La Primera Visión de José Smith

Yo estaba en una conferencia de estace reciente en la reunión de líderes del sacerdocio donde el élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, presidió y habló. Al final de su discurso, que permitió a la gente a hacer preguntas, y un hermano le pidió consejo en la preparación de los jóvenes para una misión. El élder Nelson dio dos consejos: uno, estudiar la Palabra de Dios en las Escrituras, y dos, obtener un testimonio del profeta José Smith. Me gustaría centrarme hoy en este último, en particular sobre la Primera Visión de José Smith.

Primera Visión de José Smith

Muchas de las verdades importantes del Evangelio que los misioneros mormones enseñan fueron restaurados por medio de José Smith – que vivimos con Dios antes de nuestro nacimiento, la importancia de las ordenanzas del Evangelio, la necesidad de la autoridad del sacerdocio, que las familias pueden estar juntas para siempre, y la profundidad añadido de la comprensión de la expiación de Jesucristo. Una de las verdades más profundas restauradas por conducto de José el Profeta fue acerca de la naturaleza de Dios y de Jesús, y gran parte de esto fue aprendido en la Primera Visión.

Resumen de la Primera Visión de José Smith

En la primavera de 1820, después de mucha meditación y el estudio de la Biblia, de 14 años de edad, José Smith siguió el consejo en Santiago 1:5 que “si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios.” José deseaba orientación en su vida, él quería saber qué iglesia era la correcta, y él deseaba ser limpiados de sus pecados. Salió de su casa una mañana y encontró la reclusión en un bosque de árboles y oró. En respuesta a esta oración, Dios el Padre y Su Hijo Jesucristo se aparecieron a José Smith. Esta experiencia sagrada fue el comienzo de la restauración del Evangelio de Jesucristo. Esto condujo a otras visitas de mensajeros angelicales, a la salida a la luz de las nuevas escrituras, como el Libro de Mormón, y para el establecimiento de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, con la autoridad del sacerdocio de Dios.

Cuatro relatos de la Primera Visión

Algunos jóvenes se sorprenden al saber que José Smith escribió o dictó, su experiencia de la primera visión en cuatro ocasiones. Cada relato de la Primera Visión fue escrito en respuesta a las diferentes necesidades y se dirigió a diferentes públicos. Los cuatro relatos fueron escritos en 1832, 1835, 1838, y 1842 respectivamente. Los críticos de la Iglesia centrarse en las diferencias en estas narraciones de la Primera Visión y utilizar esas diferencias, ya que pueden encontrar, para atacar a José Smith. Pero me he dado cuenta que los cuatro relatos de la Primera Visión son más bien complementarios el uno del otro, y se unen en bella armonía. Cada enfatiza diferentes aspectos de su experiencia, y le da diferentes ideas acerca de José y su interacción con la Deidad.

  • Cuenta de 1832: A pesar de que fue escrito doce años después de la experiencia, este es el primer relato escrito que tenemos. Era parte de la autobiografía de José y enfatizó su búsqueda de la verdad religiosa y su deseo de ser perdonados de sus pecados.
  • Cuenta de 1835: Este viene de una conversación que José Smith tuvo con un visitante a Kirtland, Ohio, y se registró en su diario por uno de sus escribas. Un detalle único a la cuenta 1835 es la declaración de José que, además de dos personajes, vio muchos ángeles.
  • Cuenta de 1838: Esta es la versión que se encuentra en las Escrituras SUD en la Perla de Gran Precio. Está claro que el profeta José preparó con más cuidado esta cuenta y quiso que fuera el principal que se utiliza en la narración de la historia de la Iglesia. El énfasis de esta descripción de la Primera Visión es la confusión inicial de José sobre las distintas religiones y la declaración de Dios en cuanto a la verdadera Iglesia.
  • 1842 Account: The fourth account by Jospeh Smith was included in a letter he wrote in 1842 to a newspaper editor named John Wentworth. In this account, Joseph included a statement implied in the other accounts but not specifically stated—that he was told “that the fulness of the gospel should at some future time be made known unto me.”
  • Cuenta de 1842: La cuarta relato de José Smith fue incluida en una carta que escribió en 1842 a un editor de un periódico llamado John Wentworth. En esta cuenta, José incluía una declaración implícita en las otras cuentas, pero no específicamente señalado, que le dijeron “que la plenitud del Evangelio debe en algún momento en el futuro se dé a conocer a mí.”

Para obtener más información, consulte el artículo de tema gospel llamado Cuentas de la Primera Visión en LDS.org.

La Primera Visita

Aunque lo llamamos una “visión”, el erudito Mormón Truman G. Madsen le gusta referirse a ella como una “visita” para enfatizar que no era simplemente un sueño que José hizo en su mente, pero que estaba realmente visitado por los seres celestiales. Además, llamamos la experiencia de José de la Primera Visión, porque era el primero de una serie de visiones celestiales, revelaciones y visitaciones. Pero a José Smith, en el momento, no era la primera visión. Fue una respuesta a su oración. Era un mensaje de perdón y le dio dirección a su vida. José dijo que su “alma estaba llena de amor y de muchos días me podía regocijarme con gran alegría y el Señor estaba conmigo.”

Otra erudito SUD llamado Richard Lyman Bushman señala en su libro, Joseph Smith: Rough Stone Rolling, que en la época de la Primera Visión, José no dijo a mucha gente, ni siquiera su familiar al principio, mucho de la experiencia. Parece que ha visto como una experiencia religiosa personal. El día del evento, José sólo informó, “volví a casa. Al apoyarme sobre la mesilla de la chimenea, mi madre me preguntó si algo me pasaba. Yo le contesté: “Pierda cuidado, todo está bien; me siento bastante bien”. Entonces le dije: “He sabido a satisfacción mía que el presbiterianismo no es verdadero”. (JSH 1:20)

Yo estaba en una reunión una vez donde el élder David A. Bednar habló. Se refirió a la escritura anterior y señaló que una doctrina clave en este versículo es que José Smith aprendió la verdad por sí mismo. El aprendizaje de la verdad por nosotros mismos es algo que todos debemos hacer. Misioneros en especial deben tener su propio testimonio de que José Smith fue el profeta de la Restauración, que el Libro de Mormón es verdadero, y que Jesucristo es nuestro Salvador y Redentor.

Mi testimonio de la Primera Visión

During my two years in Rosario Argentina as a missionary, I bore my testimony countless times of the Prophet Joseph Smith and of the truthfulness of his First Vision. I had the following scripture memorized from the frequent telling of the experience:

Durante mis dos años en Rosario Argentina como misionero, di mi testimonio en innumerables ocasiones del profeta José Smith y de la veracidad de la Primera Visión. Tuve la siguiente escritura memorizada a causa de la narración frecuente de la experiencia:

“Vi una columna de luz, más brillante que el sol, directamente arriba de mi cabeza; y esta luz gradualmente descendió hasta descansar sobre mí… Al reposar sobre mí la luz, vi en el aire arriba de mí a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Éste es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo!” (JSH 1:16-17)

Lo sabía en aquella entonces y mi testimonio es aún más fuerte ahora. Sé que este evento realmente ocurrió. José fue visitado personalmente y llamado por Dios para ser un profeta y ser el instrumento en las manos del Señor para restaurar la plenitud del evangelio de Jesucristo a la tierra.

Recomiendo que todos los futuros misioneros memorizar este versículo ahora. Mientras lo hace, su testimonio crecerá. Su objetivo como misionero es predicar el evangelio de Jesucristo que fue restaurado por medio del profeta José Smith. El Libro de Mormón es una poderosa evidencia convincente de que Jesucristo vive y nos ama, que José Smith es un profeta verdadero, y que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la verdadera iglesia de Dios. Rezo para que usted puede desarrollar su propio testimonio de estas cosas y “aprender por sí mismo.” El evangelio bendecirá a individuos y familias, ayudará a satisfacer sus necesidades espirituales, y le ayudará a obtener sus deseos más profundos y más verdaderos en esta vida y en la eternidad. Y como misionero tendrá el placer de ser un instrumento en las manos del Señor para ofrecer esas bendiciones.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *