Vestimenta y arreglo personal: normas para los misioneros

Vestimenta y arreglo personal: normas para los misionerosHa habido mucho ruido últimamente acerca de la nueva, más arriba-a-fecha y moderna, la vestimenta y normas de aseo personal para los misioneros mormones que fueron publicados por la Iglesia SUD en julio de 2013. Lo más notable es el de los trajes y pantalones de color más claro permitidos para los jóvenes: trajes grises y tan ligeras, junto con pantalones de vestir color caqui, son ahora permisible para Ancianos. Algunos cambios importantes también se llevaron a cabo con el vestuario misionera Hermana la última par de años, con medias de nylon convertirse opcional y la duración mínima del vestido que va de media pierna hasta la rodilla. Tanto para hombres y mujeres, los colores más claros y brillantes están permitidos.

Las normas oficiales de la Iglesia SUD acerca del vestido y aseo para los misioneros se encuentran en LDS.org en la sección los misioneros. Este nuevo sitio web de la Iglesia tiene volúmenes de información muy detallada, con cientos de imágenes que describen la vestimenta apropiada y el arreglo personal de los misioneros. Cuando esté listo para comprar ropa para la misión, revise el sitio de la Iglesia del vestido y arreglo personal misionero, y tambien sigue la lista de ropa de misionero que tendrás en tu paquete de llamada.

Hermana Misionera vestido y normas de aseo personal

  • Hermana Misionera vestido y normas de aseo personalArreglo personal: Sea ordenado y limpio. Mantenga su ropa limpia y remendada, y presionado. Báñese diariamente, usar desodorante y lavarse el cabello con frecuencia. Si decide usar perfume o loción perfumada, asegúrese de que no distrae o sea abrumadora.
  • Cabello: El estilo, el color y la longitud de su pelo debe ser atractivo y fácil de manejar y no debe llamar la atención. El color de tu cabello debe parecer natural y conservador.
  • La modestia: Mantener un alto nivel de modestia. Usted debe presentar un aspecto que es digno, limpio, bien arreglado. Usted debe ser femenina y profesional con estilo.
  • Trajes: Debido a las restricciones presupuestarias y el equipaje y armario limitada, debe planear y comprar su ropa con cuidado. Elige colores y patrones que se pueden mezclar y combinar con una variedad de trajes.
  • La ropa interior: Elija sujetadores que son de color blanco o crema, duradero, cómodo y modesto. Asegúrese de tener resbalones que coordinan con el color y la longitud de la falda. Medias con dibujos deben ser sutiles y de diseño sencillo y no debe ser hecho de cualquier tipo de malla, red o encaje material.
  • Tejidos y Cuidado: La ropa debe ser de materiales que son durables y fáciles de cuidar. Un tejido durable de algodón, lana o mezclas de poliéster se usan bien. No use tela de mezclilla, pana, o cuero.
  • Zapatos: Los zapatos y las botas deben ser práctico, cómodo, atractivo y apropiado para el clima. Se prefieren los zapatos con tacones bajos. Puede utilizar plantillas para aumentar la comodidad y apoyo. Use un par de zapatos de vestir para las reuniones dominicales.
  • Accesorios: bolsos, joyas y otros accesorios deben ser simples y conservadoras. Aretes no deberían pasar más de aproximadamente una pulgada por debajo del lóbulo de la oreja. No use más de un arete en cada oreja. Elija cinturones que son simples y conservadoras en color y diseño.

Élder (Hombre) Misionero vestido y normas de aseo personal

  • Élder (Hombre) Misionero vestido y normas de aseo personalArreglo personal: Sé limpio y ordenado. Mantenga su ropa limpia y remendada, y apretó. No use ropa que es casual, arrugados o descuidado. Báñese, afeitarse y lavarse los dientes todos los días. Su apariencia no debe distraer de su mensaje.
  • Cabello: Mantenga siempre un peinado conservador. Mantenga su pelo relativamente corto y en forma pareja cónica en la parte superior, la espalda y los lados. Peinados inaceptables incluyen mohawks, salmonetes y estilos que son puntiagudas, sucia, o con permanente.
  • Ropa: En general, el vestuario de la misión consistirá en trajes de estilo de negocios, camisas de vestir blancas, corbatas, pantalones, zapatos, calcetines y cinturones. Usted no está obligado a usar un traje durante las actividades proselitistas diarias regulares. En estas ocasiones, llevar una camisa blanca, corbata, zapatos de vestir durables y cómodos, y pantalones de vestir profesionales.
  • Trajes: Llevar trajes de estilo de negocios en colores conservadores. Si usted usa trajes de color más claro, elija tonos de gris o marrón. Trajes con telas a rayas o patrones deben ser simples y sutiles en el diseño. No lleve chaquetas deportivas o trajes de estilo delgado.
  • Camisas y Corbatas: Use sólo blancos camisas de vestir de estilo conservador. Corbatas deben ser simples en color y diseño y profesionales. Cuerdas, arco, flaco, o corbatas de ancho no son aceptables.
  • Zapatos: Los zapatos deben ajustarse bien y estar cómodo, transpirable y resistente. Elija zapatos pulibles en colores conservadores. No use zapatos o calzado casual o de moda hechos de gamuza, tela u otros materiales blandos. No use botas de vaquero o botas de montaña.
  • Accessories and Belts: “Accessories should be simple and conservative and should not attract attention…You may wear one simple ring and an inexpensive, conservative-style watch…Belts should be simple and should match the color of your shoes. Do not wear large belt buckles or buckles with logos or caricatures.”
  • Accesorios y Cinturones: Los accesorios deben ser simples y conservadoras, y no deben llamar la atención. Usted puede usar un anillo simple y un reloj barato, de estilo conservador. Los cinturones deben ser simples y deben coincidir con el color de sus zapatos. No lleve grandes hebillas de cinturón o hebillas con logotipos o caricaturas.
  • Prendas de abrigo: Mantenerse seco y caliente mientras proselitismo en climas húmedos y fríos es muy importante. Durante las actividades de proselitismo regulares puede agregar cualquiera de las siguientes capas sobre su camisa blanca y corbata, según sea necesario: suéter, chaqueta, ropa impermeable, abrigo de invierno. Abrigos, chaquetas y suéteres deben ser en colores sólidos, conservador y ser profesional de negocios en apariencia. No llevar las camisetas o sudaderas con capucha.

Vestido Misionero mayor y normas de aseo personal

Normas para la vestimenta y el arreglo personal de los misioneros mayores son relativamente los mismos que los de los misioneros más jóvenes.

Un embajador del Señor

Como misionero, usted es un embajador o representante del Señor Jesucristo. El sitio web del vestido y arreglo personal de misioneros dice a los futuros misioneros que “como un embajador del Señor usted debe llevar vestuario profesional, conservador que sea coherente con su vocación sagrada y que le identifique claramente como misionero de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.” A las misioneras, Thomas S. Monson dijo: “usted puede vestir atractivamente sin ser inmodesto. Dentro de los lineamientos del Señor, hay espacio para que usted sea animado, vibrante y hermosa, tanto en su vestimenta y en sus acciones.” Élder Jeffrey R. Holland nos recuerda que “siempre hemos sido invitados a presentar lo mejor de nosotros. … Debemos ser reconocible en apariencia, así como en el comportamiento que realmente somos discípulos de Cristo.” Rezo para que todos los misioneros mormones hagan esto, y que a través de su apariencia, ejemplo y enseñanzas, más de los hijos de Dios tendrán deseo de seguir a Jesús Cristo y venir a él.

luis enrique lopez felix

¿A qué misión se ha llamado?: Panama, Ciudad de Panamá

CCM Fecha de Entrada: 16 de enero 2013

Ciudad de origen: Huehuetenango, Guatemala

¿Por qué va usted en una misión? Testimonio, u otros comentarios: Para poder compartir este evangelio con muchas personas!
Porque somos los unicos sobre la tierra que tenemos estas verdades restauradas y por lo tanto es un mandamiento y una gran responsabilidad el predicad el evangelio!
es nuestra responsabilidad el que otras personas tengan la vida eterna!

La Primera Visión de José Smith

Yo estaba en una conferencia de estace reciente en la reunión de líderes del sacerdocio donde el élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, presidió y habló. Al final de su discurso, que permitió a la gente a hacer preguntas, y un hermano le pidió consejo en la preparación de los jóvenes para una misión. El élder Nelson dio dos consejos: uno, estudiar la Palabra de Dios en las Escrituras, y dos, obtener un testimonio del profeta José Smith. Me gustaría centrarme hoy en este último, en particular sobre la Primera Visión de José Smith.

Primera Visión de José Smith

Muchas de las verdades importantes del Evangelio que los misioneros mormones enseñan fueron restaurados por medio de José Smith – que vivimos con Dios antes de nuestro nacimiento, la importancia de las ordenanzas del Evangelio, la necesidad de la autoridad del sacerdocio, que las familias pueden estar juntas para siempre, y la profundidad añadido de la comprensión de la expiación de Jesucristo. Una de las verdades más profundas restauradas por conducto de José el Profeta fue acerca de la naturaleza de Dios y de Jesús, y gran parte de esto fue aprendido en la Primera Visión.

Resumen de la Primera Visión de José Smith

En la primavera de 1820, después de mucha meditación y el estudio de la Biblia, de 14 años de edad, José Smith siguió el consejo en Santiago 1:5 que “si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios.” José deseaba orientación en su vida, él quería saber qué iglesia era la correcta, y él deseaba ser limpiados de sus pecados. Salió de su casa una mañana y encontró la reclusión en un bosque de árboles y oró. En respuesta a esta oración, Dios el Padre y Su Hijo Jesucristo se aparecieron a José Smith. Esta experiencia sagrada fue el comienzo de la restauración del Evangelio de Jesucristo. Esto condujo a otras visitas de mensajeros angelicales, a la salida a la luz de las nuevas escrituras, como el Libro de Mormón, y para el establecimiento de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, con la autoridad del sacerdocio de Dios.

Cuatro relatos de la Primera Visión

Algunos jóvenes se sorprenden al saber que José Smith escribió o dictó, su experiencia de la primera visión en cuatro ocasiones. Cada relato de la Primera Visión fue escrito en respuesta a las diferentes necesidades y se dirigió a diferentes públicos. Los cuatro relatos fueron escritos en 1832, 1835, 1838, y 1842 respectivamente. Los críticos de la Iglesia centrarse en las diferencias en estas narraciones de la Primera Visión y utilizar esas diferencias, ya que pueden encontrar, para atacar a José Smith. Pero me he dado cuenta que los cuatro relatos de la Primera Visión son más bien complementarios el uno del otro, y se unen en bella armonía. Cada enfatiza diferentes aspectos de su experiencia, y le da diferentes ideas acerca de José y su interacción con la Deidad.

  • Cuenta de 1832: A pesar de que fue escrito doce años después de la experiencia, este es el primer relato escrito que tenemos. Era parte de la autobiografía de José y enfatizó su búsqueda de la verdad religiosa y su deseo de ser perdonados de sus pecados.
  • Cuenta de 1835: Este viene de una conversación que José Smith tuvo con un visitante a Kirtland, Ohio, y se registró en su diario por uno de sus escribas. Un detalle único a la cuenta 1835 es la declaración de José que, además de dos personajes, vio muchos ángeles.
  • Cuenta de 1838: Esta es la versión que se encuentra en las Escrituras SUD en la Perla de Gran Precio. Está claro que el profeta José preparó con más cuidado esta cuenta y quiso que fuera el principal que se utiliza en la narración de la historia de la Iglesia. El énfasis de esta descripción de la Primera Visión es la confusión inicial de José sobre las distintas religiones y la declaración de Dios en cuanto a la verdadera Iglesia.
  • 1842 Account: The fourth account by Jospeh Smith was included in a letter he wrote in 1842 to a newspaper editor named John Wentworth. In this account, Joseph included a statement implied in the other accounts but not specifically stated—that he was told “that the fulness of the gospel should at some future time be made known unto me.”
  • Cuenta de 1842: La cuarta relato de José Smith fue incluida en una carta que escribió en 1842 a un editor de un periódico llamado John Wentworth. En esta cuenta, José incluía una declaración implícita en las otras cuentas, pero no específicamente señalado, que le dijeron “que la plenitud del Evangelio debe en algún momento en el futuro se dé a conocer a mí.”

Para obtener más información, consulte el artículo de tema gospel llamado Cuentas de la Primera Visión en LDS.org.

La Primera Visita

Aunque lo llamamos una “visión”, el erudito Mormón Truman G. Madsen le gusta referirse a ella como una “visita” para enfatizar que no era simplemente un sueño que José hizo en su mente, pero que estaba realmente visitado por los seres celestiales. Además, llamamos la experiencia de José de la Primera Visión, porque era el primero de una serie de visiones celestiales, revelaciones y visitaciones. Pero a José Smith, en el momento, no era la primera visión. Fue una respuesta a su oración. Era un mensaje de perdón y le dio dirección a su vida. José dijo que su “alma estaba llena de amor y de muchos días me podía regocijarme con gran alegría y el Señor estaba conmigo.”

Otra erudito SUD llamado Richard Lyman Bushman señala en su libro, Joseph Smith: Rough Stone Rolling, que en la época de la Primera Visión, José no dijo a mucha gente, ni siquiera su familiar al principio, mucho de la experiencia. Parece que ha visto como una experiencia religiosa personal. El día del evento, José sólo informó, “volví a casa. Al apoyarme sobre la mesilla de la chimenea, mi madre me preguntó si algo me pasaba. Yo le contesté: “Pierda cuidado, todo está bien; me siento bastante bien”. Entonces le dije: “He sabido a satisfacción mía que el presbiterianismo no es verdadero”. (JSH 1:20)

Yo estaba en una reunión una vez donde el élder David A. Bednar habló. Se refirió a la escritura anterior y señaló que una doctrina clave en este versículo es que José Smith aprendió la verdad por sí mismo. El aprendizaje de la verdad por nosotros mismos es algo que todos debemos hacer. Misioneros en especial deben tener su propio testimonio de que José Smith fue el profeta de la Restauración, que el Libro de Mormón es verdadero, y que Jesucristo es nuestro Salvador y Redentor.

Mi testimonio de la Primera Visión

During my two years in Rosario Argentina as a missionary, I bore my testimony countless times of the Prophet Joseph Smith and of the truthfulness of his First Vision. I had the following scripture memorized from the frequent telling of the experience:

Durante mis dos años en Rosario Argentina como misionero, di mi testimonio en innumerables ocasiones del profeta José Smith y de la veracidad de la Primera Visión. Tuve la siguiente escritura memorizada a causa de la narración frecuente de la experiencia:

“Vi una columna de luz, más brillante que el sol, directamente arriba de mi cabeza; y esta luz gradualmente descendió hasta descansar sobre mí… Al reposar sobre mí la luz, vi en el aire arriba de mí a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Éste es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo!” (JSH 1:16-17)

Lo sabía en aquella entonces y mi testimonio es aún más fuerte ahora. Sé que este evento realmente ocurrió. José fue visitado personalmente y llamado por Dios para ser un profeta y ser el instrumento en las manos del Señor para restaurar la plenitud del evangelio de Jesucristo a la tierra.

Recomiendo que todos los futuros misioneros memorizar este versículo ahora. Mientras lo hace, su testimonio crecerá. Su objetivo como misionero es predicar el evangelio de Jesucristo que fue restaurado por medio del profeta José Smith. El Libro de Mormón es una poderosa evidencia convincente de que Jesucristo vive y nos ama, que José Smith es un profeta verdadero, y que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la verdadera iglesia de Dios. Rezo para que usted puede desarrollar su propio testimonio de estas cosas y “aprender por sí mismo.” El evangelio bendecirá a individuos y familias, ayudará a satisfacer sus necesidades espirituales, y le ayudará a obtener sus deseos más profundos y más verdaderos en esta vida y en la eternidad. Y como misionero tendrá el placer de ser un instrumento en las manos del Señor para ofrecer esas bendiciones.

¿Debo servir en una misión?

¿Debo servir en una misión?Hay mucho entusiasmo acerca de los hombres y las mujeres sean capaces de servir en una misión de tiempo completo a una edad mas temprana. Junto con las muchas personas que no pueden esperar para salir y tocar las puertas, hay algunos que piensan: “¿Debo servir en una misión? ¿Y si no sé si quiero servir?” Muchos no se sienten cómodos compartiendo sus sentimientos honestos, y otros, o bien quieren hacer caso omiso de la idea por completo, o salir a la MTC a regañadientes, y con sentimientos de preocupación tranquila.

¿Qué pasa si usted no está seguro que quiere servir en una misión? Está bien. Este es un gran paso, incluso si usted ha estado preparando toda su vida para este momento. Pueden surgir preguntas, miedos y preocupaciones. Con frecuencia, las personas se preguntan si son realmente dignos de servir en una misión, si pueden soportar estar lejos de casa, o si ahora es el momento de que se vayan.

Si usted se siente como no está preparado, o no está seguro si debe servir en una misión, puedo compartir con ustedes una historia que puede calmar sus nervios y le permitirá seguir adelante con más seguridad. Viene del élder Stephen Oveson, del Quórum de los Setenta:

“De uno de los ayudantes del presidente de nuestra misión aprendimos también una hermosa lección sobre la consagración. Se había decidido que uno de los misioneros regresara a casa antes de finalizar su misión porque había sido desobediente en varias ocasiones a pesar del consejo y de las repetidas advertencias que había recibido y los acuerdos que había hecho de seguir esos consejos. Ya se habían comprado los pasajes del avión y se había obtenido la aprobación pertinente de la Presidencia del Área Sudamérica Sur y del Departamento Misional para que el misionero regresara a su casa.

Cuando los ayudantes hicieron pasar al misionero para su última entrevista, protestó enérgicamente y entre lágrimas dijo que no quería ir a casa. Prometió mejorar y dijo que firmaría todavía otro acuerdo. Desesperado, el presidente Oveson citó a su oficina a los dos ayudantes y a su esposa, la hermana Oveson, y pidió al élder que aguardara afuera mientras se estudiaban los posibles cursos de acción. La hermana Oveson, algo impaciente por la situación, creía que mandar al misionero a casa era la única opción razonable. “Si se le permite quedarse”, afirmaba, “los demás misioneros podrían pensar que la obediencia no es importante”.

Uno de los ayudantes dijo: “Estoy de acuerdo con la hermana Oveson. No creo que tengamos otra alternativa”.

Cuando el presidente Oveson solicitó la opinión del otro ayudante, éste dijo: “Veo mucho bien en este élder. Presidente, si me permite regresar al campo misional, tomaré a este misionero por compañero durante el resto de mi misión. Me haré cargo de él y le ayudaré a ser un misionero amoroso y obediente”.

Cuando el élder terminó de hablar, todos teníamos lágrimas en los ojos. No podíamos creer que hubiera alguien tan amoroso y bondadoso, y mucho menos un misionero de 20 años. Accedimos a su petición. Al principio le fue extremadamente difícil, pero poco a poco su compañero menor aprendió mucho de él y se convirtió en un misionero digno de confianza. Cuando el compañero mayor se fue a casa, su compañero permaneció en la misión y con el tiempo llegó a ser compañero mayor y entrenador antes de que se le extendiera un relevo honorable. Lo que siguió a esta experiencia verdadera es que el que una vez fue un misionero rebelde se ha casado y sellado en el templo y él y su esposa tienen un hijo; son activos en la Iglesia y colaboran en la edificación del reino. ¡Qué gran cambio produjo una persona cristiana y consagrada en la vida de ese misionero y de su futura familia!” (La consagración personal, Élder Stephen B. Oveson, Liahona, Septiembre de 2005)

¿Eres el tipo de persona que tiene la compasión de ver lo bueno en otro, incluso cuando aún no lo han visto por sí mismos? Si es así, puede que haya más almas para que usted ayude a los investigadores a quienes enseña!

¿Se siente como es posible que desee servir, sin embargo, uno se pregunta si se puede “mantener la fortaleza” y se cerrarán en las reglas de la misión, pautas y horarios? Si usted se prepara para ir con un corazón dispuesto y una mente para mejorar continuamente, el Señor puede tener sólo el presidente de la misión correcta y compañero esperando para ayudar a construirle y fortalecerle.

Si usted siente que no está bien, entonces espere. Trabaje con su obispo y su presidente de estaca. Ruega para que obtenga revelaciones y la dirección de nuestro Padre Celestial, a través del Espíritu Santo. ¿Y después? A continuación, puede seguir adelante sabiendo que su decisión ha sido la correcta para usted.

Con la oración, pensando razonablemente a través de los desafíos que surgen en tu mente, y con el apoyo de los que te aman, puede tomar la decisión correcta. Y lo más optar por salir con sus dos pares de zapatos, trajes o vestidos, y las escrituras, listo para su aventura!

Vickey Pahnke Taylor es un compositor, autor y conferencista que ha pasado más de dos décadas enseñando a la juventud y a los adultos con mensajes positivos y temas motivacionales. Ya sea a través de la música, los libros, columnas, o de pie delante de la gente, le encanta la conexión de corazón a corazón. Usted puede encontrar Vickey en línea en su sitio web, La bondad es Importante, o en la página de Facebook La bondad es Importante.

Kevin Fernando Pereira Meckler

¿A qué misión se ha llamado?: California Fresno

CCM Fecha de Entrada: 5 de noviembre 2013

Ciudad de origen: Quetzaltenango, Guatemala

¿Por qué va usted en una misión? Testimonio, u otros comentarios: El deseo de servir en una misión es algo a que cierta edad llega por voluntad propia aunque influye mucho el apoyo de la familia y lideres, desde niño he tenido este deseo en mi corazón, aunque en el 2010 cuando fui al EFY, pude sentir el fuerte deseo de ir a una misión de tiempo completo, asistí a seminario y me gradué, empece a prepararme y a salir con los misioneros, trabajar con ellos mantiene nuestra espiritualidad en un nivel alto y nos ayuda a desarrollar fortaleza para resistir las tentaciones, uno llega a sentir amor por las personas y tiene el deseo de poder ayudar a todos, por eso decidí ir a la misión, para poder ayudar a todos los hijos de nuestro Padre a volver al camino que nos llevara de regreso a su presencia, no tengo ninguna duda de que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la iglesia verdadera, y se que la obra misional es una obra maravillosa que nos trae felicidad inexplicable, se que Cristo es mi salvador y comparto esto en el nombre de Jesucristo, Amén.

Cinthya Giuliana Vargas Mejia

¿A qué misión se ha llamado?: Argentina Mendoza

CCM Fecha de Entrada: 6 de junio

Ciudad de origen: Perú – Lima

¿Por qué va usted en una misión? Testimonio, u otros comentarios: Porque se que estoy en la iglesia verdadera ,y se que fui llamada en estos tiempos para predicar el Evangelio, se que mi Salvador hizo mucho por mi ,amo esta obra ,amo servir a mi prójimo, quiero compartir este hermoso Evangelio y quiero ser un instrumento en las manos de mi Señor porque siento el deseo , se que la obra misional es muy importante ,deseo que las demás personas conozcan y tengan la bendición que todos los Santos de los últimos días tenemos.

El “porqué” de guardar la ley de castidad

Resumen: Entender por qué guardar la ley de castidad es importante por que ayudará a los jóvenes darse cuenta del propósito divino detrás de este mandamiento y inspirarán a vivirlo.

En la Conferencia General de 2012 de abril, en una charla llamada El porqué del servicio en el sacerdocio, El Presidente Dieter F. Uchtdorf dijo “Entender el porqué del Evangelio y el porqué del sacerdocio nos ayudará a ver el propósito divino de todo esto; nos dará motivación y fortaleza para hacer lo correcto, aun cuando sea difícil… [El qué] nos enseña lo que hacer; el porqué inspira nuestras almas. El qué informa, pero el porqué transforma.”

Guardar la Ley de Castidad¿Por qué es tan importante la ley de castidad?

En su discurso de Abril 2013 en la Conferencia General titulada Creemos en ser castos, Elder David A. Bednar hizo la pregunta: “¿Por qué la ley de castidad es tan importante?” Su respuesta tiene varios componentes:

  • Es parte del plan de felicidad de nuestro Padre Celestial. “La importancia eterna de la castidad sólo puede comprenderse en el contexto global del plan de felicidad de nuestro Padre Celestial para Sus hijos….El plan del Padre permite que Sus hijos e hijas procreados en espíritu obtengan cuerpos físicos, adquieran experiencia terrenal y progresen hacia la exaltación.”
  • Las limitaciones físicas nos preparan para la eternidad. “Nuestra relación con otras personas, nuestra capacidad para reconocer la verdad y de actuar según ella, y nuestra habilidad de obedecer los principios y las ordenanzas del evangelio de Jesucristo aumentan por medio de nuestro cuerpo físico…En pocas palabras, hay lecciones que debemos aprender y experiencias que debemos tener, como dicen las Escrituras, “según la carne” (1 Nefi 19:6Alma 7:12–13).
  • El poder de la procreación es divino. “el matrimonio entre un hombre y una mujer es el medio autorizado por el cual los espíritus premortales entran en la mortalidad. La abstinencia sexual absoluta antes del matrimonio y la total fidelidad dentro de él protegen la santidad de este medio sagrado…Las normas específicas respecto al uso correcto de la capacidad para crear vida son elementos cruciales en el plan del Padre. Lo que sentimos respecto a ese poder divino y cómo lo usamos determinarán en gran medida nuestra felicidad en la mortalidad y nuestro destino en la eternidad.”
  • Estamos en la tierra para ser probados. “La naturaleza precisa de la prueba de la vida terrenal puede resumirse con esta pregunta: ¿Responderé a las inclinaciones del hombre natural o me someteré al influjo del Santo Espíritu, me despojaré del hombre natural y me haré santo mediante la expiación de Cristo el Señor (véase Mosíah 3:19)? Ésa es la prueba. Todo apetito, deseo, tendencia e impulso del hombre natural puede vencerse por medio de la expiación de Jesucristo y a través de ella.
  • Ser casto trae bendiciones. “Alma le aconsejó a su hijo Shiblón que “[refrenara] todas [sus] pasiones para que [estuviera] lleno de amor” (Alma 38:12). De manera significativa, dominar al hombre natural en nosotros hace que tengamos un amor por Dios y Sus hijos más abundante, más profundo y más duradero. El amor aumenta mediante la justa represión y disminuye por la impulsiva gratificación...La obediencia a la ley de castidad aumentará nuestra felicidad en la vida terrenal y hará posible nuestro progreso en la eternidad. La castidad y la virtud son, siempre han sido y siempre serán “más [caras] y [preciosas] que todas las cosas” (Moroni 9:9).

Oro que todos los misioneros futuros estudiar, meditar y orar acerca de por qué este mandamiento es tan importante y las formas en que guardar la ley de castidad bendecirá sus vidas. La comprensión de estas cosas les dará mayor fuerza en la lucha contra las muchas tentaciones que bombardean a nuestros jóvenes hoy en día.

JONATHAN GABRIEL LOOR FIGUEROA

¿A qué misión se ha llamado?: MEXICO – XALAPA

CCM Fecha de Entrada: 20 de Marzo del 2013

Ciudad de origen: Guayaquil

Enseñar por el Espíritu

Enseñar por el Espíritu es una de las habilidades más importantes que usted puede aprender como misionero. Si usted tiene el Espíritu del Señor en todas sus actividades de la misión, la enseñanza, golpeando puertas, la reactivación, etc, será un instrumento más eficaz para Dios.

mormon-sister-missionaries-teachingPresident Ezra Taft Benson dijo: “El Espíritu es el elemento más importante de esta obra. Cuando el Espíritu magnifica su llamamiento, usted puede realizar milagros para el Señor en el campo misional. Si no cuenta con el Espíritu, nunca tendrá éxito, no importa cuánto talento y habilidad tenga” (vea Predicad Mi Evangelio, 190).

Las lecciones misionales que usted enseñará contienen las doctrinas del evangelio y algunas ideas útiles para la enseñanza, sin embargo, las lecciones no le dirán todo lo que debe decir ni cómo decirlo. En vez, usted es responsable de estudiar y entender los principios de las lecciones y entonces enseñar por el Espíritu con sus propias palabras. A traves de enseñar por medio del Espíritu, usted ayudará a los demás fortalecer su fe en Jesucristo, sientan el deseo de arrepentirse y hagan convenios con Dios por medio del baptismo (vea Predicad Mi Evangelio, 19).

Bendiciones de la enseñanza por el Espíritu

El manual Predicad Mi Evangelio señala al menos cinco razones por las que los misioneros deben enseñar por el poder del Espíritu Santo para ser eficaz. El Espíritu …

  • Le enseñará nuevas verdades y le recordará las doctrinas que haya estudiado (véase Juan 14:26).
  • Le dará las palabras que debe decir en el momento preciso en que las necesite (véase D. y C. 84:85).
  • Llevará el mensaje de usted al corazón de las personas a las que enseñe (véase 2 Nefi 33:1).
  • Testificará de la veracidad del mensaje de usted y confirmará sus palabras (véase D. yC. 100:5–8).
  • Le ayudará a discernir las necesidades de las personas a las que esté enseñando (véaseAlma 12:7).

Al enseñar el evangelio, como un misionero o en otros llamamientos en la Iglesia SUD, no se debe confiar principalmente de su inteligencia, su conocimientos, o su personalidad, sino que debería tener la influencia del Espíritu Santo (véase 2 Nefi 4: 34). Al hacerse un conducto del Espíritu, el Señor le utilizará para mover su obra.

Un ejemplo de mi misión de enseñar por el Espíritu

german arrieta familyEn la segunda mitad de mi misión, cuando yo estaba en el barrio Godoy en el oeste de Rosario, Argentina, recuerdo durante este tiempo que me sentía particularmente guiado por el Espíritu en todos los aspectos de nuestro trabajo misionero. Me sentí la inspiración sutil del Espíritu ayudar a mi compañero y yo saber a dónde ir, qué puertas tocar, qué hacer y qué decir para ayudar a los miembros e investigadores en esta área.

Recuerdo específicamente una lección que nos enseña a German Arrieta y su familia. No era uno de los oficiales seis charlas misionales de la época, pero cuando nos sentamos con él una noche, me sentí inspirado a hablar en detalle sobre nuestra vida preterrenal. Enseñó sobre el concilio de los cielos, el plan de salvación, el papel del Salvador, y cómo todos nosotros sostuvimos el plan que nos permitiera venir a la tierra, obtener un cuerpo físico, y nos daría la oportunidad de demostrar nuestra dignidad y avanzar de nuevo a la presencia de nuestro Padre Celestial. El Espíritu estuvo presente durante la lección, y tal vez fue exactamente lo que la familia necesitaba. La lección fue bien recibido y German fue bautizado poco después.

Enseñar por medio del Espíritu no anula preparación

Para enseñar por medio del Espíritu no significa que la preparación no es necesario, por el contrario, la enseñanza por el Espíritu a menudo significa que usted tendrá que preparar más y ser flexibles en la entrega de su lección. Me encanta esta cita del manual de Seminario y Instituto llamado La Enseñanza y el Aprendizaje del Evangelio: “Los profesores deben tener en cuenta que la enseñanza por el Espíritu no elimina su responsabilidad en forma diligente, preparación de clases pensativo, incluyendo el uso del plan de estudios que se ha proporcionado. Por otra parte, la enseñanza por el Espíritu requiere algo más que simplemente seguir todas las sugerencias del plan de estudios sin la oración, el pensamiento o la posible adaptación. Además, los maestros no deben ser tan centrado en rígidamente seguir su bosquejo de la lección de que no están abiertos a recibir y seguir las impresiones del Espíritu durante la clase.” (GTL, p. 13)

Consejos para estar preparados para enseñar por medio del Espíritu

El manual Predicad Mi Evangelio da los siguientes consejos para ayudar a los misioneros (y los futuros misioneros pueden iniciar estos pasos ahora) para ser preparados para enseñar por el Espíritu:

  • Estudio personal y de compañero, todos los días, fortalece su fe y su capacidad de enseñar por medio del Espíritu.
  • Pedir el Espíritu por medio de la oración (véase D. y C. 42:14).
  • Purificar su corazón (véase D. y C. 112:28).
  • Guardar los mandamientos (véase D. y C. 20:77, 79).
  • Atesorar diligentemente la palabra de Dios (véase D. y C. 11:21; 84:85).
  • Enseñar de tal manera que las personas entiendan su mensaje y sean edificadas (véaseD. y C. 50:13–22).
  • Ejercer la fe (véase Moroni 10:7).

Voy a concluir con un pasaje maravilloso en el Libro de Mormón acerca de la enseñanza por el Espíritu. El profeta Moroni está hablando aquí y discute la importancia de ser guiado por el Espíritu Santo en la realización de reuniones de la Iglesia. “Y los de la iglesia dirigían sus reuniones de acuerdo con las manifestaciones del Espíritu, y por el poder del Espíritu Santo; porque conforme los guiaba el poder del Espíritu Santo, bien fuese predicar, o exhortar, orar, suplicar o cantar, así se hacía.” (Moroni 6:9) Yo sé que si usted, como misionero y durante toda su vida, enseña por el Espíritu, entonces siempre será guiado a hacer y decir las cosas correctas, y usted tendrá un gran éxito en la edificación del Reino de Dios.

Preparación Misional de la Conferencia General de Octobre de 2012

Bienvenidos a la conferencia por Presidente Thomas S. Monson

“Me complace anunciar que, entrando en vigor de inmediato, todos los jóvenes dignos y capaces que se hayan graduado de la escuela secundaria o su equivalente, independientemente de dónde vivan, tendrán la opción de ser recomendados para la obra misional a los 18 años en lugar de a los 19…Hoy me complace anunciar que las jóvenes dignas y capaces que tengan el deseo de servir, pueden ser recomendadas para el servicio misional a partir de los 19 años en lugar de los 21.”

Haga clic aquí para leer el anuncio completo del presidente Monson acerca del nuevo requisito mínimo de edad para los misioneros.

¿Podéis sentir esto ahora? por Elder Quentin L. Cook

“Presidente Monson, ¡lo amamos, honramos y sostenemos! Este anuncio históricamente importante con respecto al servicio misional es inspirador. Recuerdo el entusiasmo que sentimos en 1960 cuando la edad para que los hombres jóvenes sirvieran se redujo de los 20 años a los 19. Llegué a las Misión Británica como misionero nuevo con 20 años; el primer joven de 19 años en nuestra misión fue el élder Jeffrey R. Holland, una adición increíble; le faltaban pocos meses para cumplir los 20 años. Después, a lo largo del año, llegaron muchos más jóvenes de 19 años. Tengo la seguridad de que se logrará una cosecha aún mayor ahora a medida que misioneros rectos y dedicados cumplan con el mandamiento del Salvador de predicar Su evangelio.”

“…Conforme nuestros jóvenes sigan el consejo del presidente Monson al prepararse para servir en misiones, y conforme todos vivamos los principios que el Salvador enseñó y nos preparemos para comparecer ante Dios, ganaremos una carrera mucho más importante. Tendremos al Espíritu Santo como nuestro guía para dirigirnos espiritualmente. Para todas las personas cuyas vidas no estén en orden, recuerden: nunca es demasiado tarde para hacer de la expiación del Salvador el fundamento de nuestra fe y de nuestra vida.”

¡Pregúntenles a los misioneros; ellos pueden ayudarlos! por Elder Russell M. Nelson

“Algunos de ustedes son miembros pero no participan activamente; aman al Señor y con frecuencia piensan en volver a Su redil, pero no saben cómo empezar. ¡Les sugiero que pregunten a los misioneros!; ¡ellos pueden ayudarlos! También pueden ayudarlos enseñándoles a sus seres queridos. Nosotros y los misioneros los amamos y queremos traer el gozo y la luz del Evangelio de nuevo a sus vidas.”

“…Algunos tal vez sientan que la vida es ajetreada y frenética, pero en lo profundo sienten un vacío punzante, se sienten sin rumbo ni propósito. ¡Pregúntenles a los misioneros; ellos pueden ayudarlos! Pueden ayudarlos a aprender más del propósito de la vida, de por qué están aquí y adónde irán después de la muerte. Aprenderán cómo el evangelio restaurado de Jesucristo puede bendecir sus vidas más allá de lo que se puedan imaginar.

Si tienen preocupaciones sobre su familia, ¡pregúntenles a los misioneros; ellos pueden ayudarlos! El fortalecer a los matrimonios y a las familias es de suma importancia para los Santos de los Últimos Días. Las familias pueden estar unidas por la eternidad. Pídanles a los misioneros que les enseñen cómo puede ser posible para su familia.”

“…Hacemos hincapié en la importancia de comprender las Escrituras sagradas. Un estudio independiente recientemente encontró que los Santos de los Últimos Días eran los que más conocimiento tenían en cuanto al cristianismo y a la Biblia. Si quieren comprender la Biblia y el Libro de Mormón mejor y obtener una comprensión mayor de la hermandad entre los seres humanos y de la paternidad de Dios, ¡pregúntenles a los misioneros; ellos pueden ayudarlos!”

“…Si quieren saber más acerca de la vida después de la muerte, acerca de los cielos o del plan de Dios para ustedes; si quieren saber más del Señor Jesucristo, Su expiación y la restauración de Su Iglesia como se estableció originalmente, ¡pregúntenles a los misioneros; ellos pueden ayudarlos!”

Hermanos, tenemos trabajo que hacer por Elder D. Todd Christofferson

“Piensen en la obra misional. Jóvenes, no tienen tiempo que perder, no pueden esperar hasta que tengan 17 o 18 años para pensar seriamente en prepararse. Los quórumes del Sacerdocio Aarónico pueden ayudar a sus miembros a entender el juramento y convenio del sacerdocio y a prepararse para su ordenación a élderes; pueden ayudarlos a entender las ordenanzas del templo y a prepararse para recibirlas; y pueden ayudarlos a prepararse para cumplir una misión exitosa. Los quórumes del Sacerdocio de Melquisedec y la Sociedad de Socorro pueden ayudar a los padres a preparar misioneros que conozcan el Libro de Mormón y que vayan al campo totalmente comprometidos. Y en todo barrio y rama, esos mismos quórumes pueden ser los que guíen eficazmente el trabajo en equipo con los misioneros de tiempo completo que presten servicio en sus unidades.”

Ver a los demás como lo que pueden llegar a ser por Presidente Thomas S. Monson

“Allá por el año 1961 hubo una conferencia mundial para presidentes de misión, y cada presidente de misión de la Iglesia vino a Salt Lake City para las reuniones. Yo vine a Salt Lake City desde mi misión, en Toronto, Canadá.

En una reunión en particular, N. Eldon Tanner, que en ese entonces era ayudante del Quórum de los Doce, acababa de regresar de su primera experiencia de presidir las misiones de Gran Bretaña y Europa Occidental. Contó de un misionero que había sido el misionero más exitoso de todos los que había entrevistado. Dijo que, mientras entrevistaba a aquel misionero, le había dicho: “Supongo que todas las personas que usted bautizó llegaron a la Iglesia mediante referencias”.

El joven contestó: “No, a todas las encontramos tocando puertas”.

El hermano Tanner le preguntó cuál era la diferencia de su método, por qué él había tenido un éxito tan fenomenal y otros no. El joven dijo que él intentaba bautizar a cada persona que conocía. Dijo que, si golpeaba a una puerta y veía a un hombre fumando un cigarro, vestido con ropa vieja y aparentemente indiferente a todo —en especial, a la religión—, él se imaginaba cómo se vería el hombre en circunstancias diferentes. En su mente, lo veía sin barba y de camisa blanca y pantalones blancos. Y el misionero se veía a sí mismo ayudando al hombre a entrar en las aguas del bautismo. Él dijo: “Cuando veo a alguien de ese modo, tengo la capacidad de expresarle mi testimonio en una forma que le llegue al corazón”.

“…La obra misional es una característica distintiva de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Siempre lo ha sido y siempre lo será. Como dijo el profeta José Smith: “Después de todo lo que se ha dicho, el mayor y más importante deber es predicar el Evangelio”.

Dentro de dos cortos años, todos los misioneros de tiempo completo que actualmente sirven en este ejército real de Dios habrán terminado su labor de tiempo completo y habrán regresado a sus hogares y seres queridos. Su remplazo se encuentra esta noche entre los poseedores del Sacerdocio Aarónico de la Iglesia. Jóvenes, ¿están listos para responder? ¿Están dispuestos a trabajar? ¿Están preparados para servir?”

El primer y grande mandamiento por Elder Jeffrey R. Holland

“A los jóvenes de la Iglesia que pronto estarán listos para misiones, templos y el matrimonio, les decimos: “Amen a Dios y permanezcan limpios de la sangre y de los pecados de esta generación. Ustedes tienen una obra monumental que llevar a cabo que se recalcó en ese maravilloso anuncia hecho por el presidente Thomas S. Monson ayer por la mañana. Nuestro Padre Celestial espera el amor y la lealtad de ustedes en toda etapa de su vida”.

Consideren las bendiciones por Presidente Thomas S. Monson

“Ese joven bondadoso nos llevó de vuelta a nuestra casa en Midway. Traté de pagarle por sus servicios, pero generosamente se negó. Indicó que era un Boy Scout y que quería hacer una buena obra. Le dije quién era yo y él expresó agradecimiento por el privilegio de ayudar. Suponiendo que tenía la edad para ir a la misión, le pregunté si tenía planes de hacerlo, pero dijo que no estaba seguro de lo que quería hacer.

La mañana del lunes siguiente, le escribí una carta al joven agradeciéndole su bondad. En la carta lo animé a servir en una misión de tiempo completo. Le mandé un ejemplar de uno de mis libros, en el que puse de relieve los capítulos sobre el servicio misional.

Más o menos una semana después, la mamá del joven llamó por teléfono y me dijo que su hijo era un joven sobresaliente pero que por ciertas influencias en su vida, el deseo que siempre había tenido de servir en una misión había disminuido. Indicó que ella y el papá habían ayunado y orado pidiendo que hubiera un cambio en su corazón. Habían puesto su nombre en la lista de oración del Templo de Provo, Utah. Esperaban que de alguna forma su corazón fuera influenciado para bien y que volviera a sentir el deseo de servir en una misión y de servir fielmente al Señor. La mamá quería informarme que consideraba que los acontecimientos de aquella noche fría eran la respuesta a sus oraciones por él. Yo le dije: “estoy de acuerdo con usted”.

Después de varios meses y de tener más comunicaciones con el joven, mi esposa y yo sentimos gran gozo cuando asistimos a su despedida antes de que saliera a la Misión Canadá Vancouver.”