Poema: Ha Estado Allí Antes

mormon missionaries riding bikesHa Estado Allí Antes es un gran poema del élder Troy Whittle que sirvió en la Misión de Texas Houston. Se reimprime aquí con el permiso del autor. Que sea una inspiración para los misioneros presentes y futuros para trabajar diligentemente y hacer sacrificios de obediencia. Que pueden saber que no están solos y que tendrán un gran éxito y bendiciones cuando sigan al Salvador, actuar come su representante y perdurar hasta el fin.

Tenga en cuenta que el poema original, He’s Been There Before, está en inglés y se puede encontrar aquí. El poema en inglés tiene un esquema de rima y metro, pero en esta traducción al español no he intentado hacerlo rima, sino que he tratado de mantenerme fiel al significado original.


La campana de alarma suena a las 6:30, tropiezo a mis pies
Agarro la ropa de cama de mi compañero y le quito las sábanas.

Un gemido llena la habitación, ¿ya es hora de levantarme?
Parece que hace un segundo pude cerrar los ojos

Las actividades de la mañana siguen con el estudio, la oración y demás
Cuando llega el momento de abandonar el apartamento, se siente que no ha logrado mucho

“Tenemos un dia magnifico planeado”
Mi compañero dice con una sonrisa
Suavemente emito un aliento sin fe,
“Sí, si alguien nos deja entrar”

Con la palabra de Dios y mi fiel bicicleta, salimos a la calle
Preparado para afrontar otro día de humedad y calor

Son las 9:30 de la noche, el día está casi terminado
Mi compañero y yo nos dirigimos a casa sin lograr lo que pensábamos hacer

Subimos al buzón, esperando recibir mucho
Solo para mirar dentro y escuchar mi eco resonar “caja de aire”

Subimos a nuestro apartamento, el día está completo
Lo único que podemos mostrar en nuestro trabajo es un caso de pies ampollados

Son más de las 10:30 p.m. Mi compañero está dormido
El silencio me envuelve todo y empiezo a llorar

En el medio de la tristeza, me arrodillo para orar
Necesito hablar con el padre, pero no estoy seguro de qué decir

“Oh, Padre”, comienzo, “¿Qué nos pasó hoy?
Pensé que enseñaríamos a alguien, pero todos estaban ausentes

Mis manos, mis manos doloridas, desgastadas, heridas y golpeadas;
Si nuestra área fuera más pequeña, hubiéramos golpeado las puertas en todas las calles”

“¿Por qué en las misiones los días son tan parecidos?
La única diferencia acerca de hoy fue la llanta desinflada en mi bicicleta

¿Enviarás un clima más fresco? El calor me esta matando
Sudé tan mal que me llega a los ojos y es muy difícil de ver”

“¿Por qué tengo que usar un casco, no es tu protección suficiente?
La gente siempre se ríe de mí y me llama estupideces

Por favor envíenos investigadores para que les dé lo que les falta.
Quiero darles el Libro de Mormones, el peso de ellos me duele la espalda”

“Y qué hay de mi familia, no tienen mucho que decir
Estoy harto de no oír de casa día tras día tras día

Oh Padre, ¿Por qué estoy aquí? Estoy perdiendo el tiempo?
A veces solo quiero ir a casa, lo siento, pero eso está en mi mente”

“Mi compañero, Padre celestial, ¿qué me estás dando?”
La forma en que monta su bicicleta, no creo que pueda ver

Ahora lo tienes, no puedo seguir, no sé qué hacer
Esa, mi Padre Celestial, es la oración que tengo para ti”

Mi oración ahora terminada, me levanto y salto directamente a la cama
Necesito descansar para mañana, tenemos otro largo día por delante.

El sueño empieza a superarme, parece que me alejo.
Entonces parece que una visión me lleva a otro momento en otro día

Estoy solo en la colina, la vista es muy bonita
Un hombre camina hacia mí y dice, “Mi nombre es Jesucristo”

Lágrimas de alegría brotan dentro, caigo a Sus pies
“Levántate”, dice, “Sígueme a la sombra. Tu y yo necesitamos hablar”

Mi atención es hacia mi Salvador, total y completa
Él dice, “Tu misión es similar a lo que me pasó a mí

Entiendo cómo te sientes, sé por lo que estás pasando
De hecho, sería justo decir que me he sentido igual que tú”

“Incluso sé cómo te sentiste cuando nadie te escuchó
A veces no estaba seguro de qué otra cosa podía hacer

Sé que no te gusta andar en bicicleta, para ti un auto sería dulce
Solo recuerda que el burro que monté no estaba equipado con 21 velocidades”

“Entiendo que no te gusta sudar, de hecho es algo que odias
Recuerdo que cuando sudaba sangre por todos los poros, ¡la agonía fue grandiosa!

Veo que no te gusta tu compañero, preferirías tener otra persona
Una vez tuve un compañero llamado Judas que vendió mi vida por riqueza”

“Es difícil usar un casco y que la gente se burle de ti
Al igual que cuando me pusieron espinas en la cabeza y me llamaron Rey de los Judios.

Entonces te sientes agobiado por el peso de tu mochila
Recuerdo cuán pesada era la cruz cuando la golpearon en mi espalda”

“Te duelen las manos por tocar puertas todo el día
Supongo que cuando golpearon clavos en las mías, me duele de manera similar

Es difícil no escuchar desde casa cuando su familia no está allí para ver
Perdí la comunicación en la cruz y lloré: “Padre, ¿por qué me has desamparado?”

“Tenemos mucho en común, pero hay una diferencia entre nosotros
Aguanté hasta el final y terminé mi misión, así que sígueme y haz como yo”

Me abrazó con sus brazos y su luz me llenó de su amor
Con lágrimas en los ojos vi como ascendía de regreso al Padre arriba

Me quedé asombrado y maravillado cuando un pitido sonó en mi cabeza
Escuchando escuché la alarma, luego me di cuenta de que estaba en mi cama

Mi compañero dejó escapar un gemido, “ya son las 6:30, ¡de ninguna manera!”
Me levanté y dije: “¡Vamos, incluso llevaré tus escrituras hoy!”

No importa por lo que pasemos,
Cuando sentimos que no podemos tomar más
Solo detente y piensa en Jesucristo,
Él ha estado allí antes!

Por Elder Troy Whittle
Texas Houston Mission

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *