Usted esta aqui: Inicio » Historias de Conversión » La Conversión de Juan Carlos López

La Conversión de Juan Carlos López

by Jimmy on January 22, 2010 · 0 comments publicado en Historias de Conversión

El siguiente video es más largo que la mayoría de los que me producen, debido a mis dificultades con la langua Español. Pero creo que la historia, todavia, es inspirador y espero que usted pasará el tiempo para ver o leer acerca de la conversión de Juan Carlos López.

Juan Carlos López era un hombre que mi compañero, Elder Wasden, y yo encontré en la ciudad de Rosario a fines de diciembre de 1996. Conocimos a Juan Carlos en mi primer día en que estuve en la ciudad, y de hecho, fue probablemente dentro de una hora de mi llegada a la ciudad. Yo había estado sirviendo en una ciudad al norte de Rosario, cuando recibí la llamada de transferencia. Cuando llegué a Rosario fue a media mañana y, sin desempacar mis maletas, mi nuevo compañero y yo nos fuimos a hacer el trabajo misionero.elder wasden and smith parque urquiza rosario argentina

Escuchando al Espíritu de Abrir la Boca

A los pocos minutos de salir de nuestro apartamento, Elder Wasden vi a Juan Carlos en el otro lado de la calle, y insistió en que cruzamos de inmediato e ir a hablar con él. Era una calle muy transitada y no estábamos en un cruce peatonal, pero sabiendo el encargado de abrir la boca en todo momento, fuimos y le hablamos.

No sabíamos en ese momento, pero esa misma mañana, Juan Carlos López había estado hablando con su madre acerca de la Iglesia Mormona. Cuando nosotros misioneros lo vieron en la calle y lo detuvo para hablarle de nuestro mensaje, que sinceramente querían aprender acerca de la Iglesia. Yo siempre estaré agradecido al Elder Wasden para oír y obedecer la inspiración llegó por el Espíritu a ir a hablar con Juan Carlos.

Tuvimos una agradable charla con Juan Carlos. Él nos dio su dirección y nos invitó a ir a su casa a la mañana siguiente para enseñarle la primera charla.

missionary weekly plannerDesastre de Planificación

Planificadores Misionero, en ese momento en la Misión de Rosario, eran simplemente un pedazo de cartulina azul con un patrón de cuadrícula por cada día de la semana y cada hora del día. La parte trasera estaba en blanco y normalmente se usa para tomar notas, como los nombres de las personas y direcciones. Nos doblarlo para mantenerlo en el bolsillo. Cuando nos reunimos con Juan Carlos de la mañana, saqué mi planificador y escribió su nombre y dirección.

Cuando llegamos a casa para el almuerzo ese día, me di cuenta que estaba todavía utilizando mi agenda de mi área anterior. Así que me tiró mi planificador, y comenzó una nueva. Ni siquiera se me ocurrió que la información de Juan Carlos estaba en el planificador anterior.

A la mañana siguiente salimos a trabajar, pero olvidado por completo de nuestra cita con Juan Carlos. Cuando volvimos a nuestra apartamento para almorzarnos, se recibió una llamada de la oficina de la misión. Juan Carlos estaba muy preocupado acerca de nuestra falta de llegar para la cita, por lo que había encontrado en el número de oficina de la misión en la guía telefónica y los había llamado y les pidió que nos envíe a su casa. Fuimos corriendo directamente hacia su casa (Mapa de la casa de Juan Carlos), nos disculpamos e hicimos otra cita. Esta vez, fuimos muy cuidadoso para llegar a la cita.

juan carlos lopez home rosario argentinaLas Primeras Quatro Charlas

La primera charla fue bien, por lo que programamos una segunda discusión. Al final de la segunda charla, le pedimos a Juan Carlos para que siga el ejemplo del Salvador y de ser bautizado. Aceptó la invitación de todo corazón, y hemos hecho planes para él asistir a las reuniones de la iglesia el proximo domingo, lo que hizo. Tenemos programada la tercera charla y le dejó un pequeño folleto sobre los principios de la tercera discusión.

Todas nuestras conversaciones con Juan Carlos tuvo lugar alrededor de su mesa de comedor que se muestra en la imagen de la derecha. Su madre, que también se ve en la imagen, escuchó a todos las charlas, pero nunca quiso ser bautizado. Supongo que tomó esta foto durante la discusión la tercera o cuarta, porque el folleto para la discusión de sesiones, sobre el plan de salvación, se ve en la mesa.

Dudas Acerca del Diezmo

Antes de la charla in que habla sobre el diezmo, salimos de Juan Carlos el folleto, como de costumbre. Cuando llegamos a la cita, yo noté que era una calculadora en la mesa. Por primera vez en todas nuestras reuniones, calculatorJuan Carlos comenzó a mostrar las dudas y preocupaciones acerca del Evangelio restaurado de Jesucristo. El me preguntó cuántos miembros hay en el mundo, y luego comenzó a hacer algunos cálculos sobre los ingresos medios y cuánto dinero traía la Iglesia a través del diezmo. Había un montón de preguntas acerca de qué manera los fondos del diezmo se gastaron, Juan Carlos dejó de venir a las reuniones de la iglesia, y tuvimos que posponer su bautismo.

Para el próximo par de semanas, nos visitamos a Juan Carlos medida de lo posible, y cada vez que lo hizo, la calculadora se mantuvo sentado en su mesa de comedor. Habiamos traído con nosotros a los miembros de estas reuniones, le dimos nuestros testimonios, y le ruegamos a Juan Carlos para continuar leyendo el Libro de Mormón y orar sobre la veracidad de la Iglesia y nuestro mensaje. Por último, fijamos una última cita con Juan Carlos, donde teníamos previsto para decirle que estaremos visitando a él con menos frecuencia, pero era más que bienvenido a venir a la iglesia si quería seguir las lecciones.

La Oración y el Espíritu Cambió su Corazón

Cuando llegamos a casa de Juan Carlos y nos sentamos para esta reunión final, para nuestra sorpresa y alegría, no hay calculadora en la mesa. Esta calculadora, que había sido un símbolo de una piedra de tropiezo deteniendo su progresión en el Evangelio, se había ido y yo sabía que Juan Carlos comenzará progresando de nuevo hacia el bautismo. Juan Carlos nos dijo que quería escuchar al resto de las charlas y bautizarse lo más pronto posible.baptism of juan carlos lopez

Le pregunté a Juan Carlos lo que causó su cambio de corazón, y explicó que la noche anterior no podía dormir a causa del clima cálido y húmedo. Así que tomó su colchón para arriba sobre el techo, donde estaba más fresco, y trató de dormir allí. Dijo que estaba mirando las estrellas y él sintió que debía orar, así que se arrodilló y oró acerca de la vida, sobre el Evangelio restaurado, y sobre el principio del diezmo. Dijo que el Espíritu del Señor vino sobre él con fuerza y le dio una reprimenda leve y le dijo que no se preocupara por el principio del diezmo más. El Espíritu dio testimonio de la veracidad del Evangelio, y desde ese momento, Juan Carlos sabía que tenía que ser bautizado.

Juan Carlos se bautizó hace un par de semanas más tarde y fue un gran acontecimiento. Su historia de conversión es un testimonio de la importancia de los misioneros a seguir la inspiración del Espíritu a abrir la boca y proclamar el evangelio en todo momento, y un testimonio del poder de la oración y el Espíritu del Señor para penetrar en los corazones y convertir a la gente a el Evangelio restaurado de Jesucristo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Comment

Previous post:

Next post: