El “porqué” de guardar la ley de castidad

Resumen: Entender por qué guardar la ley de castidad es importante por que ayudará a los jóvenes darse cuenta del propósito divino detrás de este mandamiento y inspirarán a vivirlo.

En la Conferencia General de 2012 de abril, en una charla llamada El porqué del servicio en el sacerdocio, El Presidente Dieter F. Uchtdorf dijo “Entender el porqué del Evangelio y el porqué del sacerdocio nos ayudará a ver el propósito divino de todo esto; nos dará motivación y fortaleza para hacer lo correcto, aun cuando sea difícil… [El qué] nos enseña lo que hacer; el porqué inspira nuestras almas. El qué informa, pero el porqué transforma.”

Guardar la Ley de Castidad¿Por qué es tan importante la ley de castidad?

En su discurso de Abril 2013 en la Conferencia General titulada Creemos en ser castos, Elder David A. Bednar hizo la pregunta: “¿Por qué la ley de castidad es tan importante?” Su respuesta tiene varios componentes:

  • Es parte del plan de felicidad de nuestro Padre Celestial. “La importancia eterna de la castidad sólo puede comprenderse en el contexto global del plan de felicidad de nuestro Padre Celestial para Sus hijos….El plan del Padre permite que Sus hijos e hijas procreados en espíritu obtengan cuerpos físicos, adquieran experiencia terrenal y progresen hacia la exaltación.”
  • Las limitaciones físicas nos preparan para la eternidad. “Nuestra relación con otras personas, nuestra capacidad para reconocer la verdad y de actuar según ella, y nuestra habilidad de obedecer los principios y las ordenanzas del evangelio de Jesucristo aumentan por medio de nuestro cuerpo físico…En pocas palabras, hay lecciones que debemos aprender y experiencias que debemos tener, como dicen las Escrituras, “según la carne” (1 Nefi 19:6Alma 7:12–13).
  • El poder de la procreación es divino. “el matrimonio entre un hombre y una mujer es el medio autorizado por el cual los espíritus premortales entran en la mortalidad. La abstinencia sexual absoluta antes del matrimonio y la total fidelidad dentro de él protegen la santidad de este medio sagrado…Las normas específicas respecto al uso correcto de la capacidad para crear vida son elementos cruciales en el plan del Padre. Lo que sentimos respecto a ese poder divino y cómo lo usamos determinarán en gran medida nuestra felicidad en la mortalidad y nuestro destino en la eternidad.”
  • Estamos en la tierra para ser probados. “La naturaleza precisa de la prueba de la vida terrenal puede resumirse con esta pregunta: ¿Responderé a las inclinaciones del hombre natural o me someteré al influjo del Santo Espíritu, me despojaré del hombre natural y me haré santo mediante la expiación de Cristo el Señor (véase Mosíah 3:19)? Ésa es la prueba. Todo apetito, deseo, tendencia e impulso del hombre natural puede vencerse por medio de la expiación de Jesucristo y a través de ella.
  • Ser casto trae bendiciones. “Alma le aconsejó a su hijo Shiblón que “[refrenara] todas [sus] pasiones para que [estuviera] lleno de amor” (Alma 38:12). De manera significativa, dominar al hombre natural en nosotros hace que tengamos un amor por Dios y Sus hijos más abundante, más profundo y más duradero. El amor aumenta mediante la justa represión y disminuye por la impulsiva gratificación...La obediencia a la ley de castidad aumentará nuestra felicidad en la vida terrenal y hará posible nuestro progreso en la eternidad. La castidad y la virtud son, siempre han sido y siempre serán “más [caras] y [preciosas] que todas las cosas” (Moroni 9:9).

Oro que todos los misioneros futuros estudiar, meditar y orar acerca de por qué este mandamiento es tan importante y las formas en que guardar la ley de castidad bendecirá sus vidas. La comprensión de estas cosas les dará mayor fuerza en la lucha contra las muchas tentaciones que bombardean a nuestros jóvenes hoy en día.

2 replies
  1. blanca elena
    blanca elena says:

    Es importante la castidad para aplicar a la misión…es decir no estoy casada, pero tampoco tengo hijos y e aplicado para la misión en mi país.

    Reply
  2. Rolando
    Rolando says:

    Hola hermano, sucede que hace mucho tiempo, mucho antes de salir a la mision rompi la ley de castidad, desde que ocurrio del hecho me arrepenti intensamente, ayune, deje de tomar la santa cena por un tiempo, ore mucho al señor pero lo unico que no pude hacer fue confesarlo con el obispo. Ya tengo un tiempo en la mision y no quiero que me devuelvan por confensarlo con el presidente de mision, estoy pensando en confesarlo desde que llegue con el obispo, que deberia hacer? es que de verdad no quiero que me devuelvan, tengo muchos investigadores y no quiero que todo esto se vaya abajo, que me podrian hacer por confesarlo en la mision? Me devolverian?

    Este ha sido el unico pecado que cometi y fue hace mucho tiempo y no quiero que me devuelvan, de verda que no, seria mejor confesarlo con mi obispo cuando llegue?

    Reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *