principiantes son muchos pero finalizadores son pocos

Se Buscan Acabadores

En 1972, el presidente Thomas S. Monson pronunció su clásico discurso titulado, Se Buscan Acabadores (disponible sólo en inglés). En eso discurso, citó este famoso poema:

Se constante en tu tarea hasta que la domines.
Muchos comienzan, pero pocos terminan.
El honor, el poder, la posición y el elogio,
son siempre de aquel que persevera.
Permanece en tu labor hasta que la domines,
Esfuérzate, suda y sonríe ante ella,
porque del esfuerzo, el sudor y la risa,
recibirás al fin tu victoria.
—Autor desconocido

Las dos primeras líneas del poema son las que cito a mis hijos con frecuencia en lo que respecta a las tareas domésticas, tareas escolares y otras actividades. Estos conceptos son también muy aplicables e importantes para los misioneros de tiempo completo.

Cuando yo había estado en mi misión en Argentina por unos cuatro meses, recuerdo poniendo muy desanimado un día. Tenía pensamientos de renunciar y volver a casa. Yo estaba frustrado con la falta de progreso en hablar y entender el idioma español. Yo estaba en casa enfermo y anhelaba la libertad de hacer las cosas que yo quería hacer, en contraposición a la muy regimentada y repetitiva horario diaria que los misioneros siguen. Y probablemente Satanás estaba lanzando muchas otras dudas en mi mente. Afortunadamente, salí de ella metiéndome más en la obra misional y confiando más en las gracias de mi Señor y Salvador Jesucristo.

En general, el trabajo misionero es agradable, satisfactorio e incluso divertido a veces. Pero también es trabajo, trabajo duro. Y puede ser pesado y desalentador a veces. Para que los misioneros perduren hasta el final de sus misiones y regresen a casa con honor, necesitarán la disciplina y la fortaleza de la que el Presidente Monson habló cuando dijo que los acabadores son buscados en esta Iglesia. Aquí está su historia*:

“Hice una pausa antes de que la ventana de presentación elegante de una prestigiosa tienda de muebles. Lo que me llamó la atención no fue el sofá bellamente diseñado ni la cómoda silla que se encontraba a su lado. Tampoco era la preciosa lámpara colocada en lo alto. Más bien, mis ojos descansaron sobre un pequeño letrero que había sido colocado en la esquina inferior derecha de la ventana. Su mensaje fue breve: “Se Buscan Acabadores”.

La tienda tenía necesidad de esas personas que poseían el talento y la habilidad para preparar para la venta final los muebles caros que la firma fabricaba y vendía. “Se Buscan Acabadores.” Las palabras se quedaron conmigo mientras volvía a las actividades apremiantes del día.

En la vida, como en los negocios, siempre ha habido necesidad de aquellas personas que podrían llamarse acabadores. Sus filas son pocas, sus oportunidades muchas, sus contribuciones grandes.

Desde el principio hasta el presente, una pregunta fundamental sigue siendo respondida por cada uno que dirige la carrera de la vida. ¿Voy a vacilar o voy a terminar? En la respuesta esperan las bendiciones de alegría y felicidad aquí en la mortalidad y la vida eterna en el mundo por venir. … simpatizamos con los que vacilan. Honramos a los que terminan.”

El Presidente Monson continúa, en su charla, para hacen hincapié del profeta Job del Antiguo Testamento, quien no vaciló bajo intensos juicios y persecución. Job se convirtió en un acabador. Él menciona al Apóstol Pablo del Nuevo Testamento, quien al concluir su ministerio dijo: “He peleado una buena batalla, he terminado mi curso, he guardado la fe” (2 Tim. 4:7). Como Job, Pablo era un acabador. En última instancia, trae el ejemplo de nuestro Salvador Jesucristo. Dice el presidente Monson, “aunque Jesús fue tentado por el maligno, sin embargo, él se resistió, aunque fue odiado, y sin embargo amó. Aunque fue traicionado, triunfó”. Al final de su vida mortal, Jesús oró al Padre, “Te he glorificado en la tierra: he acabado la obra que me diste” (John 17: 4).

En su discurso, Se Buscan Acabadores, el presidente Monson aborda específicamente el tema de un misionero que quería abandonar el campo misionero y regresar temprano a casa. Sucedió cuando estaba sirviendo como presidente de misión en Canadá. Aquí está la historia:

“[Un misionero] vino a mí en absoluta desesperación. Había tomado la decisión de abandonar el campo misionero estaba a medio camino. Sus maletas estaban llenas, su boleto de vuelta comprado. Vino a despedirme. Hablamos; escuchamos; Oramos. Permaneció oculta la verdadera razón de su decisión de irse.

Cuando nos levantamos de rodillas en el silencio de mi oficina, el misionero comenzó a llorar. Flexionando el músculo en su fuerte brazo derecho, exclamó: -Éste es mi problema. Durante toda la escuela mi potencia muscular me calificó para los honores en el fútbol y la pista, pero mi poder mental fue descuidado. Presidente Monson, estoy avergonzado de mi historial escolar. Revela que ‘con esfuerzo’ tengo la capacidad de leer en, pero el nivel del cuarto grado. Ni siquiera puedo leer el Libro de Mormón. ¿Cómo entonces puedo entender su contenido y enseñar a otros sus verdades? ”

El silencio de la habitación fue interrumpido por mi joven hijo de nueve años que, sin llamar, abrió la puerta y, con sorpresa, dijo disculpándose, “Disculpe. Sólo quería volver a poner este libro en el estante.”

Me entregó el libro. Su título: Las historias del Libro de Mormón para niños, por el Dr. Deta P. Neeley. Me volví hacia el prólogo y leí estas palabras: “Este libro ha sido escrito con un vocabulario científicamente controlado al nivel del cuarto grado”. Una oración sincera de un corazón honesto se había respondido dramáticamente.

Mi misionero aceptó el reto de leer el libro. Medio riendo, medio llorando, declaró: “Sería bueno leer algo que pueda entender.” Las nubes de desesperación fueron disipadas por el sol de la esperanza. Cumplió una misión honorable. Se convirtió en un acabador.

…Ruego humildemente que cada uno de nosotros pueda ser un consumador en la raza de la vida y así calificar para ese precioso premio: la vida eterna con nuestro Padre Celestial en el reino celestial. Yo testifico que Dios vive, que esta es su obra, y pido que cada uno siga el ejemplo de su Hijo, un acabador verdadero.”

Que los misioneros de hoy y de mañana sigan el ejemplo de los profetas antiguos que sufrieron enormes tribulaciones y tribulaciones y que perduraron con fe hasta el fin. Y sobre todo, confiémonos en el poder del Salvador y en Su Expiación, sigamos su ejemplo y terminemos la obra que Dios nos ha llamado a hacer. “El trabajo misionero es difícil. Drenará sus energías. Agotará tu capacidad. Exigirá su mejor esfuerzo, con frecuencia, un segundo esfuerzo. Recuerda, la raza no va “a la veloz, ni la batalla a los fuertes” (Eccl. 9:11)—sino al que persevera hasta el fin. Determinar–se constante en tu tarea hasta que la domines.” – Presidente Monson, The Army of the Lord, Avril de 1979.

cita de monson obra misional se constante hasta que la domines

 

*Tenga en cuenta que no pude encontrar una traducción de la Iglesia de esto discurso, así que ésta es mi traducción personal.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *