Un Día en la Vida de Hermanas Misioneras

Nota: Si bien las respuestas a continuación, así como el vídeo de arriba, da la hembra, hermana misionera perspectiva, la mayoría es igualmente aplicable a los jóvenes y los Elderes futuros.

Le pregunté a mi grupo de ex hermanas misioneras: ¿Qué es un típico día en la vida de una hermana misionera?

Misión Argentina Neuquen, Laura Daniels

“Era probablemente similar a la vida como un Elder: levantarse a las 6:30, preparar el desayuno, el estudio personal, el estudio de compañía, testimonios, y salir de trabajar a las 9:30. Trabajamos hasta la 1:00 y almorzarnos con uno de los miembros. Luego nos trabajamos desde las 2:00 hasta las 9:30 cuando nos íbamos a casa, comer un bocadillo, escribir en nuestros diarios e ir a la cama a las 10:30. La única diferencia importante para una hermana, por lo menos donde yo estaba, era que los ancianos no se les permitió enseñar a las mujeres que estaban solos, así que tiene un montón de referencias de ellos. Mi última área fue una ciudad en la cual se superponen tres otras áreas de Elderes y nuestro único propósito era enseñar a las mujeres que los Elders no podían enseñar. Estábamos siempre ocupado allí y no teníamos que golpear muchas puertas debido a ella. Eso fue definitivamente una bendición de ser una hermana misionera. Mi presidente de misión pidió más buenas hermanas que podría enseñar a todas las mujeres. Sin duda son necesarios!”

Misión Texas, Houston Este, JoLynn Hansen

“Levantarse a tiempo. Oración personal y con la compañera, comer, prepararse para el día, el estudio de compañerismo, estudio personal de las escrituras, el lenguaje, las charlas etc. Revisión de nuevo del horario, prepararse un paquete de un almuerzo, el Libro deMormón, y folletos. A continuación, tiene la oración compañera antes de salir por la puerta. Ir a las citas. Si las citas no están, golpear puertas. Habla con todo el mundo. Acosado por un perro, sudar, reír, llorar, sentir el espíritu, realizar servicio. Coma cuando pueda. Más citas. Casa a tiempo. Cenen, programación para el día siguiente, hacer llamadas telefónicas, la oración compañera, escribir en el diario, la oración personal, poner la alarma, apagar las luces!”

Misión New York Utica, Kristin Wardle Sokol

“En retrospectiva, fue una maravillosa estancia de esta cosa loca llamada la vida. Fue un descanso refrescante. Mientras estaba de servicio, cada día era un desafio. Ser demasiado frío, trabajando muy duro, tener hambre o demasiado, decepcionados, o cansados. El rechazo fue también una parte grande de la vida diaria. También experimenté una gran alegría. Pero mucho de ello era muy difícil de soportar. No cambiaría ni un momento de lo que he experimentado, pero hermanas deben saber lo que realmente les espera si siervan. A veces, aun extraño  golpeando puertas. Nunca pensé que diría eso.”

Misión Montana Billings, Wendi Condie

“Teníamos un horario diario que seguimos, pero cada día era un poco diferente, dependiendo de lo que habíamos planeado. Por la mañana nos levantamos a las 6:30, nos preparamos, desayunamos, y tuvimos por lo menos una hora de estudio. Tuvimos la oración y el estudio individual, la del compañerismo y la oración y el estudio. Fuimos del casa antes de las 9:30 am y no volimos hasta la hora del almuerzo. Nos gustaría estar en casa durante una hora para el almuerzo, y fuimos otra vez hasta que tuvimos una cita de la cena. Pasamos una hora en una casa de miembros para la cena, y luego solimos durante la noche por unas horas. Como hermanas, estuvimos obligados estar en casa antes de las 8:30 de la tarde y en la cama a las 22:00. En horas de la mañana si no tiene citas de enseñanza, íbamos a golpear puertas. Por la tarde, con frecuencia, hicimos servicio, y pasamos el tiempo buscando a menos activos y los miembros “perdidos”. Por supuesto, algunos de estas cosas eran específico para mi misión, y cada misión es un poco diferente, pero los componentes son los mismos. Prepárese por la mañana, y salir buscando a servir a los demás. De vez en cuando el Espíritu nos dirija en una dirección diferente de lo que habíamos planeado, y siempre había una razón. Escuchando el Espíritu es la clave! Algunos días se agotaron en una manera mental y físical, sin nada, aparentemente, positivos que ocurren. Otros días se pone en un alto nivel espiritual a causa de una charla maravillosa, o un nuevo contacto que estaba interesado.”

Misión Manzana del Templo Centro de Visitantes, Patti Rokus

“Una misión del Centro de Visitantes es muy diferente de una misión de proselitismo. Y oigo que la misión de la Manzana del Templo ha cambiado mucho desde que yo estaba allí. Así que no estoy seguro que tengo la información actualizada. Pero tener los visitantes y los contactos que se rodean de nosotros es una diferencia asombrosa. Pero no es diferente si no extendiesen la mano y hablar con ellos. Muchas hermanas no sabían cómo iniciar una conversación convincente. Por lo tanto, aprendera hablar con extraños sería una buena manera de prepararse para una misión.”

Misión Russia Rostov-na-Dony, Katie Gividen

“Al servir en Rusia fue una experiencia totalmente diferente. Caminé por todas partes, y cubre un área enorme.  Tuvimos reuniones el día entero todos los días porque no habían tantas mujeres que los Elderes encontraron que no podían enseñar. Rara vez toque las puertas o hice contacto con gente en la calle. Había un montón de oportunidades de reactivación y liderazgo. Serví en todas lascapacidades en todos los auxiliares como consejero en las Mujeres Jovenes, Sociedad de Socorro, y la Primaria.  Los miembros allí estaban en necesidad de orientación debido a que el evangelio era tan nuevo en esta zona. Estoy seguro de que un día típico sería un poco diferente dependiendo de la misión.”

Misión Arizona Tucson, Emily Craghead

“Despierta: 6:30 am. Ejercicio: 6:30-7. Ducha / prepárate: 7-8. Estudio personal: 8-9. Estudio de compañerismo: 9-10. Idiomas: 10-11. Enseñar / golpear puertas / encontrar, etc:11-1. Almuerzo: 1-2. Enseñar / golpear puertas/ encontrar, etc: 2-5. Cena: 5-6. Enseñar / golpear puertas /encontrar, etc: 6-9. Se nos permitió estar en el apartamento a las 9:30, por lo más tardar, si estabamos enseñando una lección. Planear para el día siguiente: 9. Diaro y preparar para la cama: 9-9:30. Cama: 10:30. Este es, obviamente, el horario de las cosas, pero tengo que decir que el trabajo misionero es divertido! El espíritu, la gente, los conocimientos que adquiera de ser una misionera es diferente a todo lo que he sentido desde entonces. Y honestamente, tuve una granexperiencia!”

1 reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *