Usted esta aqui: Inicio » La Obra Misional » A donde me mandes iré

A donde me mandes iré

by Jimmy on May 31, 2010 · 0 comments publicado en La Obra Misional

Uno de mis himnos favoritos de la obra misional fue escrito por una mujer buena, que no era un santo de los Últimos Días, las palabras del cual expresan el compromiso fiel de seguidores de Cristo en todas las edades: A donde me mandes iré.

Quizás no tenga yo que cruzar montañas ni ancho mar;
quizás no sea a lucha cruel que Cristo me quiera enviar.
Mas si Él me llama a sendas que yo nunca caminé,
confiando en Él, le diré: Señor, a donde me mandes, iré.
A donde me mandes iré, Señor, a montañas o islas del mar.
Diré lo que quieras que diga, Señor, y lo que Tú quieras, seré.
(“A donde me mandes iré,” Himnos, no. 175)

Ammon-Teaching-King-LamoniAmmón y los otros hijos de Mosíah en su misión a los lamanitas … Alma y Amulek proclamando el arrepentimiento al pueblo de Ammoníah … Nefi y su hermano Lehi predicando en toda la tierra de Nefi … Samuel el lamanita en la pared de la ciudad Zarahemla: Todos estos misioneros y profetas fieles del Libro de Mormon mostraron su obediencia a la llamada del Señor y su fe en Su mano toda poderosa al ir a donde el quería que se fueran.

Cuando usted envía el papeleo para una misión, indica su voluntad de servir como misionero para el Señor, dondequiera que, a través de su profeta viviente, le envía. Algunos misioneros, se ha informado, cuando reciben su carta de llamada misional, tener sentimientos de desilusión con respecto a donde han sido llamados a servir. A estos misioneros y sus familias, cito el Elder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles:

Hace casi diez años leí la carta de un ex misionero que describía cómo había tenido lugar ese proceso en su vida. Escribía para agradecer a los que dirigían la obra misional por haberse “atrevido a enviarme a donde el Señor quería, en lugar de a donde a mí me parecía bien”. Según explicó, provenía “de un ambiente de intelectualidad orgullosa y competitiva”. Antes de la misión estaba estudiando en una universidad prestigiosa del este de los Estados Unidos. Cito sus palabras:

“Creo que por un sentido de obligación y de costumbre, llené y envié los papeles de la misión, marcando con extremo cuidado la columna donde expresaba mi gran deseo de prestar servicio en el extranjero y en otro idioma. También tuve la precaución de hacer notar mi excelencia como estudiante de ruso y mi capacidad de pasar dos años entre el pueblo ruso. Seguro de que ningún comité podría resistirse a tales cualidades, me quedé tranquilo esperando gozar de una extraordinaria aventura cultural y educativa”.

Se quedó impactado al recibir el llamamiento para cumplir una misión en los Estados Unidos. No sabía nada del estado en el cual prestaría servicio, aparte de que estaría en su propio país y hablando en inglés, en lugar del otro idioma que había aprendido y, como dijo: “Las personas con las cuales trabajaría serían académicamente incompetentes”. Continúa diciendo: “Estuve a punto de rechazar el llamamiento, pensando que me sentiría más útil anotándome en el Cuerpo de Paz o algo por el estilo”.

Felizmente, aquel joven orgulloso encontró el valor y la fe para aceptar el llamamiento y seguir la guía y los consejos del buen presidente de misión. Entonces comenzó el milagro de su progreso espiritual. Él lo describe así:

“Al empezar mi servicio entre la gente ignorante de [aquel estado], luché denodadamente durante varios meses; pero la dulce influencia del Espíritu comenzó gradualmente a derrumbar las paredes de orgullo e incredulidad que rodeaban estrechamente mi alma. Y empezó el milagro de mi conversión a Cristo; el sentido de la realidad de Dios y de la fraternidad eterna del hombre se hizo cada vez más fuerte en mi turbada mente”.
Él reconoció que no le había sido fácil, pero que con la influencia del excelente presidente de la misión y con el amor creciente que fue sintiendo hacia la gente a la cual servía, el cambio se hizo posible y tuvo lugar.

“Mi deseo de amar y servir a esas personas que, en la escala más importante, eran por lo menos mis iguales y casi sin duda superiores a mí, se hizo cada vez más fuerte. Por primera vez en la vida, aprendí la humildad, aprendí lo que significa valorar a los demás sin tener en cuenta los detalles insignificantes de la vida. Empecé a sentir que el corazón se me henchía de amor por los espíritus que vinieron conmigo a esta tierra”. A donde me mandes iré, por Elder Dallin H. Oaks, Octubre de 2002.

No es donde sirve, sino cómo

i-will-go-where-you-want-me-to-goCuando yo era un muchacho de 19 años en espera de mi llamada misional, yo estaba esperando para ir a Francia o realmente en cualquier lugar de habla francesa. Yo había estudiado francés en la escuela secundaria, en lugar de español como mis hermanos. Mi hermano mayor se llamó a Salta Argentina, y todavía estaba sirviendo allí cuando llegué a mi llamado. Antes de abrir la carta llamada, yo estaba esperando ir a cualquier parte fuera de los EE.UU. y fuera del mundo que habla española de América Latina. Quería ir a algún lugar diferente y único, pero cuando abrí la carta, me di cuenta de que iba a servir en la Argentina como mi hermano mayor, aunque en una parte diferente del país.

Por un breve momento me sentí el orgullo y el resentimiento de alguien desilusionado por donde fueron llamados a servir. Pero esos sentimientos pronto dejó mientras el Espíritu confirmó que la Argentina fue donde el Señor me necesitaba para servir. Y, por supuesto, en retrospectiva, no puedo imaginar que hayan cumplido en otro sitio. Conocí a tanta gente buena, y pudo ver a muchas familias entran en las aguas del bautismo. Tuve grandes compañeros y presidentes de misión que influyó en mí para ser mejor. No hay duda de que la misión Argentina Rosario es donde el Señor me necesitaba, y donde yo necesitaba estar.

Al aceptar mi llamada misional y tratando de magnificar ese llamamiento de una manera agradable al Señor, aprendí que no es donde usted sirve lo que importa, sino cómo servir. Esta lección se enseña con fuerza, a través de palabra y obra, por el presidente J. Reuben Clark, ex-consejero de la Primera Presidencia de la Iglesia, cuando dijo: “En el servicio del Señor, no es donde usted sirve sino cómo hacerlo. En la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, una toma el lugar al que está debidamente llamada, lugar que una no busca ni niega” (en Informe de Conferencia, abril de 1951, 154). Y dijo esto, por cierto, cuando fue llamado como segundo consejero de la Primera Presidencia, después de servir por más de 16 años como primer consejero.

Ejemplos de buena voluntad de ir donde sea necesario

senior-couple-missionariesCitando de nuevo desde el élder Oaks, “Hace poco revisé los papeles misionales de más de cincuenta matrimonios mayores. Todos habían cumplido ya por lo menos tres misiones cuando enviaron los papeles para recibir otro llamamiento … Los comentarios de los líderes del sacerdocio, que aparecen en los papeles de esos matrimonios, son un testimonio de servicio y sacrificio. A continuación, cito varios:

  • “Dispuestos a ir a cualquier lugar y hacer cualquier cosa durante todo el tiempo que se les requiera.”
  • “Son un gran ejemplo de los miembros de la Iglesia que dedican su vida a servir al Señor.”
  • “Están dispuestos a prestar servicio en cualquier cargo al que se les llame.”
  • “Irán a cualquier parte y harán lo que se nos pida. No es un sacrificio sino un privilegio.”

Espero que lo mismo puede decirse de cada uno de ustedes y de mí un día cuando mi esposa y yo mandamos una solicitud para servir como misioneros.

Jesus, el ejemplo perfecto

Por supuesto, nuestro Salvador Jesucristo dio el mayor ejemplo de la voluntad de ir a donde el Padre Celestial quiere que vayamos. El Salvador hubiera preferido no bebió el amargo copa y sufrió por nuestros pecados en Getsemaní y en la cruz del Calvario (see DyC 19:18), pero él, con toda humildad, le dijo al Padre: “No mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42).

Que segamos el ejemplo de Cristo, y buscar la voluntad del Padre, y no la nuestra. Que podamos, a través de nuestras palabras y acciones, decir siempre “A donde me mandes iré, Señor.” En verdad, Misioneros Son Llamados por Dios, y a través de un servicio fiel, ellos y sus familias serán muy bendecidos del Señor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: