Preparación Misional de la Conferencia General de Octobre de 2016

El camino perfecto a la felicidad por President Thomas S. Monson

Los misioneros comparten por todo el mundo el plan que nuestro Padre tiene para nuestra felicidad y salvación. No todos los que oyen este mensaje divino lo aceptan y lo siguen. Sin embargo, hombres y mujeres en todo lugar, tal como mi joven amigo en la Feria Mundial de Nueva York, reconocen sus verdades y plantan sus pies en el camino que los llevará a salvo a casa. Sus vidas cambian para siempre.

El cuarto piso, la última puerta por Presidente Dieter F. Uchtdorf

El cuarto piso, la última puerta uchtdorfLa fe viene a los que son humildes, diligentes y perseverantes. Viene a aquellos que pagan el precio de permanecer fieles. Esta verdad se ilustra en la experiencia de dos jóvenes misioneros que sirvieron en Europa, en una zona donde había pocos bautismos de conversos. Supongo que hubiera sido comprensible para ellos pensar que lo que hicieron no marcaría mucho la diferencia. Sin embargo, estos dos misioneros demostraron que tenían fe, y estaban comprometidos con la obra. Tenían la actitud de que si nadie escuchaba su mensaje, no sería por no haber hecho su mejor esfuerzo.

Un día, sintieron el deseo de visitar a los residentes de un edificio de apartamentos de cuatro pisos muy bien cuidado. Empezaron en el primer piso y tocaron en cada puerta presentando el mensaje salvador de Jesucristo y de la Restauración de Su Iglesia. Nadie en el primer piso los quiso escuchar. Hubiera sido fácil para ellos decir: “Lo hemos intentado; detengámonos aquí y vayámonos a otro edificio”.

No obstante, estos dos misioneros tenían fe y estaban comprometidos con la obra, así que llamaron en cada puerta del segundo piso. De nuevo, nadie les escuchó. En el tercer piso ocurrió lo mismo; y también pasó lo mismo en el cuarto piso; eso sí, hasta que tocaron la última puerta del cuarto piso. Una jovencita abrió la puerta, les sonrió y les pidió que esperaran mientras ella hablaba con su mamá.

Su madre tenía solo 36 años, había perdido recientemente a su esposo, y no estaba de humor como para hablar con los misioneros mormones. Así que le dijo a su hija que les dijera que se fueran. Sin embargo, la hija le suplicó a su mamá. Esos jóvenes son muy amables, le dijo, y solo tomara unos pocos minutos. La madre accedió de manera renuente. Los misioneros compartieron su mensaje y le dieron a la mamá un libro para leer: el Libro de Mormón.

Después de que ellos se marcharon, la mamá decidió que por lo menos leería unas pocas páginas. Terminó de leer el libro entero en unos pocos días. Poco después, esta maravillosa madre y su familia entraron en las aguas del bautismo. Cuando la pequeña familia asistió a su barrio local en Fráncfort, Alemania, un joven diácono se percató de la belleza de una de las hijas y se dijo a sí mismo: “¡Estos misioneros están haciendo un gran trabajo!”.

El nombre de ese joven diácono era Dieter Uchtdorf, y la encantadora jovencita, la que le había suplicado a su mamá que escuchara a los misioneros, lleva el hermoso nombre de Harriet. Cuando me acompaña en mis viajes, todo el que la conoce la llega a querer. Ha bendecido la vida de muchas personas por medio de su amor por el Evangelio y su personalidad tan alegre. Ella, en verdad, es la fuente de alegría en mi vida.

Cuán a menudo he elevado mi corazón en gratitud por los dos misioneros que no se detuvieron en el primer piso. Cuán a menudo mi corazón se hinche con aprecio por la fe y el trabajo de ellos. Con cuánta frecuencia he dado gracias porque ellos siguieron adelante hasta llegar al cuarto piso, la última puerta.

“Ven, sígueme”, practicando el amor y el servicio cristiano por Elder Robert D. Hales

misioneros crecen fielmente viviendo la vida consagradaJóvenes, ustedes son algunos de nuestros maestros del Evangelio más eficaces; van a la Iglesia a aprender a fin de poder volver a casa para enseñar y servir a su familia, vecinos y amigos. No tengan miedo; tengan fe para testificar de lo que saben que es verdadero. Piensen en cómo los misioneros de tiempo completo progresan porque viven fielmente una vida consagrada, utilizando su tiempo y talentos y dando testimonio para servir y bendecir a los demás. Al compartir su testimonio del Evangelio, ¡su fe crecerá y su confianza aumentará!

Un testigo de Dios por Elder Neil L. Andersen

Estén dispuestos a hablar de su fe en Cristo. Siempre que la ocasión se presente, hablen de Su vida, Sus enseñanzas y Su dádiva incomparable a toda la humanidad. Compartan Sus verdades poderosas que están en el Libro de Mormón. Él nos ha hecho esta promesa: “A cualquiera… que me confiese delante de los hombres, yo… le confesaré delante de mi Padre… en los cielos”10. Les prometo que si oran con frecuencia y sinceridad para tener oportunidades de “ser testigos de Dios”, las oportunidades vendrán, y aquellos que busquen más luz y conocimiento serán puestos ante ustedes. Si responden a los susurros espirituales, el Espíritu Santo llevará sus palabras al corazón de otra persona y un día el Salvador les confesará delante de Su Padre.

Misioneros cronometrando la conversion no depende de ustedLa obra espiritual de ayudar a alguien a venir al reino de Dios es una labor en equipo. Recurran a los misioneros lo más pronto que puedan y oren para pedir ayuda divina, pero recuerden que el momento de la conversión de otra persona no depende totalmente de ustedes.

Kamla Persand era de las islas Mauricio y asistía a la facultad de medicina en Burdeos, Francia, cuando la conocimos en febrero de 1991. Habíamos orado en familia para poder compartir el Evangelio con alguien que estuviera en busca de la verdad y le enseñamos en nuestro hogar. Tuve el privilegio de efectuar su bautismo, pero nosotros no fuimos la influencia más importante para que Kamla se uniera a la Iglesia. Amigos, misioneros e incluso familiares habían sido “testigos de Dios” en su país natal y un día, en Francia, cuando era el momento adecuado, Kamla tomó la decisión de bautizarse. Ahora, veinticinco años después, le rodean las bendiciones de esa decisión y su hijo es misionero en Madagascar.

Tengan anhelo por Cristo por Elder Kazuhiko Yamashita

¿Qué significa “tener anhelo por Cristo”? Tener anhelo por Cristo significa estar motivados, centrados y dedicados a Su obra; tener anhelo por Cristo rara vez significará que se nos selecciona para recibir honor público; tener anhelo por Cristo significa que servimos fiel y diligentemente en nuestros barrios y ramas, sin quejarnos y con corazones alegres.

Nuestros misioneros que prestan servicio en todo el mundo son bellos ejemplos de personas que en verdad tienen anhelo por Cristo. Hace unos años, la hermana Yamashita y yo prestamos servicio en la Misión Japón Nagoya. Nuestros misioneros tenían gran anhelo por Cristo.

…Mis queridos hermanos y hermanas, tenemos anhelo por Cristo cuando servimos fielmente, aceptamos con humildad, perseveramos con valentía, oramos con fervor y participamos dignamente. Tengamos anhelo por Cristo al aceptar nuestras dificultades y pruebas con paciencia y con fe, y hallemos gozo en el sendero de nuestros convenios.

Compartir el Evangelio restaurado por Elder Dallin H. Oaks

Hacia el final de Su ministerio terrenal, nuestro Salvador Jesucristo mandó a Sus discípulos: “Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones” (Mateo 28:19) e “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15). Todo cristiano está bajo esos mandatos de compartir el Evangelio con todos. Muchos llaman a esto “la gran comisión”.

…Actualmente contamos con muchos recursos para compartir el Evangelio que no estaban disponibles en generaciones anteriores. Tenemos la televisión, internet y las redes sociales; contamos con muchos mensajes valiosos que nos ayudan a presentar el Evangelio restaurado; tenemos la prominencia de la Iglesia en muchas naciones; contamos con una cantidad cada vez mayor de misioneros; pero, ¿estamos haciendo uso de todos esos recursos de manera que logremos el efecto máximo? Considero que la mayoría de nosotros diría que no. Deseamos ser más eficaces en cumplir con nuestra responsabilidad divinamente establecida de proclamar el Evangelio restaurado en todo el mundo.

…Compartir el Evangelio restaurado es nuestro deber y privilegio cristiano de toda la vida. El élder Quentin L. Cook nos recuerda: “La obra misional no es solo una de las 88 teclas de un piano que se toca de vez en cuando; es un acorde mayor de una atrayente melodía que debe interpretarse de modo continuo durante toda la vida, si hemos de mantener la armonía con nuestro compromiso hacia el cristianismo y el evangelio de Jesucristo”.

…podemos orar para recibir inspiración sobre lo que nosotros podemos hacer en nuestras circunstancias personales para compartir el Evangelio con los demás. Eso difiere de orar por los misioneros o de orar por lo que los demás pueden hacer. Debemos orar por lo que nosotros podemos hacer personalmente. Cuando oramos, debemos recordar que las oraciones para ese tipo de inspiración se contestarán si van acompañadas de un compromiso, de algo que las Escrituras llaman “verdadera intención” o “íntegro propósito de corazón”. Oren con el compromiso de actuar de acuerdo con la inspiración que reciban, prometiéndole al Señor que si Él los inspira a hablarle a alguien sobre el Evangelio, lo harán. …A medida que demostremos nuestra fe, esas oportunidades se nos presentarán sin necesidad de una respuesta “forzada ni artificiosa, sino que nuestros actos fluirán como resultado natural de nuestro amor por nuestros hermanos y hermanas”.

…Nuestros esfuerzos por compartir el Evangelio no deben limitarse a nuestro círculo de amigos y colegas. Durante los Juegos Olímpicos nos enteramos de que un taxista SUD en Río de Janeiro llevaba consigo ejemplares del Libro de Mormón en siete idiomas diferentes, los cuales entregaba a los que aceptaban recibirlo. Se denominó a sí mismo el “misionero taxista”. Él dijo: “Las calles de Río de Janeiro… son [mi] campo misional”.

…Compartir el Evangelio no es una carga, sino un gozo. Lo que llamamos la “obra misional de los miembros” no es un programa, sino una actitud de amor y de participación para ayudar a los que nos rodean. Es también una oportunidad de ser testigos de lo que sentimos en cuanto al evangelio restaurado de nuestro Salvador.

El gozo y la supervivencia espiritual por Presidente Russell M. Nelson

Esa es la razón por la que los misioneros dejan sus hogares para predicar Su evangelio. La meta de ellos no es aumentar el número de miembros de la Iglesia, sino enseñar y bautizar ¡para llevar gozo a la gente de todo el mundo!

El gran plan de redención por Linda S. Reeves

Cuando prestaba servicio junto a mi esposo al presidir él una misión, una mañana fuimos al aeropuerto a recoger a un grupo numeroso de misioneros. Un joven en particular me llamó la atención; parecía triste, agobiado y quizás hasta turbado. Esa tarde, lo observamos con atención. Al llegar la noche, el joven confesó algo que debió haber confesado antes, y sus líderes decidieron que debía regresar a casa. Aunque nos sentimos muy tristes de que hubiera sido deshonesto y no se hubiese arrepentido antes de llegar a la misión, camino al aeropuerto lo elogiamos con sinceridad y con amor por tener la valentía de revelar lo acontecido, y le prometimos mantenernos en contacto con él.

Ese gran joven fue bendecido con padres maravillosos, excelentes líderes del sacerdocio y un barrio amoroso que lo apoyó. Después de un año de esforzarse para arrepentirse por completo y participar de la expiación del Salvador, pudo volver a nuestra misión. Me resulta difícil explicar los sentimientos de gozo que experimentamos al recoger a ese joven del aeropuerto; estaba lleno del Espíritu, feliz, con confianza ante el Señor y deseoso de cumplir una fiel misión. Llegó a ser un misionero excepcional y, tiempo después, mi esposo y yo tuvimos el privilegio de asistir a su sellamiento en el templo.

Por el contrario, sé de una misionera que, consciente de que el pecado que había cometido antes de la misión, y el cual no había confesado, seguramente causaría que la enviaran a casa antes de tiempo, hizo planes de esforzarse extremadamente durante la misión y confesarlo al presidente unos días antes de completar su servicio. Ella no había experimentado la tristeza según Dios y trató de evadir el plan que nuestro amoroso Salvador nos ha brindado.

Durante nuestra misión, una vez acompañé a mi esposo a la entrevista bautismal de un hombre. Mientras mi esposo realizaba la entrevista, yo esperé afuera con las misioneras que habían enseñado a ese hermano. Una vez que se terminó la entrevista, mi esposo informó a las misioneras que el hombre podría bautizarse. Ese maravilloso hombre no dejaba de llorar, mientras explicaba que estaba seguro de que los pecados que había cometido durante su vida no le permitirían bautizarse. Pocas veces he sido testigo de un gozo y felicidad como los que vi ese día en alguien que salía de la oscuridad hacia la luz.

Preparación Misional de la Conferencia General de Octobre de 2012

Bienvenidos a la conferencia por Presidente Thomas S. Monson

“Me complace anunciar que, entrando en vigor de inmediato, todos los jóvenes dignos y capaces que se hayan graduado de la escuela secundaria o su equivalente, independientemente de dónde vivan, tendrán la opción de ser recomendados para la obra misional a los 18 años en lugar de a los 19…Hoy me complace anunciar que las jóvenes dignas y capaces que tengan el deseo de servir, pueden ser recomendadas para el servicio misional a partir de los 19 años en lugar de los 21.”

Haga clic aquí para leer el anuncio completo del presidente Monson acerca del nuevo requisito mínimo de edad para los misioneros.

¿Podéis sentir esto ahora? por Elder Quentin L. Cook

“Presidente Monson, ¡lo amamos, honramos y sostenemos! Este anuncio históricamente importante con respecto al servicio misional es inspirador. Recuerdo el entusiasmo que sentimos en 1960 cuando la edad para que los hombres jóvenes sirvieran se redujo de los 20 años a los 19. Llegué a las Misión Británica como misionero nuevo con 20 años; el primer joven de 19 años en nuestra misión fue el élder Jeffrey R. Holland, una adición increíble; le faltaban pocos meses para cumplir los 20 años. Después, a lo largo del año, llegaron muchos más jóvenes de 19 años. Tengo la seguridad de que se logrará una cosecha aún mayor ahora a medida que misioneros rectos y dedicados cumplan con el mandamiento del Salvador de predicar Su evangelio.”

“…Conforme nuestros jóvenes sigan el consejo del presidente Monson al prepararse para servir en misiones, y conforme todos vivamos los principios que el Salvador enseñó y nos preparemos para comparecer ante Dios, ganaremos una carrera mucho más importante. Tendremos al Espíritu Santo como nuestro guía para dirigirnos espiritualmente. Para todas las personas cuyas vidas no estén en orden, recuerden: nunca es demasiado tarde para hacer de la expiación del Salvador el fundamento de nuestra fe y de nuestra vida.”

¡Pregúntenles a los misioneros; ellos pueden ayudarlos! por Elder Russell M. Nelson

“Algunos de ustedes son miembros pero no participan activamente; aman al Señor y con frecuencia piensan en volver a Su redil, pero no saben cómo empezar. ¡Les sugiero que pregunten a los misioneros!; ¡ellos pueden ayudarlos! También pueden ayudarlos enseñándoles a sus seres queridos. Nosotros y los misioneros los amamos y queremos traer el gozo y la luz del Evangelio de nuevo a sus vidas.”

“…Algunos tal vez sientan que la vida es ajetreada y frenética, pero en lo profundo sienten un vacío punzante, se sienten sin rumbo ni propósito. ¡Pregúntenles a los misioneros; ellos pueden ayudarlos! Pueden ayudarlos a aprender más del propósito de la vida, de por qué están aquí y adónde irán después de la muerte. Aprenderán cómo el evangelio restaurado de Jesucristo puede bendecir sus vidas más allá de lo que se puedan imaginar.

Si tienen preocupaciones sobre su familia, ¡pregúntenles a los misioneros; ellos pueden ayudarlos! El fortalecer a los matrimonios y a las familias es de suma importancia para los Santos de los Últimos Días. Las familias pueden estar unidas por la eternidad. Pídanles a los misioneros que les enseñen cómo puede ser posible para su familia.”

“…Hacemos hincapié en la importancia de comprender las Escrituras sagradas. Un estudio independiente recientemente encontró que los Santos de los Últimos Días eran los que más conocimiento tenían en cuanto al cristianismo y a la Biblia. Si quieren comprender la Biblia y el Libro de Mormón mejor y obtener una comprensión mayor de la hermandad entre los seres humanos y de la paternidad de Dios, ¡pregúntenles a los misioneros; ellos pueden ayudarlos!”

“…Si quieren saber más acerca de la vida después de la muerte, acerca de los cielos o del plan de Dios para ustedes; si quieren saber más del Señor Jesucristo, Su expiación y la restauración de Su Iglesia como se estableció originalmente, ¡pregúntenles a los misioneros; ellos pueden ayudarlos!”

Hermanos, tenemos trabajo que hacer por Elder D. Todd Christofferson

“Piensen en la obra misional. Jóvenes, no tienen tiempo que perder, no pueden esperar hasta que tengan 17 o 18 años para pensar seriamente en prepararse. Los quórumes del Sacerdocio Aarónico pueden ayudar a sus miembros a entender el juramento y convenio del sacerdocio y a prepararse para su ordenación a élderes; pueden ayudarlos a entender las ordenanzas del templo y a prepararse para recibirlas; y pueden ayudarlos a prepararse para cumplir una misión exitosa. Los quórumes del Sacerdocio de Melquisedec y la Sociedad de Socorro pueden ayudar a los padres a preparar misioneros que conozcan el Libro de Mormón y que vayan al campo totalmente comprometidos. Y en todo barrio y rama, esos mismos quórumes pueden ser los que guíen eficazmente el trabajo en equipo con los misioneros de tiempo completo que presten servicio en sus unidades.”

Ver a los demás como lo que pueden llegar a ser por Presidente Thomas S. Monson

“Allá por el año 1961 hubo una conferencia mundial para presidentes de misión, y cada presidente de misión de la Iglesia vino a Salt Lake City para las reuniones. Yo vine a Salt Lake City desde mi misión, en Toronto, Canadá.

En una reunión en particular, N. Eldon Tanner, que en ese entonces era ayudante del Quórum de los Doce, acababa de regresar de su primera experiencia de presidir las misiones de Gran Bretaña y Europa Occidental. Contó de un misionero que había sido el misionero más exitoso de todos los que había entrevistado. Dijo que, mientras entrevistaba a aquel misionero, le había dicho: “Supongo que todas las personas que usted bautizó llegaron a la Iglesia mediante referencias”.

El joven contestó: “No, a todas las encontramos tocando puertas”.

El hermano Tanner le preguntó cuál era la diferencia de su método, por qué él había tenido un éxito tan fenomenal y otros no. El joven dijo que él intentaba bautizar a cada persona que conocía. Dijo que, si golpeaba a una puerta y veía a un hombre fumando un cigarro, vestido con ropa vieja y aparentemente indiferente a todo —en especial, a la religión—, él se imaginaba cómo se vería el hombre en circunstancias diferentes. En su mente, lo veía sin barba y de camisa blanca y pantalones blancos. Y el misionero se veía a sí mismo ayudando al hombre a entrar en las aguas del bautismo. Él dijo: “Cuando veo a alguien de ese modo, tengo la capacidad de expresarle mi testimonio en una forma que le llegue al corazón”.

“…La obra misional es una característica distintiva de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Siempre lo ha sido y siempre lo será. Como dijo el profeta José Smith: “Después de todo lo que se ha dicho, el mayor y más importante deber es predicar el Evangelio”.

Dentro de dos cortos años, todos los misioneros de tiempo completo que actualmente sirven en este ejército real de Dios habrán terminado su labor de tiempo completo y habrán regresado a sus hogares y seres queridos. Su remplazo se encuentra esta noche entre los poseedores del Sacerdocio Aarónico de la Iglesia. Jóvenes, ¿están listos para responder? ¿Están dispuestos a trabajar? ¿Están preparados para servir?”

El primer y grande mandamiento por Elder Jeffrey R. Holland

“A los jóvenes de la Iglesia que pronto estarán listos para misiones, templos y el matrimonio, les decimos: “Amen a Dios y permanezcan limpios de la sangre y de los pecados de esta generación. Ustedes tienen una obra monumental que llevar a cabo que se recalcó en ese maravilloso anuncia hecho por el presidente Thomas S. Monson ayer por la mañana. Nuestro Padre Celestial espera el amor y la lealtad de ustedes en toda etapa de su vida”.

Consideren las bendiciones por Presidente Thomas S. Monson

“Ese joven bondadoso nos llevó de vuelta a nuestra casa en Midway. Traté de pagarle por sus servicios, pero generosamente se negó. Indicó que era un Boy Scout y que quería hacer una buena obra. Le dije quién era yo y él expresó agradecimiento por el privilegio de ayudar. Suponiendo que tenía la edad para ir a la misión, le pregunté si tenía planes de hacerlo, pero dijo que no estaba seguro de lo que quería hacer.

La mañana del lunes siguiente, le escribí una carta al joven agradeciéndole su bondad. En la carta lo animé a servir en una misión de tiempo completo. Le mandé un ejemplar de uno de mis libros, en el que puse de relieve los capítulos sobre el servicio misional.

Más o menos una semana después, la mamá del joven llamó por teléfono y me dijo que su hijo era un joven sobresaliente pero que por ciertas influencias en su vida, el deseo que siempre había tenido de servir en una misión había disminuido. Indicó que ella y el papá habían ayunado y orado pidiendo que hubiera un cambio en su corazón. Habían puesto su nombre en la lista de oración del Templo de Provo, Utah. Esperaban que de alguna forma su corazón fuera influenciado para bien y que volviera a sentir el deseo de servir en una misión y de servir fielmente al Señor. La mamá quería informarme que consideraba que los acontecimientos de aquella noche fría eran la respuesta a sus oraciones por él. Yo le dije: “estoy de acuerdo con usted”.

Después de varios meses y de tener más comunicaciones con el joven, mi esposa y yo sentimos gran gozo cuando asistimos a su despedida antes de que saliera a la Misión Canadá Vancouver.”

Preparación Misional de la Conferencia General de Octobre de 2011

Thomas S. Monson, Mormon ProphetThomas S. Monson: Atrévete a lo correcto aunque solo estés

“Una vez que obtenemos un testimonio, nos corresponde compartir ese testimonio con los demás. Muchos de ustedes, hermanos, han servido como misioneros por todo el mundo. Muchos de ustedes, jovencitos, irán a servir. Prepárense ahora para esa oportunidad. Asegúrense de ser dignos de servir.”

“Que siempre seamos valientes y estemos preparados para defender lo que creemos, y si tenemos que estar solos en el proceso, que lo hagamos con valor, con esa fortaleza que viene del conocimiento de que en realidad nunca estamos solos cuando estamos con nuestro Padre Celestial.”

L. Tom Perry: El perfecto amor echa fuera el temor

“Después, hablemos en defensa de la Iglesia. En el transcurso de nuestra vida diaria somos bendecidos con muchas oportunidades de compartir con los demás lo que creemos. Cuando nuestros amigos y colegas nos preguntan acerca de nuestras creencias religiosas, nos están invitando a compartir lo que somos y lo que creemos.”

“La “conducta” de hoy en día parece estar relacionada cada vez más con la participación en internet. Animamos a la gente, jóvenes y adultos, a usar internet y los medios de comunicación para tender una mano y compartir sus creencias religiosas.”

“Les prometo que si responden a las invitaciones de compartir sus creencias y sentimientos acerca del evangelio restaurado de Jesucristo, un espíritu de amor y un espíritu de valentía serán su compañero constante, ya que “el perfecto amor echa fuera el temor” (1 Juan 4:18). Éste es un momento de crecientes oportunidades para compartir el evangelio de Jesucristo con los demás. Preparémonos para aprovechar las oportunidades que se nos presenten a cada uno de nosotros para compartir nuestras creencias.”

Russell M. Nelson: Convenios

“Es nuestra la simiente preordenada y preparada para bendecir a la gente del mundo. Es por eso que el deber del sacerdocio incluye la obra misional. Después de unos 4.000 años de expectativa y preparación, éste es el día señalado en el que el Evangelio se llevará a todas las familias de la tierra. Ésta es la época del prometido recogimiento de Israel; ¡y tenemos la oportunidad de participar en él! ¿No es emocionante? El Señor cuenta con nosotros y nuestros hijos —y está profundamente agradecido por nuestras hijas— que sirven con dignidad en misiones en esta gran época del recogimiento de Israel.”

Jeffrey R. HollandSomos los soldados

“Esta noche busco misioneros que no aten sus lenguas de forma voluntaria sino que, con el Espíritu del Señor y el poder de su sacerdocio, abran su boca y efectúen milagros.”

“En esta batalla entre el bien y el mal no pueden jugar para el adversario cuando se encuentren ante la tentación y luego esperar ponerse del lado del Señor en el momento de ir al templo y a la misión como si nada hubiese sucedido. Eso, mis amigos, no lo pueden hacer. Dios no será burlado.”

“El Señor ha trazado límites de dignidad para quienes son llamados a trabajar con Él en esta obra. ¡Ningún misionero puede desafiar a otra persona a que se arrepienta de una transgresión sexual, de usar lenguaje profano o de ver pornografía si él mismo no lo ha hecho!”

“Mis jóvenes amigos, necesitamos decenas de millares de misioneros más en los meses y los años venideros. Deben provenir de un mayor número de jóvenes del Sacerdocio Aarónico que hayan sido ordenados y que sean activos, puros y dignos de servir.”

“Necesitamos miles de matrimonios más en las misiones de la Iglesia. Todo presidente de misión los pide. Dondequiera que prestan servicio, los matrimonios aportan a la obra una madurez que no pueden brindar los jóvenes de 19 años, por más excelentes que sean.”

“¡Qué mejor regalo pueden dar los abuelos a su posteridad que decir con hechos y con palabras: “En esta familia servimos en misiones”!”

W. Christopher Waddell: La oportunidad de toda una vida

“Profetas, videntes y reveladores asignan a los misioneros bajo la dirección y la influencia del Espíritu Santo. Presidentes de misión inspirados dirigen las transferencias cada seis semanas y rápidamente aprenden que el Señor sabe exactamente donde quiere que sirva cada misionero.”

“Por medio de tu dedicado servicio y sacrificio voluntario, tu misión se convertirá en tierra santa para ti. Serás testigo del milagro de la conversión a medida que el Espíritu obre por tu intermedio para conmover los corazones de aquellos a quienes enseñes.”

“Llega a tu misión con tu propio testimonio del Libro de Mormón, que se obtiene por medio del estudio y la oración…Llega a tu misión siendo digno de la compañía del Espíritu Santo…Llega a tu misión listo para trabajar.”

Kazuhiko YamashitaLos misioneros son un tesoro de la Iglesia

“Deseo expresar mi amor, mi respeto y mis sentimientos de gratitud sinceros a todos los misioneros que han servido en el mundo. Estoy seguro de que las personas a quienes ayudaron a convertir no los han olvidado. “¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas!” Yo soy uno de esos conversos. Me convertí a los 17 años, cuando era alumno de secundaria…Cuando tenía 17 años realmente no entendía muy bien los mensajes que los misioneros me habían enseñado; sin embargo, tenía un sentimiento especial en cuanto a los misioneros. Quería llegar a ser como ellos y sentí su amor profundo y duradero.”

“Ahora me gustaría decir algunas palabras a los misioneros que actualmente están sirviendo en misiones por el mundo. La actitud y el amor que demuestran a los demás constituyen mensajes importantes. Aunque yo no entendí inmediatamente todas las doctrinas que los misioneros me enseñaron, sentía su gran amor, y sus muchos actos de bondad me enseñaron importantes lecciones. El mensaje de ustedes es un mensaje de amor, un mensaje de esperanza y un mensaje de fe. La actitud y las acciones de ustedes invitan al Espíritu, y el Espíritu nos permite entender las cosas que son importantes. Lo que quiero comunicarles es que, mediante su amor, ustedes imparten el amor de Dios. Son un tesoro de esta Iglesia. Estoy tan agradecido a todos ustedes por su sacrificio y dedicación.”

“Me gustaría también hablarles a ustedes, futuros misioneros… Es necesario que lleven tres cosas con ustedes a la misión: 1. Un deseo de predicar el Evangelio. El Señor desea que busquen a Sus ovejas y las encuentren. Hay personas esperándolos en todo el mundo. Por favor, vayan sin demora hasta donde ellas están. Nadie se esfuerza más que los misioneros para ir al rescate de otras personas. Yo soy una de esas personas rescatadas. 2. Desarrollen su testimonio. El Señor requiere que tengan un “corazón y una mente bien dispuesta” 3. Amen a los demás, como lo hizo el élder Swan, quien trajo a su misión el abrigo y el amor que su padre tiene por Japón y su gente.”

“Y para ustedes que no saben cómo prepararse para servir en una misión, por favor vayan y hablen con su obispo. Sé que los ayudará.”

Misioneros Son Llamados por Dios

El siguiente es un extracto, texto y vídeo, del discurso del Elder Ronald A. Rasband titulado El llamamiento divino de un misionero que el dio en Sesión del Sacerdocio de la Conferencia General de abril 2010. En el discurso, el Elder Rasband explica el proceso de llamada misional, sobre todo, cómo los misioneros son llamados por Dios a través de inspiración por nuestros profetas vivientes.

Como parte de mi capacitación inicial como nueva Autoridad General, tuve la oportunidad de sentarme con algunos miembros de los Doce cuando asignaban a misioneros para servir en una de las más de 300 misiones de esta gran Iglesia.

Con el permiso del presidente Henry B. Eyring, y alentado por él, me gustaría contarles una experiencia muy especial que tuvimos hace varios años cuando él era miembro del Quórum de los Doce. Cada uno de los apóstoles tiene las llaves del reino y las ejerce bajo la dirección y asignación del Presidente de la Iglesia. El élder Eyring estaba asignando misioneros a sus respectivas áreas de trabajo y, como parte de mi capacitación, se me invitó a observar.

Me reuní con el élder Eyring temprano por la mañana en un cuarto donde se habían preparado varios monitores grandes de computadoras para la sesión. También se encontraba allí un miembro del personal del Departamento Misional a quien se le había asignado ayudarnos ese día.

Primero nos arrodillamos juntos en oración. Recuerdo que el élder Eyring utilizó palabras muy sinceras al pedir al Señor que lo bendijera para saber “perfectamente” a qué lugar se debía asignar a los misioneros. La palabra “perfectamente” indica mucho en cuanto a la fe que el élder Eyring mostró ese día.

Para comenzar el proceso, aparecía en el monitor de la computadora la foto del misionero o la misionera a quien se daría la asignación. Al aparecer cada foto, me parecía como si el misionero o la misionera estuviera en el cuarto con nosotros. Entonces el élder Eyring saludaba al misionero con su voz gentil y agradable: “Buenos días, élder Reier o hermana Yang. ¿Cómo está usted hoy?”.

Me dijo que le gustaba imaginarse dónde concluirían su misión los misioneros; eso le ayudaba a saber a dónde se les debía asignar. Luego, el élder Eyring analizaba los comentarios de los obispos y los presidentes de estaca, las notas médicas y otros aspectos relacionados con cada misionero.
Después, miraba otra pantalla en donde aparecían las áreas y las misiones alrededor del mundo. Finalmente, según le indicaba el Espíritu, asignaba al misionero o a la misionera a su área de trabajo.

De otros miembros de los Doce he aprendido que ese método general es usual cada semana cuando los Apóstoles del Señor asignan a muchos misioneros a dar servicio por todo el mundo.

En vista de que años atrás yo había prestado servicio como misionero en mi país, en la Misión de los Estados del Este, esa experiencia me conmovió profundamente. Además, al haber servido como presidente de misión, estaba agradecido de tener otra confirmación en el corazón de que los misioneros que había recibido en la ciudad de Nueva York se me habían enviado por revelación.

Después de asignar a varios misioneros, el élder Eyring se dirigió a mí mientras reflexionaba sobre un misionero en particular y dijo: “Hermano Rasband, ¿a dónde cree que debe ir este misionero?”. ¡Me sobresalté! Le indiqué suavemente que no sabía, ¡y que tampoco sabía si yo podía saber! Me miró de frente y simplemente me dijo: “Hermano Rasband, preste más atención, ¡y también podrá saber!”. Después de eso, acerqué mi silla un poco más al élder Eyring y a los monitores, ¡y sí presté mucho más atención!
Un par de veces más al continuar el proceso, el élder Eyring se volvió hacia mí y me preguntó: “Bueno, hermano Rasband, ¿a dónde siente que debe ir este misionero?”. Yo le nombraba una misión en particular y el élder Eyring me miraba pensativo y decía: “¡No, no es esa!”, y asignaba al misionero a la misión a la que él había sentido que debía ir.

Casi al finalizar las asignaciones, apareció la foto de cierto misionero en la pantalla. Tuve una impresión muy fuerte, la más fuerte de toda la mañana, de que ese misionero que teníamos enfrente debía ser asignado a Japón. Yo no sabía si el élder Eyring me iba a preguntar sobre ese misionero, pero increíblemente lo hizo. Con vacilación y humildad le dije: “¿A Japón?”. El élder Eyring respondió de inmediato: “Sí, vayamos allí”. Aparecieron en el monitor las misiones de Japón, y en el acto supe que el misionero debía ir a la Misión Japón Sapporo.

El élder Eyring no me preguntó el nombre exacto de la misión, pero asignó al misionero a la Misión Japón Sapporo.

En lo profundo de mi corazón me sentí muy conmovido y sinceramente agradecido al Señor por permitirme tener esa impresión, y saber a dónde debía ir ese misionero.
Al terminar la reunión, el élder Eyring me testificó del amor que el Salvador tiene por cada uno de los misioneros asignados a salir al mundo a predicar el Evangelio restaurado. Dijo que es por el gran amor del Salvador que Sus siervos saben a dónde deben ir a prestar servicio esos maravillosos hombres y mujeres jóvenes, misioneros mayores y matrimonios misioneros. Recibí un testimonio más esa mañana de que cada misionero a quien se llama en esta Iglesia, y que se asigna o reasigna a una misión en particular, es llamado por revelación del Señor Dios Todopoderoso mediante uno de éstos, Sus siervos.

Compartir el Evangelio en Línea

Hace un par de años, el Elder M. Russell Ballard pronunció un discurso histórico denominado Compartiendo el Evangelio por el uso de Internet. En el espíritu de ese discurso, estoy anunciando el lanzamiento de una nueva sección de Preparación Misional Mormóna de que estoy llamando Compartir Mormona. En Mormón Compartir (vea “Comparte” en la navegación superior del sitio), usted encontrará herramientas para ayudarle a compartir el Evangelio restaurado de Jesucristo en su página Web, Facebook, un blog, o en otro lugar. Va a encontrar widgets, insignias, códigos, y otras herramientas para ayudarle rápidamente y fácilmente empezar a compartir el evangelio en línea. Hay mucho allí ahora, y en el futuro voy a estar agregando más.

Y ya que estamos hablando sobre el tema de compartir el evangelio en línea, estos son algunos de mis pasajes favoritos de discurso del élder Ballard:

La Internet: Una imprenta moderna de prensa

“Para muchos de ustedes, si usted lee los periódicos, lo más probable es que las lee en la Internet. El nuestro es el mundo del ciberespacio, los teléfonos celulares que captura el vídeo, descargas de video y música, redes sociales, mensajería de texto y blogs, podcasts y computadoras de mano.”

“El Señor, a lo largo de los siglos, ha tenido una mano en inspirar a la gente para inventar herramientas que facilitan la propagación del evangelio. La Iglesia ha adoptado y abrazado las herramientas, incluyendo la prensa, radio y la televisión, e Internet.”

Únase a la Conversación en Línea

“Hay conversaciones que se encienden sobre la Iglesia constantemente. Esas conversaciones continuarán si podemos o no optar por participar en ellas. Pero no podemos permanecer al margen mientras que otros, incluidos nuestros críticos, intento de definir lo que la Iglesia enseña. Si bien algunas conversaciones han audiencias en los miles o incluso millones, la mayoría son mucho, mucho más pequeño. Pero todas las conversaciones tienen un impacto en los que participan en ellos. Las percepciones de la Iglesia se establecen una conversación a la vez.”sharing-the-gospel-online

“Ahora, pido que se une a la conversación, participar en la Internet para compartir el evangelio y explicar en términos sencillos y claros el mensaje de la Restauración. La mayoría de ustedes ya saben que si usted tiene acceso a Internet, puede iniciar un blog en cuestión de minutos y empezar a compartir lo que sabes que es verdad. Puede descargar los vídeos de la Iglesia y de otros lugares apropiados, incluyendo newsroom.lds.org, y enviarlos a tus amigos. Puede escribir a sitios de medios en Internet que informe sobre la Iglesia y la voz de su punto de vista acerca de la exactitud de los informes. Esto, por supuesto, requiere que usted entienda los principios básicos del Evangelio. Es esencial que usted sea capaz de ofrecer un testimonio claro y correcto de las verdades del Evangelio. También es importante que usted y la gente a la que dais testimonio entender que usted no habla por la Iglesia en su conjunto. Habla usted como un miembro, pero que dan testimonio de las verdades que han llegado a conocer.”

Ejemplos de lo que puedes hacer

“Un miembro de la Iglesia que viven en el Medio Oeste de los Estados Unidos hace un esfuerzo para compartir el evangelio todos los días, en persona. A continuación, escribe un blog sobre sus esfuerzos diarios para compartir las enseñanzas del Libro de Mormón y para dar tarjetas y folletos de la Iglesia a todos los que encuentra. Su esfuerzo por compartir el evangelio con tanta diligencia es admirable, y su esfuerzo para escribirlo, sin duda, inspira a muchos otros a hacer lo mismo.”

“Otros han grabado y publicado sus testimonios de la Restauración, las enseñanzas del Libro de Mormón, y otros temas del evangelio en populares sitios para compartir vídeos. Usted también puede contar su historia a quienes no son miembros de esa manera. Usar historias y palabras que ellos puedan entender. Hable honesta y sinceramente sobre el impacto que el evangelio ha tenido en su vida, de cómo ha ayudado a superar los puntos débiles o problemas y ayudó a definir sus valores. La audiencia de estas y otras herramientas de nuevos medios a menudo puede ser pequeña, pero el efecto acumulativo de miles de historias de este tipo puede ser grande. El esfuerzo combinado, sin duda, vale la pena resultada si sólo unos pocos están influenciados por sus palabras de fe y el amor de Dios y Su Hijo, Jesucristo.”blogging

“La restauración del Evangelio de Jesucristo ha tenido, sin duda, un poderoso impacto en su vida. Ha formado, en parte, de lo que eres y lo que será su futuro. No tenga miedo de compartir con otros sus experiencias como un seguidor del Señor Jesucristo. Todos tenemos historias interesantes que han influido nuestra identidad. Compartiendo estas historias es una forma no amenazante para hablar con los demás. Contar esas historias puede ayudar a desmitificar la Iglesia. Usted puede ayudar a superar las malas interpretaciones a través de su propia esfera de influencia, que debería incluir a la Internet.”

Ninguna necesidad de discutir o competir

“Al participar en esta conversación y utilizar las herramientas de los nuevos medios, recuerda quién eres, los Santos de los Últimos Días. Recuerde que, como dice el proverbio, que “la blanda respuesta quita la ira: Mas la palabra áspera hace subir el furor” (Proverbios 15:1). Y recuerde que la contención es del diablo (ver 3 Nefi 11:29). No hay necesidad de discutir o competir con otros respecto a nuestras creencias. No hay necesidad de ponerse a la defensiva o agresivo. Nuestra posición es sólida, la Iglesia es verdadera. Simplemente tenemos que tener una conversación, como amigos lo harían que esten en la misma habitación, siempre guiados por la inspiración del Espíritu y constantemente recordar la expiación del Señor Jesucristo, que nos recuerda lo precioso que son los hijos de nuestro Padre Celestial.”

Conclusión
“Deje que su voz sea escuchada en esta gran causa del Evangelio de Jesucristo.”

Sión

El siguiente es un texto de una charla que di en la Iglesia de hoy. No es muy relacionadas con la misión de preparación, excepto en la medida en el trabajo misioneros es ayudar a establecer Sión. Pero espero que todavía va a gustar.

zion-city-of-enoch

Ciudad de Enoc
Me gustaría hablar con usted acerca de la sociedad de Sión conocida como la Ciudad de Enoc. Mientras que Enoc y su pueblo vivió hace mucho tiempo, hay veces que no eran tan diferentes que hoy nuestra propia. La Escritura dice que en ese momento, “hubo guerras y derramamiento de sangre” sobre todo la tierra, sin embargo, “el Señor vino y habitó con su pueblo, y ellos moraron en rectitud.” (Moisés 7:16) Dice que “tan grande fue la fe de Enoc” y su gente que “todas las naciones temieron en gran manera.” (v 13) Se dice que “el Señor bendijo la tierra”, donde la gente vivía de Enoc, y que “prosperaron.” (v 17)

Entonces llegamos al versículo familiar, Moisés 7: 18, donde dice “Y el Señor llamó SIÓN a su pueblo, porque eran uno en corazón y voluntad, y vivían en rectitud; y no había pobres entre ellos.” Entonces, como se sabe, debido a la fe y la justicia de Enoc y su pueblo, “Sión fue llevado al cielo.” (V 23)

Colectiva e individualmente, cada uno de nosotros puede alcanzar las bendiciones de la alegría y la felicidad y la prosperidad, tanto espiritual como temporal, cuando nos esforzamos por lograr una sociedad Sión. Veo en el versículo anterior, hay tres cosas que conducen a una sociedad Sión:

  • La Unidad: “eran uno en corazón y voluntad”
  • La Vida Recta: “vivían en rectitud”
  • Cuidado de los Pobres: “no había pobres entre ellos”

Elder Dallin H. Oaks 1. La Unidad

“A veces escuchamos las palabras “celebrar la diversidad”, como si la diversidad es un objetivo final”, dijo el élder Dallin H. Oaks. Sin embargo, “Jesús no oró que sus seguidores ser “diversa.” Oró que sería “uno” (Juan 17:21-22). La revelación moderna no dice, “ser diversos. … Dice: “Sed uno, y si no sois uno, no sois míos.” (D. y C. 38:27) … Nuestra Iglesia tiene un acercamiento a la obvia diversidad cultural y étnica entre nuestros miembros. Nos enseñan que lo que nos une es mucho más importante que lo que nos diferencia. En consecuencia, nuestros miembros se les pide que concentren sus esfuerzos para fortalecer nuestra unidad … Buscamos establecer una comunidad de los santos-“un solo cuerpo,” el apóstol Pablo lo llamó (1 Cor. 12:13), donde cada uno se sienta necesario y deseado y donde todos puedan alcanzar las metas eternas que compartimos. “(Dallin H. Oaks, “Cosas más pesadas”, Ensign, enero 2001)

President Dieter F. Uchtdorf Permanezcan juntos, levanten e impulsen desde donde estén

In his talk about a year ago, President Uchtdorf taught of the need for unity among the saints when he urged us to “stand close together and lift where you stand.” Said he, “

se le pidió a un grupo de hermanos que trasladara un piano de cola desde el salón sacramental al salón cultural contiguo, donde lo necesitaban para una actividad musical. Ninguno de ellos se dedicaba de profesión a las mudanzas y la labor de transportar el pesado instrumento hasta el salón cultural parecía casi imposible. Todos sabían que la tarea requeriría no sólo fuerza física, sino también una meticulosa coordinación. Surgieron numerosas ideas, pero ninguna que lograra que el piano se mantuviera debidamente equilibrado. Se reubicaba una y otra vez a los hermanos según la fuerza, la altura y la edad, pero nada funcionaba.

Mientras estaban alrededor del piano sin saber qué hacer, el hermano Hanno Luschin, un buen amigo mío, dijo: “Hermanos, permanezcan juntos, levanten e impulsen desde donde estén”.

Parecía demasiado simple; sin embargo, cada uno impulsó desde donde estaba y el piano se elevó del suelo y llegó hasta el salón cultural como por sí solo. Ésa fue la solución al problema; sólo tenían que permanecer juntos e impulsar desde donde estuvieran.” (Presidente Dieter F. Uchtdorf, “Impulsen desde donde estén,” Ensign, Nov 2007)

2. La Vida Recta

Como la gente de la ciudad de Enoc, vivimos en una época de muchas “guerras y derramamiento de sangre,” sin embargo se puede, como ellos,”prosperar”, por medio de viviendo “en justicia.” Enoc vio una visión del mundo, después de su ciudad fue llevado al cielo. Vio que Satanás ha “velado toda la faz de la tierra con la oscuridad” y que esa maldad hizo que el Señor a llorar. El Señor explicó que la maldad causado miseria y la fatalidad, y que le entristecía ver la “mano de obra” de sus propias manos hacer esa malas decisiones. El Libro de Mormón profeta Alma expresa bien este concepto cuando dijo a su hijo “la maldad nunca fue felicidad.” (Alma 41:10) La vida recta es un componente indispensable para todas las personas en una sociedad Sión.

spencer w kimballAutosuficiencia

Una parte importante de la vida recta a los principios del Evangelio es el trabajo y la autosuficiencia. Me pareció interesante lo que la Primera Presidencia, dijo en 1936 sobre el establecimiento del programa de bienestar de la Iglesia. Ellos dijeron: “Nuestro objetivo primordial era establecer, en la medida en que podría ser posible, un sistema en el que la maldición de la ociosidad sería eliminado … El objetivo de la Iglesia es ayudar a la gente a ayudarse a sí mismos. El trabajo debe ser entronizado como principio rector de la vida de nuestros miembros de la Iglesia. “(Primera de la Presidencia, la Conferencia General, octubre de 1936.)

La vida recta significa obedecer los mandamientos del Señor. El primero y grande es “Amarás al Señor tu Dios” (Mateo 22:37), “Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. (Mateo 22:39) El Salvador enseñó que amar y servir a los demás era el base de todos los mandamientos otro evangelio. El profeta Spencer W. Kimball dijo que “podemos ver que los Servicios de Bienestar no es un programa, pero la esencia del evangelio. Es el evangelio en acción. “(Spencer W. Kimball, Ensign, diciembre 1984, 2)

3. Cuidado de los Pobres

La vida recta conduce naturalmente al tercer componente de una sociedad de Sión, el cuidado de los pobres. El rey Benjamín, que era rey profeta benevolente en el Libro de Mormón, enseñó que por el cuidado de los pobres y necesitados, nos ayudan a mantenernos sin mancha del pecado. Dijo que, “a fin de retener la remisión de vuestros pecados de día en día, para que andéis sin culpa ante Dios—, quisiera que de vuestros bienes dieseis al pobre, cada cual según lo que tuviere, tal como alimentar al hambriento, vestir al desnudo, visitar al enfermo, y ministrar para su alivio, tanto espiritual como temporalmente, según sus necesidades.” (Mosiah 4:26.)

president thomas s monsonEl Ejemplo de Presidente Monson

La compasión por el presidente Monson y cuidado de los pobres y los necesitados en toda su vida es un ejemplo que todos debemos conocer y emular. Se ha escrito muchas veces sobre las 85 viudas que vivían en su barrio cuando era un joven obispo. “En Navidad que llamó personalmente a la casa de cada viuda, dejando un regalo y su bendición”, y que continuó incluso después de su liberación como obispo. (vea President Thomas S. Monson). En el Primer Presidencia Navidad devocional, el presidente Monson dijo, “la verdadera alegría viene como se muestra el amor y la compasión inspira en el Salvador del mundo, que dijo: ‘Ya que habéis hecho a uno de los menos de ellos, habéis hecho a mí ‘ “. (vea First Presidency Gives 2009 Christmas Message)

Ejemplo de mi padre con la Hermana Funderburk

Mi padre siempre era gran ejemplo para mí el cuidado de los pobres y necesitados. Cuando yo era un joven adolescente, yo estaba compañero de maestro orientacion con mi padre. Una de las familias que visitamos de manera regular eran los Funderburks. La Hermana Funderburk era una anciana que vivía en condiciones de extrema pobreza. Ella no tenía marido (que no vivía con ella de todas formas). Hermana Funderburk siempre ha tenido un hijo de crianza que viven con ella. Creo que este era su único medio de ingresos, ya que el gobierno le pagaría una pequeña remuneración a cambio de la vivienda y el cuidado de un hijo de crianza. Ella vivía en un remolque / casa móvil muy antigua, con láminas de plástico en muchas de las paredes y ventanas y en la necesidad general de las reparaciones graves.

La instalación de cañerías en la casa de la Hermana Funderburk era un objeto frecuente de nuestra atención como maestros. Mi papá y yo no fuimos los fontaneros, pero la tubería necesaria atención, por lo que enrolla las mangas y trabajó en ella muchas veces. Recuerdo que un invierno, las montañas del norte de Georgia puso bastante frío y sus tuberías se congelaron, dejándola sin agua corriente. Fuimos, el sábado siguiente, y trabajó todo el día para aislar y enterrar las tuberías en el suelo.

La Hermana Funderburk no tenía teléfono, así que mi papá y yo simplemente cayó sobre ella un par de veces al mes para ver si todo estaba bien. Recuerdo que una noche le visitamos y descubrimosn que no tenían comida en su casa. Mi papá hizo una inmediata correr a la tienda de comestibles, que probablemente fue de diez a quince millas de unidad en cada sentido, ya que ella vivió en el campo, al igual que nosotros. Mi papá compró la leche, el pan y otros productos esenciales. El Espíritu le impulsó a mi papá a detenerse y preguntar si había alguna necesidad, y fue en el momento justo como la hermana Funderburk fue, sin duda, rogando a Dios por ayuda.

james walker and jimmy smith familyTrabajando con James Walker

Años más tarde, cuando mi esposa y yo vivíamos en Memphis, Tennessee, conocí a un miembro de la Iglesia en similares circunstancias de pobreza. Su nombre era James Walker. James era un caballero de edad, tal vez 65 años de edad. Los misioneros tuvieron recientemente le bautizó. James vivía solo, aparte de la mano llena de pollos que planteó, por lo que pude ver fue su única fuente de ingresos. Había conocido a James cuando se bautizó, pero en realidad no llegó a conocer él hasta nuestro obispo me pidió que trabajara con James y le enseñara a leer y escribir. Al trabajar con James, como lo hice durante el próximo par de años, yo era, sin duda, preparado por el gran ejemplo de mi padre.

Mientras que James era muy pobre en términos de bienes materiales, nunca me sentí en mi propósito de trabajar con él fue a darle ayuda financiera tanto como lo era sólo para ser su amigo. Yo era consciente de la generosidad de muchos miembros de la Iglesia que dio libremente para ayudar a James, al igual que nosotros de vez en cuando. Pero James necesitaba amigos mas que cualquier otro. Él necesitaba gente en su vida que había amor y la confianza en él. Trabajar con James en este programa de alfabetización me ha permitido ayudar y apoyarlo en todos los sentidos. Y aunque vivimos 2.000 millas de separación ahora, James y yo todavía hablar por teléfono de vez en cuando.

hurricane katrina relief waveland 2Esfuerzos de Socurro de Huracán Katrina

A finales del verano de 2005, estábamos viviendo en Memphis, Tennessee, a sólo 6 horas al norte de Nueva Orleans, cuando llegó el huracán Katrina. En pocos días, si no de horas, nuestra Iglesia y muchas otras organizaciones estaban sobre el terreno ayudando a los pueblos cuyas vidas y los bienes habían sido destruidos. Un par de semanas después de la tormenta, en la iglesia un domingo, tenemos una solicitud como nunca he tenido ni antes ni después, como miembro de la Iglesia. Nos pidieron, en particular, de los hermanos, aunque algunos de sus hermanas fueron, para ir a Nueva Orleáns para ayudar con los esfuerzos de socorro. Se nos pidió que dejáramos la tarde del viernes, hay que bajar a Nueva Orleans, duermen en el centro de estaca o de su estacionamiento, trabajo todo el día sábado, luego trabajar la mitad del día domingo y luego llevar a casa la noche del domingo. Este programa nos ha permitido poner en un día y medio de trabajo y no perder ninguno de nuestros puestos de trabajo normales de lunes a viernes.

hurricane katrina relief wavelandPara mí, esto parecía una oportunidad única en la vida para ayudar y yo salté a la oportunidad. Si te acuerdas de las fotos y videos de la destrucción del huracán Katrina, ya que en persona la vista triunfó todos. Fotos y videos simplemente no pueden expresar completamente la horrible escena de la destrucción. En los próximos meses, hize tres de estos viajes de fin de semana a Nueva Orleans para el socorro, la recuperación y reconstrucción. Los hermanos de nuestro estaca y muchos otros estaban allí cada fin de semana durante meses y nos ayuda a miles de personas.

Comentarios del Presidente Hinckley sobre del Socorro de Katrina

El presidente Hinckley habló de los esfuerzos de socorro en la sesión del sacerdocio de la Conferencia General en octubre de 20005. “Grupos numerosos de nuestros hermanos han viajado distancias considerables, llevando consigo herramientas, tiendas de campaña y radiante esperanza. Los hermanos del sacerdocio han brindado miles y miles de horas de trabajo de rehabilitación; ha habido entre tres y cuatro mil trabajando a la vez. Algunos de ellos se encuentran con nosotros en esta ocasión. No nos cansamos de darles las gracias…hurricane katrina relief waveland 3

“Dos de nuestros Setenta de Área, el hermano John Anderson, que reside en Florida, y el hermano Stanley Ellis, que vive en Texas, han dirigido gran parte de esa labor; pero ellos serían los primeros en afirmar que el mérito lo merece el gran número de hombres y de jovencitos que han prestado ayuda. Muchos de ellos han llevado puestas camisas que tienen inscritas estas palabras: “Manos mormonas que ayudan”. Se han ganado el amor y el respeto de las personas a las que han ayudado. Su colaboración no sólo ha sido para los miembros de la Iglesia necesitados, sino para un gran número de personas cuya afiliación religiosa se desconoce.

Ellos han seguido el modelo de los nefitas, tal como se encuentra registrado en el libro de Alma: “…no desatendían a ninguno que estuviese desnudo, o que estuviese hambriento, o sediento, o enfermo, o que no hubiese sido nutrido; y no ponían el corazón en las riquezas; por consiguiente, eran generosos con todos, ora ancianos, ora jóvenes, esclavos o libres, varones o mujeres, pertenecieran o no a la iglesia, sin hacer distinción de personas, si estaban necesitadas” (Alma 1:30).

hurricane katrina relief waveland buildingEscuchando al presidente Hinckley de Waveland Mississippi

Escuche al discurso de Presidente Hinckley en vivo del edificio de la Iglesia mormona en Waveland Mississippi, casi destruido por la tormenta. Las paredes y alfombra de ese edificio habían sido arrancadas, pero había aún un techo todavia.  Asi que estaba sirviendo como una especie de cuartel general de rescate y socorro, con un montón de herramientas, suministros y ayudantes dispuestos. Recuerdo estar sentado en estas circunstancias, en la ropa sucia de un duro día de trabajo, con docenas de otros hermanos y hermanas, reunidos por una televisión pequeña establecidos en ese edificio destruido. Recuerdo el sentimiento de orgullo, y logro, y la alegría de haber ayudado a otras personas. En algunos aspectos, por supuesto, era un sacrificio para ir allí, pero la recompensa de servir a los demás superaban en mi mente.

He subido a mi flckr cuenta todas las fotos que tengo de mis viajes a la costa del Golfo de México para el socorro despues del huracán Katrina:

Conclusión

Como dije al principio, cada uno de nosotros disfrutarán la forma más verdadera de la alegría y la vamos a tener una abundancia de la prosperidad espiritual y temporal, cuando nos esforzamos por lograr una sociedad Sión, a través de:

  • La Unidad: “eran uno en corazón y voluntad”
  • La Vida Recta: “vivían en rectitud”
  • Cuidado de los Pobres: “no había pobres entre ellos”

Entonces, nosotros, como la sociedad de Sión establecido por el Salvador en las Américas, se puede decir de nosotros, “ciertamente no podía haber un pueblo más dichoso entre todos los que habían sido creados por la mano de Dios.” (4 Ne. 1:16)

Me encantan los muchachos bulliciosos

Aquí está un extracto de vídeo de otra buena charla de la Conferencia General de octubre de 2009 sobre la preparación misionera. Este es del Elder Yoon Hwan Choi, de los Setenta y su discurso se llama Me encantan los muchachos bulliciosos. Su mensaje es muy importante para los jóvenes y sus líderes.

“Me gustaría contarles de un grupo de muchachos bulliciosos que llegaron a mi vida hace muchos años cuando yo era un obispo joven en Seúl, Corea. Eran chicos del vecindario. En ese entonces apenas uno o dos eran miembros de la Iglesia, y eran los únicos de su familia que lo eran. Eran un grupo de amigos que iban a la capilla a jugar y estar juntos. Les gustaba jugar al ping-pong durante la semana y participar en actividades divertidas los sábados. La mayoría no eran aplicados en la escuela y mucha gente los consideraba pendencieros.

“Yo era un padre joven con dos hijos varones que en esa época tenían siete y nueve años. No sabía qué hacer por aquellos muchachos. Eran tan alborotadores que una vez mi esposa Bon-Kyoung me pidió que nos mudáramos a otro barrio para que nuestros hijos vieran el buen ejemplo de otros jóvenes. Medité y oré al Padre Celestial para que me ayudara a encontrar la forma de ayudar a esos chicos. Por fin tomé la decisión de tratar de enseñarles cómo cambiar su vida.

“Llegó a mi mente una visión muy clara. Percibí que si llegaban a ser misioneros, sus vidas cambiarían. A partir de entonces me entusiasmé mucho y traté de pasar la mayor cantidad de tiempo posible con ellos, enseñándoles la importancia del servicio misional y cómo prepararse para salir a la misión.

“En aquellos días fue trasladado a nuestro barrio el élder Seo, un misionero de tiempo completo. Se había criado en la Iglesia y como joven del Sacerdocio Aarónico participó con sus amigos en un coro de hombres jóvenes. Conoció a esos chicos bulliciosos de nuestro barrio. A los que no eran miembros el élder Seo les enseñó las charlas misionales y también algunas canciones que antes cantaba. Con esos muchachos ruidosos formó un cuarteto triple al que llamó Cuarteto Hanaro, que quiere decir “sean uno”. Les gustaba cantar juntos, pero todos necesitábamos mucha paciencia cuando los oíamos.

“Nuestro hogar estaba abierto a la visita de los miembros. Los muchachos iban a la casa casi todos los fines de semana y a veces también entre semana. Les dábamos de comer y les enseñábamos, tanto los principios del Evangelio como la aplicación del mismo en sus vidas. Tratamos de darles una visión de su vida futura.

“Cantaban cada vez que iban a nuestra casa. Los fuertes sonidos que emitían nos lastimaban los oídos, pero siempre los alabábamos porque oírlos cantar era mucho más placentero que verlos meterse en problemas.

“Esas actividades prosiguieron por años. La mayor parte de esos jóvenes maduró en el Evangelio, y se produjo un milagro: con el tiempo, nueve de los muchachos que no eran miembros de la Iglesia se bautizaron. Pasaron de ser chicos bulliciosos y alborotadores a ser valientes jóvenes guerreros.

“Sirvieron en misiones, conocieron a hermosas hermanitas en la Iglesia y se casaron en el templo. Naturalmente cada uno enfrentó distintos retos al hacer la misión, seguir los estudios y casarse, pero todos permanecieron fieles porque deseaban obedecer a sus líderes y complacer al Señor. Ahora tienen familias felices con hijos que nacieron en el convenio.

“Contando a sus esposas e hijos, nueve chicos bulliciosos se convirtieron en cuarenta y cinco miembros activos del reino del Señor. Ahora son líderes en sus barrios y estacas: uno es obispo, dos prestan servicio en obispados, otro sirve en el sumo consejo y dos más son presidentes de Hombres Jóvenes. Uno de ellos es líder misional de barrio, otro secretario ejecutivo y otro maestro de seminario. Siguen cantando en grupo, y he aquí el otro milagro: ¡en realidad suenan bien! …

“Estimados hombres jóvenes, obedezcamos a los líderes de la Iglesia y seamos como Adán, que no siempre sabía el porqué pero de todas formas estaba dispuesto a obedecer. Y, por favor, asistan fielmente a las reuniones de la Iglesia. Si lo hacen, sabrán cómo prepararse para su futuro y obtendrán el éxito. A los jovencitos que nacieron en la Iglesia y también a los que se han unido a ella les digo, ustedes son el ejército del Señor. Llegarán a ser misioneros extraordinarios y padres de familias rectas. El Padre Celestial los bendecirá para que tengan familias felices. En el Evangelio tienen ustedes un futuro esperanzador y, al igual que los hijos de Helamán, nos brindarán dicha eterna a todos nosotros.”

La enseñanza ayuda a salvar vidas

Aquí hay algunos consejos buenos acerca de la preparación misión de Russell T. Osguthorpe, Presidente General de la Escuela Dominical. Este es un extracto de su discurso en la Conferencia General de octubre de 2009 llamado, La enseñanza ayuda a salvar vidas.

“En mi adolescencia, mi maestro de la Escuela Dominical era un ex misionero reciente, el hermano Peterson. Cada semana trazaba en la pizarra una gran flecha desde la esquina izquierda inferior apuntando hacia la esquina derecha superior. Luego escribía en la parte de arriba de la pizarra: “Apunta más alto”.

“Sin importar la doctrina que estuviera enseñando, nos pedía que nos esforzáramos y que llegáramos un poco más allá de lo que creyéramos posible. La flecha y esas palabras, apunta más alto, eran una invitación constante durante la lección. El hermano Peterson me inspiró a querer servir una buena misión, ser mejor en los estudios y elevar mis metas profesionales.

“El hermano Peterson tenía una obra para nosotros; su meta era ayudarnos a “pensar, sentir y luego hacer algo por vivir… los principios del Evangelio”. Su enseñanza ayudó a salvar mi vida.

“A los 19 años, fui llamado a servir en una misión a Tahití, y tenía que aprender dos idiomas: el francés y el tahitiano. Al principio me desanimé mucho por no progresar en ninguno de los dos idiomas. Cuando trataba de hablar francés, la gente me contestaba en tahitiano, y cuando trataba de hablar tahitiano, me respondían en francés. Estaba a punto de darme por vencido.

“Entonces, un día, al pasar por la lavandería de la casa de misión, escuché que alguien me llamaba. Me volteé y vi a una mujer tahitiana canosa en la puerta indicándome que regresara. Se llamaba Tuputeata Moo. Ella sólo hablaba tahitiano y yo sólo hablaba inglés. Entendí muy poco de lo que trataba de decirme, pero sí entendí que quería que regresara todos los días a la lavandería para ayudarme a aprender el tahitiano.

“Pasé todos los días para practicar con ella mientras planchaba. Al principio no estaba seguro si reunirme con ella me ayudaría, pero gradualmente comencé a entender lo que me decía. Cada vez que nos reuníamos, me expresaba su total confianza de que yo podía aprender ambos idiomas.

“La hermana Moo me ayudó a aprender el tahitiano, pero me ayudó a aprender más que eso. En realidad me estaba enseñando el primer principio del Evangelio: la fe en el Señor Jesucristo. Me enseñó que si confiaba en el Señor, Él me ayudaría a hacer algo que yo consideraba imposible. No sólo ayudó a salvar mi misión, sino también a salvar mi vida.”

La Base Doctrinal de la Obra Misional

dallin h oaksPara aquellos de ustedes que no suscribirse a la revista Liahona, o no han tenido la oportunidad de leer el artículo este mes que se llamaba ¿Por qué realizamos la obra misional? por el Elder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles. El artículo es grande, aquí hay algunos extractos:

La base doctrinal de la obra misional se encuentra en la siguiente declaración del Salvador a Nicodemo: “De cierto, de cierto te digo que el que no naciere de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios” ( Juan 3:5).

El “reino de Dios” al que se hace referencia aquí es el reino celestial.

No predicamos ni enseñamos con el fin de “traer personas a la Iglesia” ni lo hacemos para aumentar el número de miembros de la Iglesia. No predicamos ni enseñamos solamente para persuadir a las personas a vivir una vida mejor. Honramos y apreciamos a los numerosos ministros y a otras personas que participan en un ministerio que convierte a las malas personas en buenas, y a las buenas en mejores. Esto es importante, pero nosotros ofrecemos algo más. Sin la ayuda de esta Iglesia, uno puede hacerse merecedor de heredar el reino terrestre en vez del reino telestial. Nuestra mira es un destino más elevado.

El propósito de nuestra obra misional consiste en ayudar a los hijos de Dios a cumplir con una condición prescrita por nuestro Salvador y Redentor. Predicamos y enseñamos con el fin de bautizar a los hijos de Dios, para que puedan ser salvos en el reino celestial en vez de quedar limitados a un reino inferior. Realizamos la obra misional para bautizar y confirmar. Ésta es la base doctrinal de la obra misional.

Nicodemus Taught by ChristContinuó:

El Evangelio restaurado nos proporciona un conocimiento adicional acerca de Jesucristo y Su doctrina. Sin embargo, lo que distingue nuestro mensaje no es solamente este conocimiento adicional. El requisito del bautismo nos recuerda que las verdades que enseñamos no son académicas. El Evangelio restaurado consta de doctrinas y ordenanzas. Proclamamos que el bautismo es necesario para ser redimidos de los pecados según las condiciones prescritas por el Redentor, y que sólo los poseedores del sacerdocio de esta Iglesia poseen la autoridad divina que transforma el acto de la inmersión en el agua en una ordenanza del Evangelio sempiterno. Nuestra predicación y enseñanza va dirigida al bautismo.

Élder Oaks terminó diciendo:

La base doctrinal de la obra misional es la palabra de Dios, revelada en todas las épocas, que establece que el hombre no puede obtener la salvación en el reino celestial sin el sacrificio expiatorio de Jesucristo, y que la única manera de apelar a los méritos de esa Expiación es seguir el mandamiento de su autor: “Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros” (Hechos 2:38). Se nos llama a cooperar en este gran esfuerzo.