertar a las 6:30 de la mañana siguiente. El uso de un sistema para planificar el día y participar en actividades extracurriculares puede ayudar a los jóvenes a aprender a manejar el tiempo y cumplir con los plazos. Ejemplos incluyen tener un trabajo o participar en actividades tales como deportes, drama, clubes, gobierno estudiantil o servicio comunitario.

6. Encuentre puntos apropiados para el estrés. Antes de sus misiones, muchos jóvenes se relajan jugando videojuegos, viendo televisión, saliendo con amigos, navegando por Internet o participando en otras actividades recreativas. En el campo de la misión, estas actividades no son una opción, por lo que los misioneros necesitan encontrar nuevas formas de lidiar con el estrés. Aprovechar 30 minutos cada mañana para hacer ejercicio, como se indica en Predicar Mi Evangelio, puede ser un tremendo calmante para el estrés. El descanso adecuado, el ejercicio, y el ir al Señor para guía, en lugar de compararse a los demás también ayudan. A veces simplemente ayuda a hablar de las cosas con alguien.

7. Aprender a ver las debilidades personales con la perspectiva adecuada. Algunos misioneros concienzudos tienen grandes dificultades cuando sienten que sus esfuerzos son imperfectos o menos que “los mejores”. Quizá se preocupen demasiado si se sienten inadecuados en el dominio de un idioma o en el logro de algunos objetivos misioneros. Pueden sentirse angustiados cuando las exigencias de ser un misionero les muestran debilidades que nunca habían encontrado antes. Pero, como enseñó el profeta Éter, reconocer nuestras debilidades puede enseñarnos humildad y confianza en el Señor y darnos éxito en superar nuestras debilidades (véase Éter 12:27).

Hijos de Mosiah orando8. Aprender a poner las pruebas en la perspectiva adecuada. Ocasionalmente, accidentes, enfermedades graves y otros traumas ocurren en el campo misionero–como lo hacen en la vida regular. No son una señal de que un misionero es indigno o que el Señor no está cuidando de él o ella. Ammón, uno de los grandes misioneros del Libro de Mormón, enfrentó serias pruebas en su misión. Ammón escribió las palabras del Señor a él y a sus compañeros misioneros en un momento de profundo desánimo. “Y cuando nuestros corazones se hallaban desanimados, y estábamos a punto de regresar, he aquí, el Señor nos consoló, y nos dijo: Id entre vuestros hermanos los lamanitas, y sufrid con paciencia vuestras aflicciones, y os daré el éxito.” (Alma 26:27). El éxito llegó para ellos y vendrán por misioneros fieles después de que pacientemente persisten en hacer el trabajo que han sido llamados a hacer.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *