James, Niño Perdido de Sudán

Resumen: James Manyok Ayuen, uno de los niños perdidos de Sudán, soportó las pruebas de que la mayoría de nosotros no podemos ni imaginar. Sin embargo, él se mantuvo fiel a su fe cristiana y después de la migración a los EE.UU., se reunió con los misioneros mormones, y eventualmente se unió a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Esta es una breve versión de su historia.

lost boys of sudanEn diciembre de 2014, tuve el privilegio de escuchar un discurso de James Manyok Ayuen, uno de los niños perdidos de Sudán. Él hizo un relato fascinante de sí mismo y miles de otros jóvenes que habían sido obligadas a abandonar Sudán durante la guerra civil de ese país, que se iniciaron en 1983. James y los otros jóvenes caminaron más de mil millas de Sudán a un campo de refugiados en Etiopía. Durante el viaje, casi la mitad del grupo, y casi todas las niñas, murieron a causa de la desnutrición y la exposición. Fue en este punto que este grupo de miles de jóvenes desplazados se les dio el nombre, los niños perdidos de Sudán.

Unos años más tarde, los niños perdidos de nuevo se encontraron no deseado y se vieron obligados a hacer otra caminata de más de 1.000 millas, esta vez a un campo de refugiados en Kenia. Una vez más, tenían muy poca comida y otros suministros, y muchos estaban desnudos, sin ni siquiera una camisa o pantalón. Los jóvenes que quedaron retrasados o desviado del camino, en busca de comida, a menudo cayó presa de los leones y otros animales salvajes en la zona.

James era sólo un niño cuando hizo estos viajes. Sobrevivió a estas circunstancias difíciles con una actitud positiva, una determinación feroz, y la sabiduría y la madurez de alguien mucho mayor. James tuvo la actitud de que si los chicos más altos y mayores podrían hacer algo, él podría hacerlo también. Cuando el grupo estaba cruzando un río en Sudán, muchos niños se ahogaron cuando subían a los hombros de unos a otros porque no sabían nadar. James viendo este desastre, sabiamente esperó a que no habia otros chicos estaban alrededor de cruzar, para que no sería pisoteado y matado. Aunque más pequeño que la mayoría de los otros, James pudo quedarse con el grupo, al correr de la parte delantera, entonces reposando durante varias horas ya que el grupo continuó yendo por. Luego se levantaba y corrio a la parte delantera de nuevo, así que fue capaz de quedarse con el grupo y no quedarse atrás y el riesgo de la muerte.

Estos jóvenes habían sido planteadas por los buenos padres cristianos, y según James, la mayoría eran episcopal. En sus campos de refugiados hicieron todo lo posible para educar a otros en lectura, matemáticas, y la fe. Sin papel, lápices, u otros suministros, el trabajo escolar fue hecho por escrito con los dedos en la tierra. Aunque pobre en cuanto a las cosas del mundo, James no era pobre en espíritu y mantuvo su fe en Dios. Durante estos tiempos difíciles, James oró a menudo por tres cosas:

  1. Una buena educación
  2. Ropa: un simple par de pantalones y una camisa
  3. Una bicicleta

James AyuenFinalmente, a través de algún tipo de intervención de las Naciones Unidas y de Estados Unidos, James y muchos de los niños perdidos de Sudán fueron capaces de llegar a los Estados Unidos. Selección para venir a los Estados Unidos, sin embargo, no era automático y James tuvo que ser entrevistado por intervalos durante cinco años antes de que fuera llevado a los EE.UU. con algunos de los otros niños perdidos. Sin buenos registros de nacimiento, los niños perdidos tenían que adivinar su edad. James había oído que si era mayor de 18 años, tendría libertad para hacer lo que quiera en los EE.UU., aunque también le obligaba a vivir por su cuenta en lugar de con una familia de acogida. James elegir la ruta más-18, y fue enviado a los EE.UU. con otros niños perdidos, dado un suministro de tres meses de los alimentos, y desde allí se quedó solo.

Poco después de mudarse a los Estados Unidos, James había conseguido los tres cosas por lo cual que había orado, y él los tenía en abundancia. Obtuvo su diploma de escuela secundaria y se matriculó en la universidad. La gente le habían dado más ropa de lo que podía manejar y tuvo que dar mucho de vuelta. Él fue capaz de conseguir una bicicleta y luego alguien le dio una segunda. Sintió que Dios había escuchado y respondió a todas sus oraciones.

Conocer a los Mormones

James estaba viviendo en un apartamento de Filadelfia con otros cuatro niños perdidos, cuando se reunió con los misioneros mormones. Estaba contento de hablar con ellos, aunque no estaba inicialmente interesado en aprender lo que querían enseñarle. James era firme en su fe en Dios y de hecho pensaba que podía enseñar a los misioneros más de Dios de lo que le podían enseñarle a el. Él escuchó a algunas de las charlas misionales, pero no tienen el deseo de ser bautizado.

James, sin embargo, se ofreció a ayudar a los misioneros en todo lo que podía, incluyendo dándoles paseos a sus otras citas de enseñanza. James le daría a los misioneros un paseo y luego se quedaría y escuchar sus conversaciones con otros investigadores. Pronto escuchó los misioneros hablan de la doctrina del bautismo por los muertos y que fue un punto de inflexión para él.

James se había preguntado a menudo por qué su abuelo, que nunca tuvo la oportunidad de oír hablar de Jesucristo, se le negó la salvación porque él no fue bautizado. Los mormones misioneros enseñanzas que los vivos podría ser bautizado en nombre de sus antepasados fallecidos, dando así a los muertos la oportunidad de aceptar a Jesús y reciben las ordenanzas salvadoras, tenían sentido perfecto para James. Otras enseñanzas como sellamiento de las familias por la eternidad añaden nuevos conocimientos al testimonio James ya tenía del evangelio de Jesucristo. Nada enseñado por los misioneros parecía restar el evangelio o contradecir lo que él entiende que es cierto, sólo añade una nueva luz y entendimiento.

James Ayuen at workAl describir, Jame, su conversión a la fe mormona, una cita del presidente Joseph F. Smith acerca de los recuerdos espíritu vino a mi mente: “Todas las verdades más destacados que llegan a casa con tanta fuerza en la cabeza y el corazón parece sino el despertar de los recuerdos de la espíritu. ¿Podemos saber nada aquí que no sabíamos antes de venir? “(Doctrina del Evangelio, 13).

Pronto, James se convirtió y bautizó a un miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Ahora James es un estudiante en la Universidad Brigham Young, y él trabaja en el Centro de Servicio Global para la Iglesia. Estoy asombrado del ejemplo de James de la perseverancia y la fe, y estoy agradecido a llamarle a un hermano en el Evangelio restaurado de Jesucristo.

La conversión de la familia Lescano

elder sanchez mormon missionary concordia argentinaEn abril de 1997, estaba sirviendo en una ciudad llamada Concordia, Argentina. Esta era una pequeña ciudad en la frontera de Uruguay, que creo que tenía tres ramas de la Iglesia SUD. Yo estaba sirviendo en el barrio Universidad. Mi compañero era Elder Sánchez, un nativo de Argentina que no hablaba Inglés. Esto fue en la segunda mitad de mi misión, así que mi español era bueno, pero aún se mejoró por hablar todos el español todo el tiempo con el élder Sánchez.

Un día, mi compañero y yo estábamos en contacto personas en la calle (una de mis formas preferidas para abrir la boca), cuando vimos a un joven en la esquina esperando el autobús. Nos acercamos al hombre, nos presentamos, y empezamos una buena conversación sobre el evangelio restaurado de Jesucristo. Pronto llegó el autobús, por lo que preguntó al hombre si podriamos venir a su casa algún tiempo para terminar la discusión. Rápidamente el nos dio su dirección, y a continuación, se subió a su autobús.

Al día siguiente, fuimos a buscar la casa del hombre por la dirección que nos dio, pero no pudimos encontrarlo. Encontramos la calle, pero no pudimos encontrar el número de la casa que nos había dado. En este punto nos dimos cuenta a un hombre trabajando en su jardín, así que nos acercamos y le preguntamos sobre la dirección que el hombre nos había dado el día anterior. El hombre fuera de su patio fue nombrado Jorge Lescano, y confirmó que la dirección que teníamos no era válido. Le dijimos a Jorge que eramos misioneros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y le preguntamos si podíamos compartir un mensaje con él.

elder smith and lescano family concordia argentina

Jorge nos dio una tasa de agua y hablamos durante unos minutos. Fue una conversación agradable, y le preguntamos si podíamos volver a enseñar a toda su familia una discusión. Jorge nos invitó a volver, y unos días más tarde regresamos y nos presentó a su esposa, Beatriz, y sus cuatro hijos.

Los Lescanos fueron muy receptivos al mensaje del evangelio. Dentro de unas semana de conocerles, llegaron a la iglesia donde disfrutaron de los discursantes y a conocer a los demás miembros. Cuando enseñamos a los Lescanos la segunda charla, les invitamos a ser bautizados y ellos aceptaron. Después de enseñarles la tercera charla, mi compañero y yo tengo les dicieron que yo iba a ser trasladado a otra ciudad.

Cuando le dijimos a Jorge y Beatriz, que yo iba a salir, Jorge estaba visiblemente emocionado. Se me tocó que en esas pocas semanas Jorge había forjado un vínculo con mi compañero y yo que le llevó hasta las lágrimas en este momento. Los Lescanos eran una gran familia y yo estaba triste porque no pudo quedarme a presenciar su bautismo. Pero me quedé en contacto con el élder Sánchez, y un par de semanas más tarde, él me envió una foto de su bautismo.

elder sanchez and lescano baptismLas circunstancias que nos llevaron a la encuentra y la conversión de la familia Lescano me recuerdan a una escritura en la que José, que fue vendido como esclavo en Egipto por sus hermanos, habla con los hermanos muchos años después:

“Vosotros pensasteis hacerme mal, mas Dios alo encaminó a bbien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener con vida a un pueblo numeroso.” Gen 50:20

El hombre que encontramos en la esquina esperando el autobús pretende engañarnos con una dirección falsa, pero Dios lo encaminó a bien. Debido a esta experiencia, nos encontramos con Jorge y Beatriz Lescano, su familia entró en el redil de Jesucristo, y estábamos todos muy bendecidos.

La conversión de Agustín Zapata: El amor del Libro de Mormón y El Siguir del Espíritu

La conversión de Agustín Zapata es una historia sobre el poder del Libro de Mormón y manera en que la fe se puede reforzar con las asociaciones de otros miembros.

Augustín-Zapata-beltran-argentinaConocí a Agustín Zapata después de haber tenido su primera charla con los misioneros. Yo acababa de ser trasladado a la zona, una ciudad que se llama Fray Luis Beltrán. Los Elderes anteriores habían encontrado Agustín y le dieron un Libro de Mormón. Cuando mi compañero y yo volvimos a visitar a Agustín pocos días después de la primera discusión, encontramos que había leído el libro de Mormón entero. Le encantaba el Libro de Mormón y no podía dejar de leerlo en su totalidad y luego empezar a leer de nuevo.

Cuando escuché eso, pensé que Agustín era “de oro” y que iba a ser bautizado en el corto plazo. Bueno, no todo resultó de esa manera.

Continuamos la enseñanza de Agustín de las charlas. Él disfrutaba mucho de nuestras visitas, se sentía el Espíritu mientras estábamos allí, y creía todo lo que le enseñamos. Pero cuando le invitó a ser bautizado, él dijo que no estaba seguro de eso. Su padre fallecido era un católico devoto, y Agustín temía que iba a ofender a su padre si él se unió a otra fe. Yo no tenía ni idea de cómo hacer frente a su preocupación, por lo que le animé a seguir orando y venir a la iglesia con nosotros para ver cómo le gustaba la reuniones de la Iglesia y el pueblo allí.

Agustín accedió a venir a la iglesia, pero semana tras semana, nunca se presentó. Finalmente, nos ofrecimos a darle un paseo a la Iglesia, por venir a su casa, caminar con él al autobús, y aun pagar su pasaje. Pero todavia, semana tras semana, cuando nos presentamos en su casa, el vendría con excusas para no venir a la iglesia.

Finalmente, un sábado por la noche nos prometió que iba a venir a la iglesia a la mañana siguiente. Cuando llegamos a su casa, sin embargo, una vez más Agustín dijo que no podía venir a la iglesia con nosotros. Bueno, eso lo hizo por mí, me enojé y hizo algo que siempre he lamentado. Yo estaba visiblemente molesto, llamé a Agustín un mentiroso, y me alejé, prometiendome a mí mismo a no ir a visitarlo mas.

Augustín-Zapata-baptism-beltran-argentinaPocas semanas pasaron y no había visto ni oído de Agustín. Entonces un día, Agustín nos vio en la calle y nos detuvo. Dijo que había tenido un sueño, y su padre vino a él en este sueño y le dijo que debe encontrar la verdad. Agustín dijo que creía que la verdada al cual su padre se refería podría ser la Iglesia Mormona. Yo estaba un poco escéptico, pero dimos a Agustín un desafio de venir a la iglesia el domingo sigiuente. No se ofreció a dar un paseo a Agustín, pensando que esto sería una buena prueba para ver cómo sincera que era.

Para mi alegría inmensa, Agustín llegó a la iglesia, y le encantó. Nos sentamos juntos en la reunión sacramental, y Agustín cogió un libro de himnos y comenzó a contar junto con el resto de la congregación. En la Escuela Dominical, Agustín participó activamente. Durante y después de las reuniones, el disfrutó socializar con los demás miembros. Sintió el mismo espíritu en nuestras reuniones de la Iglesia como él se había sentido durante nuestras charlas misioneras y sabía la manera de mantener ese sentimiento era bautizarse y unirse a la Iglesia.

Agustín fue bautizado unas semanas después en el 24 de noviembre de 1996. Fue una ocasión hermosa, y yo sabía que era el poder de conversión del Libro de Mormón, así como el Espíritu que se sintió durante la reuniones de la Iglesia que ayudó a Agustín Zapata tomar esa decisión de seguir al Salvador y unirse a su verdadera Iglesia por medio del bautismo.

Conversión de una familia de Dulce en Parque Urquiza, Rosario, Argentina

(Nota: Los nombres de la familia en esta historia han sido cambiados para proteger su identidad). Conocí a la familia Flores, José y María, y sus tres hijos, cuando estaba sirviendo en el barrio Parque Urquiza en el corazón de la ciudad de Rosario, Argentina. Era verano (diciembre) de 1996, cuando mi compañero, el élder Wasden, y yo casi literalmente se chocó con José en la acera frente a su casa. Despues de hablar con el, José nos invitó a regresar otro día para enseñar a su familia la primera discusión completa.

Humillado y guiada al Libro de Mormón

Cuando nos encontramos con José y su familia, fueron abajo en su suerte. Apenas unos meses antes, los Flores había estado haciendo muy bien. Vivía en una mansión, como ellos dicen, y José tenía trabajo que pagó muy bien. Entonces José perdió su trabajo, lo perdieron todo, y terminó alquilando una pequeña y humilde casa donde los encontramos. Mientras él estaba sin trabajo, José había encontrado una vieja copia de un Libro de Mormón y comenzó a leerlo. José sintió que el libro era verdadero. El recibió un nuevo trabajo, y apenas estaba en sus pies otra vez cuando lo conocimos.

¿Qué tal una bebida fría?

Cuando nos sentamos a la primera charla, José quería estar atento a nuestras necesidades y de inmediato envió a su hijo a la tienda de la esquina. Cuando regresó, tenía un resfriado dos litros de cola. Me vi enfrentado de inmediato con una decisión muy difícil, correr el riesgo de ofender a esta familia por rechazar su generosa oferta, o beber algo que me pareció que no debía hacerlo. Me sentí mal rechazarlo, pero me crié en una familia donde no bebía cola. Además, nuestro presidente de la misión siempre nos instó a los misioneros no beber cola. Yo no habría pensado mal de mi compañero si él había tomado la bebida, pero él también lo rechazó. No fue hasta que llegamos a la discusión cuarto, acerca de la Palabra de la Sabiduría, que entiendan por qué se rechazó esa bebida.

Preparados y de Oro

A pesar de nuestra vergüenza de tener que rechazar su generosa bebida fría, la primera discusión fue muy bien. Parecían entusiasmados con el Evangelio restaurado de Jesucristo y los profetas vivientes, y el Libro de Mormón. De hecho, José comenzó a testificar de la veracidad del Libro de Mormón al resto de su familia. María, la madre de la familia, dijo que ella siempre ha querido asistir a la iglesia mormona, pero simplemente nunca ha tenido la oportunidad.

Tal vez no están tan interesadas

Fijamos una cita para regresar y enseñar a la segunda charla. Pero cuando regresamos a la cita, no estaban en casa. Para el próximo par de semanas, intentamos varias veces para visitar a la familia, pero nunca estaban en casa. Entonces un día, estábamos caminando por la calle, al otro lado de la casa del Flores, y nos ocurrió mirar una y nos pareció ver que los padres estaban en casa. Fuimos y llamó a su puerta, pero no abrieron la puerta durante varios minutos. Finalmente uno de los chicos llegaron a la puerta y nos dijo que sus padres no estaban en casa. Fue en este momento que mi compañero y yo decidimos dejar de tratar a visitar con ellos porque pensábamos que no estaban interesados.

José de repente aparece en la Iglesia

Bueno, un par de semanas más pasaron, entonces, un día, de repente, estamos sentados en la reunión sacramental y José se presenta en la Iglesia. Este fue un choque, debido a las experiencias pasadas, sino también por el hecho de que nunca le dijo donde la Iglesia era ni a qué hora teníamos reuniones. Después de la reunión sacramental, José nos dijo que él habia asistido a muchas Iglesias en su vida, pero este es uno donde finalmente se siente cómoda, y se alegró de que por fin lo habia encontrado.

La Familia es bautizado

Comenzamos la enseñanza de la familia Flores de nuevo. A la semana siguiente toda la familia llegó a la Iglesia. Un par de semanas más entonces y toda la familia fue bautizada, incluyendo su hija de ocho años de edad. Una vez más, me sorprendió de ver la mano del Señor para llevar a otra familia en el redil de la Iglesia y al conocimiento del Evangelio restaurado de Jesucristo.

Historias de Conversión: La Familia Godoy

Conocí a la familia Godoy, cuando estaba sirviendo en el Barrio Godoy en la ciudad de Rosario Argentina. Carlos y su esposa, Beatriz, se encontraban en una tienda de fotografía, con sus dos hijos, Carlos Jr. y Angélica, para conseguir una foto de familia cuando mi compañero y yo entré en la tienda. Comentamos lo que una familia linda que eran, y charlamos un minuto, pero realmente no habló sobre el evangelio antes de que ellos tuvieron que salir.

Al día siguiente, fuimos de visita a un nuevo miembro en su trabajo y sólo por casualidad nos encontramos con Carlos Godoy. Esta vez hablemos con él acerca del evangelio, y parecía ansioso de aprender más. Le preguntamos si podíamos venir a su casa para enseñar a un charla para toda su familia, y nos pusimos una cita para unos días más tarde.

Cuando llegamos a casa de la familia Godoy para la primera discusión, nos encontramos su casa muy modesta en su estado casi original. Podríamos ver que en realidad hizo un esfuerzo para limpiar el lugar en prepararse para la visita. Nos sentamos con toda la familia alrededor de la mesa y hablamos sobre el evangelio de Jesucristo, la plan de felicidad de nuestro Padre Celestial, la restauración del Evangelio por medio de José Smith, y el Libro de Mormón. La familia Godoy fueron alumnos ávidos por aprender, y que parecía desde el principio que eran una familia de “oro”.

godoy-civil-weddingProgramamos la segunda discusión, y esa lección fue muy bien. Los invitamos a ser bautizado, y ellos dijeron que querían. Desafortunadamente, sin embargo, nos enteramos de que no estaban legalmente casados, lo que significaba que no podía ser bautizado hasta que pasó eso. Carlos y Beatriz habían estado juntos desde la secundaria, pero debido al costo y otros factores, nunca habían estado legalmente casados. Cuando Angélica, ocho años de edad, oyó que no podían ser bautizado hasta que sus padres se casaron, ella exclamó: “Casense Ya!”

Así que Carlos y Beatriz planearon su boda inmediatamente. Se casaron en el ayuntamiento, y el presidente de la misión dejó que de mi compañero y yo fueron, a pesar de que estaba fuera de nuestra área. Esa noche había una boda grande, pero, por desgracia, no pudimos asistir a esa fiesta. A continuación, el siguiente Domingo, 13 de julio 1997, toda la familia Godoy se bautizó. Fue una ocasión magnífica para ver esta hermosa familia bautizarse y comenzar a recorrer el camino hacia la vida eterna juntos.

godoy family baptism rosario argentinaCarlos, el padre, estaba tan feliz de estar bautizados y tener un nuevo y limpio comienzo de la vida. En su juventud, Carlos bebió y cometió otros errores, pero se ha arrepentido completamente y esta muy feliz con su vida ahora. Beatriz estaba tan feliz de ver a toda su familia ser bautizado juntos, ella ama a su familia mucho. Beatriz tenía algunas dudas acerca de ser bautizado porque ella habló con un miembro inactivo quien le instó a no ser bautizado. Expresó sus dudas en la entrevista bautismal, por lo que Elder Bray, quien estaba llevando a cabo la entrevista, le dio una bendición del sacerdocio de la comodidad. Se sintió muy fuerte el Espíritu, y el Señor quita todas sus dudas, y le dio el coraje para seguir adelante y hacer lo correcto de ser bautizado. Carlito también dijo que estaba un poco nervioso antes de su bautismo, pero cuando vio a su papá y su mamá hacerlo, él estaba muy animado de tener su mismo bautismo. Y en cuanto a pequeña Angélica, qué más puedo decir excepto que en verdad era un angelito.

Conocer y bautizar a esta familia fue otro caso en que el Señor hizo todo el trabajo y mi compañero y yo estuvimos en el lugar correcto en el momento adecuado. Fue una verdadera bendición para llegar a conocer a este familia y verlos convertidos en miembros del reino de Dios en la tierra. Y no puedo esperar para verlos de nuevo, ya sea en esta vida o en la próxima.

Hombre de Fe: La Conversión de German Arrieta

Conocí a German Arrieta en uno de mis primeros días en el Barrio Godoy de Rosario. Los misioneros anteriores habían encontrado German y enseñado la primera charla. Antes de la segunda charla, yo fui trasladado a la zona donde vivi German, y llegé antes de la cita por la segunda charla. Fuimos a la casa de German y enseñamos la segunda discusión al German y su esposa Sara. Sara tenia muchas preguntas, y parecía genuinamente interesado en todo la lección, mientras que German se mantuvo quieto y pensativa.german arrieta family

Al término de la segunda discusión, decidí invitar a German y Sara a ser bautizado. Basado en la forma en que había reaccionado a las charlas, yo estaba seguro de que Sara aceptaría la invitación, mientras que German, supuse, a su vez no aceptaríala invitación para ser bautizado. Yo estaba equivocado en ambos casos. Cuando invitó a ambos a ser bautizado, German habló y le dijo que le gustaría ser bautizado. Sara, sin embargo, dudó y dijo que tendría que pensar más en el asunto.

Dos semanas antes del bautismo de German, perdió su trabajo. Yo esperaba que esto no sea un obstáculo para la progresión del German hacia el bautismo, y pro una vez más, German me sorprendió con su gran fe. Él me dijo, con extrema confianza, que iba a encontrar otro trabajo y empezar a trabajar el día después de su bautismo.

Continuamos a enseñar German y Sara las charlas, pero Sara sigue teniendo sus dudas acerca del Evangelio restaurado y acerca de ser bautizado. En uno de las charalas finales, enseñamos a German el principio del ayuno: ir sin comida ni bebida durante 24 horas para fortalecerse espiritualmente, y para recibir bendiciones especiales de nuestro Padre Celestial. Fue alrededor de las 9 de la noche cuando enseñamos la lección, y German dijo que iba a comenzar el ayuno en ese mismo momento. Nos invitó a volver para la cena la noche siguiente a las 9 para romper el ayuno con él. german arrieta baptism

El ayuno de German fue un éxito, y la cena de ruptura era deliciosa. German había muchas pruebas antes de su bautismo: la pérdida de su trabajo, y su hija se enfermó (le dio una bendición del sacerdocio y de inmediato empezó a mejorar). A lo largo de todo, German demostró que era un hombre de gran fe. Llegó a la requerida dos domingos de las reuniones de la iglesia, y fue bautizado el 18 de mayo de 1997. Su esposa, Sara, y sus dos hijas, asistió al bautismo, pero sólo German fue bautizado. El bautismo fue un gran acontecimiento para todos los que asistieron, y fiel a su palabra, y como demostración de su fe en el Señor, German consiguió un trabajo el dia después de su bautismo.

german arrieta partyUnos meses más tarde me enteré de que iba a ser trasladado del Barrio de Godoy. German, y muchos otros miembros del barrio, varios de los cuales yo he bautizado, organizó una fiesta de despedida de sorpresa para mí. El primero de estos eventos, y sólo en mi misión. Claro que me hizo sentir bien que la gente en esta área me quería y me echaría de menos cuando se haya ido. Se dará cuenta de German en la foto, que está en azul en el derecho extremo. Él tiene una cara triste en su rostro, porque, aunque era un gran tipo duro, fue triste ver que me vaya. Yo, por supuesto, fue muy triste tambien, y siempre tendrá buenos recuerdos y recordar German y su gran fe en Cristo y el Evangelio restaurado de Jesucristo.

La Conversión de Juan Carlos López

El siguiente video es más largo que la mayoría de los que me producen, debido a mis dificultades con la langua Español. Pero creo que la historia, todavia, es inspirador y espero que usted pasará el tiempo para ver o leer acerca de la conversión de Juan Carlos López.

Juan Carlos López era un hombre que mi compañero, Elder Wasden, y yo encontré en la ciudad de Rosario a fines de diciembre de 1996. Conocimos a Juan Carlos en mi primer día en que estuve en la ciudad, y de hecho, fue probablemente dentro de una hora de mi llegada a la ciudad. Yo había estado sirviendo en una ciudad al norte de Rosario, cuando recibí la llamada de transferencia. Cuando llegué a Rosario fue a media mañana y, sin desempacar mis maletas, mi nuevo compañero y yo nos fuimos a hacer el trabajo misionero.elder wasden and smith parque urquiza rosario argentina

Escuchando al Espíritu de Abrir la Boca

A los pocos minutos de salir de nuestro apartamento, Elder Wasden vi a Juan Carlos en el otro lado de la calle, y insistió en que cruzamos de inmediato e ir a hablar con él. Era una calle muy transitada y no estábamos en un cruce peatonal, pero sabiendo el encargado de abrir la boca en todo momento, fuimos y le hablamos.

No sabíamos en ese momento, pero esa misma mañana, Juan Carlos López había estado hablando con su madre acerca de la Iglesia Mormona. Cuando nosotros misioneros lo vieron en la calle y lo detuvo para hablarle de nuestro mensaje, que sinceramente querían aprender acerca de la Iglesia. Yo siempre estaré agradecido al Elder Wasden para oír y obedecer la inspiración llegó por el Espíritu a ir a hablar con Juan Carlos.

Tuvimos una agradable charla con Juan Carlos. Él nos dio su dirección y nos invitó a ir a su casa a la mañana siguiente para enseñarle la primera charla.

missionary weekly plannerDesastre de Planificación

Planificadores Misionero, en ese momento en la Misión de Rosario, eran simplemente un pedazo de cartulina azul con un patrón de cuadrícula por cada día de la semana y cada hora del día. La parte trasera estaba en blanco y normalmente se usa para tomar notas, como los nombres de las personas y direcciones. Nos doblarlo para mantenerlo en el bolsillo. Cuando nos reunimos con Juan Carlos de la mañana, saqué mi planificador y escribió su nombre y dirección.

Cuando llegamos a casa para el almuerzo ese día, me di cuenta que estaba todavía utilizando mi agenda de mi área anterior. Así que me tiró mi planificador, y comenzó una nueva. Ni siquiera se me ocurrió que la información de Juan Carlos estaba en el planificador anterior.

A la mañana siguiente salimos a trabajar, pero olvidado por completo de nuestra cita con Juan Carlos. Cuando volvimos a nuestra apartamento para almorzarnos, se recibió una llamada de la oficina de la misión. Juan Carlos estaba muy preocupado acerca de nuestra falta de llegar para la cita, por lo que había encontrado en el número de oficina de la misión en la guía telefónica y los había llamado y les pidió que nos envíe a su casa. Fuimos corriendo directamente hacia su casa (Mapa de la casa de Juan Carlos), nos disculpamos e hicimos otra cita. Esta vez, fuimos muy cuidadoso para llegar a la cita.

juan carlos lopez home rosario argentinaLas Primeras Quatro Charlas

La primera charla fue bien, por lo que programamos una segunda discusión. Al final de la segunda charla, le pedimos a Juan Carlos para que siga el ejemplo del Salvador y de ser bautizado. Aceptó la invitación de todo corazón, y hemos hecho planes para él asistir a las reuniones de la iglesia el proximo domingo, lo que hizo. Tenemos programada la tercera charla y le dejó un pequeño folleto sobre los principios de la tercera discusión.

Todas nuestras conversaciones con Juan Carlos tuvo lugar alrededor de su mesa de comedor que se muestra en la imagen de la derecha. Su madre, que también se ve en la imagen, escuchó a todos las charlas, pero nunca quiso ser bautizado. Supongo que tomó esta foto durante la discusión la tercera o cuarta, porque el folleto para la discusión de sesiones, sobre el plan de salvación, se ve en la mesa.

Dudas Acerca del Diezmo

Antes de la charla in que habla sobre el diezmo, salimos de Juan Carlos el folleto, como de costumbre. Cuando llegamos a la cita, yo noté que era una calculadora en la mesa. Por primera vez en todas nuestras reuniones, calculatorJuan Carlos comenzó a mostrar las dudas y preocupaciones acerca del Evangelio restaurado de Jesucristo. El me preguntó cuántos miembros hay en el mundo, y luego comenzó a hacer algunos cálculos sobre los ingresos medios y cuánto dinero traía la Iglesia a través del diezmo. Había un montón de preguntas acerca de qué manera los fondos del diezmo se gastaron, Juan Carlos dejó de venir a las reuniones de la iglesia, y tuvimos que posponer su bautismo.

Para el próximo par de semanas, nos visitamos a Juan Carlos medida de lo posible, y cada vez que lo hizo, la calculadora se mantuvo sentado en su mesa de comedor. Habiamos traído con nosotros a los miembros de estas reuniones, le dimos nuestros testimonios, y le ruegamos a Juan Carlos para continuar leyendo el Libro de Mormón y orar sobre la veracidad de la Iglesia y nuestro mensaje. Por último, fijamos una última cita con Juan Carlos, donde teníamos previsto para decirle que estaremos visitando a él con menos frecuencia, pero era más que bienvenido a venir a la iglesia si quería seguir las lecciones.

La Oración y el Espíritu Cambió su Corazón

Cuando llegamos a casa de Juan Carlos y nos sentamos para esta reunión final, para nuestra sorpresa y alegría, no hay calculadora en la mesa. Esta calculadora, que había sido un símbolo de una piedra de tropiezo deteniendo su progresión en el Evangelio, se había ido y yo sabía que Juan Carlos comenzará progresando de nuevo hacia el bautismo. Juan Carlos nos dijo que quería escuchar al resto de las charlas y bautizarse lo más pronto posible.baptism of juan carlos lopez

Le pregunté a Juan Carlos lo que causó su cambio de corazón, y explicó que la noche anterior no podía dormir a causa del clima cálido y húmedo. Así que tomó su colchón para arriba sobre el techo, donde estaba más fresco, y trató de dormir allí. Dijo que estaba mirando las estrellas y él sintió que debía orar, así que se arrodilló y oró acerca de la vida, sobre el Evangelio restaurado, y sobre el principio del diezmo. Dijo que el Espíritu del Señor vino sobre él con fuerza y le dio una reprimenda leve y le dijo que no se preocupara por el principio del diezmo más. El Espíritu dio testimonio de la veracidad del Evangelio, y desde ese momento, Juan Carlos sabía que tenía que ser bautizado.

Juan Carlos se bautizó hace un par de semanas más tarde y fue un gran acontecimiento. Su historia de conversión es un testimonio de la importancia de los misioneros a seguir la inspiración del Espíritu a abrir la boca y proclamar el evangelio en todo momento, y un testimonio del poder de la oración y el Espíritu del Señor para penetrar en los corazones y convertir a la gente a el Evangelio restaurado de Jesucristo.

Historia de Conversión de Aldo

elder gertge and smith

La historia de la conversión de Aldo es quizás la conversión y bautismo más fácil de todo mi misión. Era septiembre de 1996, y mi primer domingo de servir en el cuidad de Fray Luis , pequeña ciudad al norte de Rosario, me encontré con Aldo en la Beltran iglesia. Estábamos en la escuela dominical y había un hombre joven que estaba respondiendo a todas las preguntas del maestro. Pregunté a mi compañero, Elder Gertge, quien esta persona era que estaba tan fijado a la lección. Elder Gertge me dijo que su nombre era Aldo y que no era un miembro de la Iglesia. Aldo vivio en la ciudad de Rosario, pero su novia, vivía con su familia en Beltrán. Le pregunté al Elder Gertge si él y su compañero anterior había enseñando las charlas a Aldo, y me dijo que no.

baptism of aldo in beltran capitan bermudezDespués de la reuniones me acerqué a Aldo y me presenté y le pregunté si quería escuchar las discusiones misioneras. Sin vacilar, Aldo accedió a escuchar las charlas y comenzamos a enseñarle durante la semana en la casa de su novia. Gabriela le había dicho a Aldo que no se casaría fuera del templo del , por tanto Aldo había estado asistiendo a la iglesia durante los Señor tres meses antes de que lo conocí. No sé por qué los misioneros anteriores no habia enseñando las charlas a Aldo, pero yo estaba muy feliz de hacerlo. Siempre es una gran alegría para enseñar a alguien que tiene hambre de aprender y dar el siguiente paso en su progreso eterno por ser bautizado.

Aldo navegó a través de las seis charlas y se bautizó en un par de semanas despues de nuestra primera reunión. Elder Gertge y yo enseñó Aldo y lo guió en las aguas del bautismo, pero realmente hizo muy poco más que estar en el lugar correcto en el momento adecuado. Era su novia Gabriela, su familia, los miembros del barrio en Beltrán, y el Señor que hizo la obra de preparar a Aldo para convertirse en un miembro de la verdadera Iglesia de Jesucristo. Nosotros misioneros simplemente abrimos nuestras bocas y lo invitó a venir a Cristo.downtown rosario argentina 2

Aproximadamente un año después del bautismo de Aldo, yo estaba sirviendo en la ciudad de Rosario. Mi compañero y yo estábamos hablando con gente en la calle a lo largo de una avenida principal, cuando un automóvil se detuvo junto a nosotros y Aldo saltó. Aldo me dio un abrazo y me dijo que él y Gabriela pronto se van a casar en el templo de Buenos Aires. Yo estaba muy feliz de saber que Aldo había mantenido fiel a su testimonio del Evangelio de Jesucristo y que él y Gabriela iba a ser sellado en el templo por el tiempo y la eternidad. Y yo estaba agradecido de que yo había tenido un pequeño papel en la historia de la conversión de Aldo.

El Poder de la Oración: Conversión de la Familia Almada

La historia de la primera familia que enseñé y bautizé en Argentina, la familia Almada, es un gran ejemplo del poder de la oración.

Conocer la Familia Almada

Dentro de una semana de mi compañero y yo llegamos a la ciudad de Paraná, Argentina, la familia Almada se mudó a la casa justo detrás de nuestro apartamento. Fabián, era el marido, Silvina, la esposa, y ellos tinian cuatro hijos.  Al vivir justo detrás de nosotros, nuestros caminos se cruzaron a menudo. Recuerdo que mi compañero, Elder Loesener, a menudo pateando la pelota de fútbol con su hijo mayor, a medida que ibamos y veníamos de nuestro apartamento.missionary apartment gazano parana argentina

Dentro de una semana o dos de la primera vez en que conocimos la familia Almada, llegamos a nuestro apartamento una noche y estabamos contemplando lo que a cocinar para la cena. Elder Loesener quería cocinar algo en que el azúcar habia necesario, pero no teníamos ninguna. Pensó que deberíamos pedir a la familia Almada si se podía prestar un poco de azúcar. También pensó que era el momento perfecto para conocer de manera más formal a la familia y decirles acerca de nuestro mensaje como misioneros por el Señor Jesucristo. Nos prestaron el azúcar y llegamos a tener una buena conversación con ellos, y accedieron a que regresemos y enseñar a la primera charla.

El Compromiso Bautismal

La primera charla fue muy bien y fijamos una cita para la segunda discusión. Fabián estaba muy interesado en nuestro mensaje, leyó el Libro de Mormón y todo lo que le dimos a leer. Estaba ansioso por aprender, tenía muchas preguntas, y demostró una gran fe, la dedicación y la determinación de empezar una nueva vida con su familia. Al final de la segunda charla, cuando mi compañero les preguntó si querían ser bautizados, sin dudar, Fabián y Silvina dijo que sí.

Panadería y Facturas (Pastelería)

Fabián trabajaba por las noches en una panadería local. Una mañana, después de haber comenzado las clases con la familia, nos despertamos a encontrar una bolsa de pan y facturas (pasteles) calientes en frente de nuestra puerta principal. Era tan deliciosa, caliente y fresco, que no podía dejar de comer toda las facturas en esta mañana. Y el pan era muy bueno para sándwiches mas tarde esta noche e incluso para tostadas francesas a la mañana siguiente. Empezamos a encontrar el pan y las facturas en frente de nuestra puerta varias veces a la semana, y nos sentimos muy agradecidos a Fabián por pensar en nosotros.
almada family kitchen table parana argentina

Prueba de la Fe

La familia Almada fueron andando muy bien. Venían a las reuniones de la iglesia y avancaban en el evangelio. Habían estado buscando el verdadero evangelio de Jesucristo y lo reconocieron cuando lo encontraron. Cuando les enseñamos la palabra de sabiduría, Fabián dijo a su hijo ir a la cocina, obtener todo el vino, y tirarla a la basura inmediatamente. Eran una familia de oro de que cada misionero sueñe.

Luego, una semana antes de su bautismo, Fabián perdió su trabajo en la panadería. La situación económica era difícil en la Argentina en ese momento. Muchas personas se quedaron sin trabajo. Sabíamos que esto sería una gran prueba de la fe creciente de la familia Almada, y nos sorprendió el Fabian en la forma en que respondió. Silvina, la mamá, nos dijo que la mañana después que Fabián perdió su trabajo el se arrodilló y oró con fervor durante 30 minutos. Después se levantó y salió con una determinación de encontrar un trabajo para mantener a su familia.

Oraciones Contestadas

No sólo Fabian ofrecer una oración, pero su esposa e hijos y nosotros los misioneros fueron orando para que vaya a encontrar un trabajo. Pensamos que Fabian, si tuvimos suerte, iba a durar alunos dias or semanas antes de encontrar empleo, pero el Señor respondió a nuestras oraciones muy rápidamente. Fabián llegó a casa esa misma noche, con no sólo un trabajo, pero dos puestos de trabajo. Que gran bendición esa fue. Iba a ser capaz de trabajar más horas y recibe más sueldo de lo que había antes. Fue un milagro verdadero.

La Familia Se Bautizóalmada family baptism parana argentina

En la noche del Jueves, 8 de febrero 1996, se realizó el servicio bautismal de la familia Almada. Nuestra rama pequeña no tenía una capilla mormona real ni tampoco una pila bautismal, así que tuvimos que ir a un edificio del barrio distinto en la ciudad. Yo bautizé a Fabián y sus hijo de 10 años, Cristian. Elder Loesener bautizó a Silvina y Anaís, su hija de 8 años. Fue una experiencia maravillosa para todos.

Después de los bautismos, como es tradicional en los servicios bautismals de los SUD, hubo discursos adicionales una vez que la familia había logrado secarse y vestirse. Mi compañero estaba dirigiendo la reunion y, para mi sorpresa, le preguntó a Fabián para venir de adelante y compartir su testimonio. Pensé que era una decisión audaz, pero Elder Loesener debe haber sido inspirado por el Espíritu. Fabián se puso de pie y sin dudas, dio un poderoso testimonio del Evangelio restaurado de Jesucristo.

El Poder de la Oración

El poder de la oración es real. Como el Salvador dijo en Mateo 7:7 “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.” Y como James añade, en Santiago 1:6,”pida con fe, no dudando nada.”

Cuando Fabian perdió su trabajo, sus convicciones en su nueva fe no fueron sacudidos. Él, junto con su familia y amigos, oró en fe y con gran poder el Señor respondió y derramó bendiciones, tanto temporales como espirituales, a la familia Almada. Y así Dios bendiga a usted, su familia, los misioneros, y todos los que fielmente buscar su ayuda a través del poder de la oración.