El trabajo fuerte, obedecer y amar a otros

Cuando estaba en el Centro de Capacitación Misional (el MTC en ingles), uno de mis profesores nos desafió en la clase para escribir tres metas personales que nos guíe en nuestros esfuerzos diariamente como misioneros. Esta solicitud llegó el día en que nos presentó el Manual Misionero, comúnmente llamada “la Biblia Blanca”. (¿Alguien puede decirme si todavía tienen la Biblia Blanca, o si las normas simplemente se han incluido en mormon-missionary-handbook-personal-goalsel manual Predicad Mi Evangelio?)

El instructor del MTC escribió en el pizarrón: “Como misionero, yo, siempre y sin condiciones ______” y luego nos preguntó para llenar los espacios en blanco. Estos son los tres objetivos que eligió:

  • Trabajaré fuerte
  • Seré obediente
  • Amaré a otros

Tratando de vivir estos tres objetivos diariamente me sirvió de mucho en la misión.  Me trajo el éxito, la seguridad y la alegría. Vivir por estos objetivos también ha traído bendiciones a mi vida personal y profesional después de la misión.

El trabajo fuerte

Una ética de trabajo bien hecho es algo que mis padres siempre me enseñaron a tener. Recuerdo que mi padre me dijo una historia de su misión cómo había que estar en el hospital durante unos días y que lamentó no haber poder estar en las calles trabajando. Él me animó a aprovechar al máximo cada día en mi misión, trabajando tan duro como pude. Aunque no puedo pretender la perfección en esta área, con muy pocas excepciones lo hice trabajar tan fuerte como podía cada día, y atribuimos la mayor parte de mis alegrías y éxitos de ese atributo.

three gordon b hinckley photosEl Presidente Gordon B. Hinckley compartió la experiencia siguiente acerca de la importancia de trabajar duro en su misión:

“Yo no estaba de bien cuando llegué. Durante las primeras semanas, a causa de la enfermedad y la oposición que nos parecía que estaba desalentado yo. Me escribió una carta a mi buen padre y dijo que sentía que estaba perdiendo mi tiempo y su dinero. Él era mi padre y mi presidente de estaca, y él era un hombre sabio e inspirado. Él escribió una carta muy corta para mí que decía: “Querido Gordon, tengo su carta reciente. Sólo tengo una sugerencia: olvidarse de sí mismo e ir a trabajar.” Esa misma mañana en nuestra clase de escritura, mi compañero y yo había leído estas palabras del Señor: ‘El que quiera salvar su vida la perderá, pero quien pierda su vida por mí y del evangelio, la salvará.’ (Marcos 8:35)

“Esas palabras del Maestro, seguido de la carta de mi padre con su cosejos para olvidarme de mí mismo para ir a trabajar, entró en mi ser. Con la carta de mi padre en la mano, entró en nuestra habitación en la casa a los 15 Wadham Road, donde vivíamos, y me subí a las rodillas y hice un compromiso con el Señor. Pacté que iba a tratar de olvidarme de mí mismo y me pierdo en su servicio.

“Ese día de Julio de 1933 fue mi día de la decisión. Una nueva luz entró en mi vida y una nueva alegría en mi corazón. La niebla de Inglaterra parecía ascensor, y vi la luz del sol. Tuve una experiencia de la misión rico y maravilloso, para los que siempre se agradece “(“Llevar el Evangelio a Gran Bretaña: Una declaración de la visión, fe, valor, y la Verdad,” Ensign, Julio de 1987, p. 7).Ezra-Taft-Benson

El Presidente Ezra Taft Benson también habló sobre la necesidad de los misioneros a trabajar fuerte: “He dicho a menudo uno de los mayores secretos de la obra misionera es el trabajo! Si el misionero trabaja, obtendrá el Espíritu; si llega el Espíritu, va a enseñar por el Espíritu, y si enseña por el Espíritu, va a tocar los corazones de la gente, y él será feliz. No habrá nostalgia, sin preocuparse por las familias, por todo el tiempo y los talentos e intereses se centran en la labor del ministerio. Trabajo, trabajo, trabajo-no hay substituto satisfactorio, especialmente en la obra misional “(Las Enseñanzas del Ezra Taft Benson [1988], 200).

Ser Obediente

La obediencia, a los mandamientos y las normas de la misión, es un componente vital de servicio misionero fiel. Gran poder viene a los misioneros que son obedientes, por lo que los líderes de su misión insistirá en la importancia de guardar los mandamientos y las normas en el Manual Misional. Sé que estaba protegido por las normas de mantenimiento de misionero, y el Señor me bendijo, mis compañeros y de nuestros investigadores en el proceso.Elder Dennis B. Neuenschwander

El Élder Dennis B. Neuenschwander de los Setenta, habló de la importancia de obedecer las reglas de la misión: “Las normas son importantes en la Misión de la misma manera que los mandamientos son importantes. Todos tenemos que mantenerlos, la comprensión que nos dé fuerza, dirección y límites. El misionero inteligente aprenderá la intención de las reglas y hacerá que trabajen para él. Su misión es un tiempo de la disciplina y un foco unívoco. Usted tendrá que prescindir de algunas cosas comunes a su estilo de vida actual: la música, la televisión, videos, novelas, incluso las novias. No hay nada malo con cualquiera de estas cosas, … pero, de nuevo, no hay nada malo con los alimentos o bien, a menos que estés ayunando, en la que una cucharadita de agua es impropio.”(en Informe de Conferencia, Oct. 1991, 59; o Ensign, Nov. 1991, 43).

Amar a Otros

La obra misional es uno de los más puros actos de amor que podemos hacer por nuestros semejantes. Debemos amar a las personas que hemos sido llamados a servir a fin de ser eficaz obreros del Señor. Tenemos que dar una amistad sincera y tratar a los demás con amor y bondad, aunque a veces no de inmediato aceptar el Evangelio.

mormon-missionary-with-boyAl principio de mi misión, un líder comparte la idea de que si no tienen la alegría, entonces no estamos haciendo el trabajo misionero correctamente. He descubierto que es verdad. Cuando hacemos el trabajo misionero de un sincero amor por nuestros semejantes, lo disfrutamos, porque nos están ayudando a que otros reciben las bendiciones magnífica del Evangelio de Jesucristo, las bendiciones de la felicidad en esta vida y en la eternidad.

Las siguientes escrituras son lo que el Señor ha dicho sobre el amor y el servicio misionero.

  • D&C 12:8 “Y nadie puede ayudar en ella a menos que sea humilde y lleno de amor, y tenga fe, esperanza y caridad, y sea moderado en todas las cosas, cualesquiera que le fueren confiadas.”
  • D&C 18:15-16 “Y si acontece que trabajáis todos vuestros días proclamando el arrepentimiento a este pueblo y me traéis aun cuando fuere una sola alma, ¡cuán grande será vuestro gozo con ella en el reino de mi Padre!
    Y ahora, si vuestro gozo será grande con un alma que me hayáis traído al reino de mi Padre, ¡cuán grande no será vuestro gozo si me trajereis muchas almas!”
  • D&C 121:41 “Ningún poder o influencia se puede ni se debe mantener en virtud del sacerdocio, sino por persuasión, por bonganimidad, benignidad, mansedumbre y por amor sincero.”

Conclusión

Como misionero, usted tendrá muchas reglas, pero quizás el más importante puede ser los que usted establece para sí mismo. Trabaja fuerte, obedecer y amar a los demás me sirvió de mucho, y tal vez le ayudará tambien. Pero mientras tanto, pensar en esta cuestión, en caso de que uno de sus instructores MTC pide que llene los espacios en blanco: “Como misionero, yo siempre y sin condiciones: ________.”

2 replies

Trackbacks & Pingbacks

  1. […] misionero es agradable, satisfactorio e incluso divertido a veces. Pero también es trabajo, trabajo duro. Y puede ser pesado y desalentador a veces. Para que los misioneros perduren hasta el final de sus […]

  2. […] La obra misional es exigente físicamente, mentalmente, y emocionalmente. El programa de la misión diaria requiere misioneros a dedicar largas horas, siete días a la semana, que pueden causar fuga de bienestar físico, mental y emocional. Por favor, echa un vistazo a algunos de mis artículos anteriores sobre el trabajo fuerte. […]

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *