Presidentes de Misión

Presidentes de misión están llamados a vigilar y dirigir una misión (una región específica y sus misioneros), en general, por el espacio de tres años. Son responsables del bienestar espiritual y físico de los misioneros en su misión. El presidente de misión y su esposa administran los asuntos de los misioneros en la misión y son apartados como misioneros de tiempo completo durante su servicio.

Presidentes de Misión tienen muchas responsabilidades, incluyendo:

  • Dar la bienvenida y proporcionar orientación a los nuevos misioneros.
  • Entrevistar a los misioneros al salir (una parte importante del trabajo misionero es el crecimiento personal del propio misionero).
  • La asignación de compañeros y las áreas donde los misioneros trabajarán.
  • Viajar y presidir a las conferencias de zonas (donde entrenamiento y entrevistas de los misioneros tienen lugar).
  • Leyendo las cartas semanales de cada uno de los misioneros en la misión.
  • Asegurarse de que las viviendas y la comida para los misioneros es limpia y segura.
  • Proporcionar la atención médica de los misioneros en caso de enfermedad o accidente.

Relación entre misioneros y el presidente de misiónQuentin L Cook

La mayoría de los misioneros desarrollan un profundo respeto y admiración por su presidente de misión. Antes de su misión, sin embargo, muchos misioneros, incluido yo mismo, no se dan cuenta del vínculo especial que se formará entre ellos y su presidente de misión. Presidentes de Misión son espiritualmente maduros líderes y, bajo su tutela, misioneros crecen y se desarrollan. Elder Quentin L. Cook dijo que una de las “bendiciones de servir una misión están teniendo la oportunidad de nutrir bajo la dirección de un presidente de misión que ha sido llamado por la inspiración.” (De “Sea un misionero toda su vida”, Ensign septiembre 2008)

Primer reunion con Mi Presidente de Misión

Mi primer presidente de misión, el presidente Coburn, tenía una reputación de ser muy estricta. No me gustaba demasiado las reglas estrictas al principio, pero finalmente me di cuenta de las bendiciones de las mismas. Tuve una breve entrevista con mi presidente de misión al llegar en el país. Me dijo que le había dado mi foto y otra información de mi solicitud misionera, y que se sentía inspirada en la asignación de mi área (la ciudad de Paraná) y mi compañero (Elder Loesener).

elder loesener and smith parana argentinaDespués de un mes en el país, tuve mi primera conferencia de zona y una entrevista con el Presidente Coburn. Yo había tenido algunos desacuerdos con mi compañero mayor, que yo lo había mencionado en mis cartas semanales, ya que, tal vez, hizo mi compañero. Coburn Presidente m ehabló con toda franqueza, el djio, porque él sentía que yo podía manejarlo. Me sentí honrado por su declaración, pero las sensaciones agradables se desvaneció rápidamente como él “bajo la caña” en mí.

Mi presidente de misión me dijo que yo deberia arrepentirme, tragarme de mi orgullo, que debo deje de “dar coces contra los piquetes”, y de hacerlo mejor en seguir mi compañero mayor, que era, en efecto, mi líder de sacerdocio. Me fui de esa entrevista echando humo en el interior, nunca se había hablado de esa manera por un líder de la Iglesia. Me tomé alrededor de una semana, pero con el tiempo me di cuenta de que el presidente Coburn tenía toda la razón. Intenté seguir sus consejos y mi relación con mi compañero se mejoró. (También aprendí una valiosa lección que nunca me olvidaría acerca del sostenimiento de los líderes del sacerdocio.)

Siempre te amaré y apreciaré el Presidente Coburn por las cosas que me enseñó.

Mi segunda presidente de misiónpresident ontiveros rosario argentina

Lamentablement, yo era sólo con el presidente Coburn durante 6 meses cuando su período de servicio había terminado. Pero mi presidente de misión nueva, el Presidente Ontiveros, aunque un tipo diferente de personalidad, fue también un prodigio. Una de las cosas que más se destaca en mi memoria sobre el presidente Ontiveros fue una charla que el dio acerca de tener su “mira puesta únicamente en la gloria de Dios.” Dio un poderoso sermón basado principalmente en el capítulo 5 de Helamán, cuando Nefi y Lehi están presos y el fuego rodea ellos sin causarles daño. Pronto, en este capítulo, una nube de oscuridad eclipsa sus captores Lamanitas.

Presidente Ontiveros explicó que estos dos eventos fueron manifestaciones físicas de las realidades espirituales. Desde entonces siempre he recordado que un “nube de la oscuridad” espiritual se cierne sobre nosotros cuando tomamos decisiones malas. Pero cuando elegimos el justo y mantener nuestra mira puesta únicamente en la gloria de Dios, podemos soportar el resplandor de fuego de la presencia de Dios sin ser consumidos.

Conclusión

Siempre da el respeto y el honor y sostener su presidente de misión. Él fue llamado por Dios a la presidencia de su misión. Él será uno de los más grandes influencias para el bien de su misión, y se desarrollará un gran amor y unión con él. Él te pone donde necesita estar, en áreas y con compañeros que son inspiradas por Dios. Escribe buenas cartas a su presidente de misión cada semana y dejale saber cómo el trabajo misionero va en su área, cómo van las cosas con su compañerismo, y cómo usted esta progresando personalmente. De este modo, el será más capaz de aconsejarle y ayudarle a convertirse en el mejor misionero que puede ser.

3 replies

Trackbacks & Pingbacks

  1. […] para llevar con usted en su misión. Hay ligeras variaciones entre las misiones y la carta de su presidente de misión le dirá si ese es el caso. En su mayor parte, sin embargo, la ropa, artículos de aseo y otros […]

  2. […] que recibe de la Sede de la Iglesia también hay instrucciones adicionales e información de su presidente de la misión específica de su […]

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *